¿Podemos confiar nuestro futuro medioambiental a un teléfono móvil?

Judit Urquijo entra hoy a formar parte del equipo de colaboradores de Mercados de Medio Ambiente con un artículo sobre las tecnologías verdes y el cambio climático, una temática que le apasiona y que se ha convertido en su última aventura profesional.

Su interés por la ecoinnovación y el medioambiente, disciplina a la que lleva 15 años dedicada como técnica en el ámbito de la ingeniería ambiental, y su avidez por aprender y “curar” contenidos han resultado el cóctel perfecto para convertirse en una experta en aplicaciones móviles y web apps medioambientales, con las que está creando un directorio con el objetivo de impulsar la I+D+i y la generación de empleo.

Aquí te dejamos su web para que conozcas mejor su trabajo y, sin más dilación, damos paso al artículo en el que nos acerca con su mirada incisiva al mundo de las aplicaciones al servicio de una adecuada gestión del cambio climático:

¿Podemos confiar nuestro futuro medioambiental a un teléfono móvil?

El cambio climático es un reto formidable al que ya nos estamos enfrentando. Sus consecuencias son cada vez más patentes en diferentes partes del mundo y según un artículo publicado hace unos días en el portal de noticias científicas Science Daily, el fenómeno se está acelerando. Así que no podemos perder el tiempo buscando culpables, ya que, en cierta forma, todos hemos contribuido en mayor o menor medida a la actual situación con nuestros actos u omisiones.

Una de las áreas en el desarrollo de software para smartphones que mayor dinamismo ha experimentado en los últimos años es la relativa a la reducción de la huella de carbono.Ahora lo que toca es intentar paliar los efectos de un proceso que, desde luego, resulta mucho más preocupante que el mero hecho de que las estaciones nos resulten en ocasiones desconocidas. El cambio climático, por citar un par de efectos, puede implicar escasez en aspectos básicos tales como la comida o el agua, como ya está ocurriendo en la ciudad norteamericana de Salt Lake City.

Pero, ¿cómo acometer esta titánica tarea? Lo cierto es que quizás podamos obtener la ayuda de un inesperado colaborador que solemos mantener al alcance de nuestra mano: el teléfono móvil. Los móviles se han convertido en esos inseparables compañeros que reposan en nuestros bolsillos o bolsos, sobre las mesas o casi de forma continua sobre nuestra propia mano. Te recuerdan felicitar a los amigos o comprar leche para el desayuno y te permiten ver cómo transcurre el mundo a través de una pantalla sobre la que deslizas presuroso los dedos. Teniendo en cuenta la atención que prestamos a estas pequeñas máquinas, ¿por qué no aprovecharlas para que sean vectores de información y conocimiento que propicien un cambio en nuestro comportamiento diario, contribuyendo a alcanzar un desarrollo más sostenible?

Y es aquí donde adquieren un especial protagonismo las aplicaciones móviles medioambientales, utilidades que pueden emplearse para reconducir nuestra conducta. En este sentido y en relación directa con el cambio climático, una de las áreas en el desarrollo de software para smartphones que mayor dinamismo ha experimentado en los últimos años es la relativa a la reducción de la huella de carbono. Como sabes, el CO2 es uno de los principales gases de efecto invernadero y tiene una clara relación con el calentamiento global, por lo que estas apps suelen ir dirigidas a reducir nuestra aportación de este gas a la atmósfera.

El desarrollo de este tipo de aplicaciones suele ser también un tema recurrente en los distintos hackathones y concursos que se desarrollan en el ámbito mundial. Así, por ejemplo, actualmente se está desarrollando un reto en Finlandia sobre innovación (finaliza en noviembre de 2015) en el que uno de los equipos seleccionados en las semifinales está diseñando una app que avisa en tiempo real de los impactos ambientales que generan hábitos diarios, incluyendo también aspectos relativos a movilidad.

Changers CO2 Fit premia las conductas sostenibles y Mojio facilita información para adoptar medidas para reducir la huella de carbono de nuestro automóvil a través de un dispositivo que se acopla en el puerto de diagnóstico del coche.En la actualidad, en el mercado de aplicaciones hay diversas opciones que se suman a las numerosas calculadoras online existentes y accesibles vía web. Una de las herramientas para móvil que mayor eco ha tenido en los últimos meses es Changers CO2 Fit, de la compañía alemana Changers. Esta aplicación emplea un sistema muy ingenioso de recompensas virtuales llamado “recoins”, que premia las conductas sostenibles y permite comprar certificados climáticos que validan la reducción de tu huella de carbono. Estos pueden ser adoptados por empresas, administraciones o zonas comerciales para proporcionar descuentos o experiencias únicas a los clientes o trabajadores que mayor número de “recoins” acumulen.

Sin embargo, y aunque no quiero restar importancia a estas iniciativas que aportan su grano de arena para paliar la situación, la gran revolución, desde mi punto de vista, debe venir de la implementación de soluciones de comunicación entre los smartphones y los vehículos, ya que el transporte es una de las principales fuentes de generación de CO2.

Obviamente, una de las mejores medidas sería sustituir los vehículos actuales por alternativas menos contaminantes como los coches eléctricos o híbridos, aunque no es una opción al alcance de todos los bolsillos y tampoco existe una red de equipamientos que invite a dar este salto. De ahí que puedan resultar de especial interés proyectos como Mojio, que permite conectar el automóvil al teléfono a través de un dispositivo que se conecta en el puerto de diagnóstico del coche, complemento existente en la mayoría de vehículos fabricados a partir de 1995. Al tratarse de una plataforma abierta, los desarrolladores de software pueden diseñar nuevas aplicaciones, como las resultantes del último concurso que han llevado a cabo, donde se ha presentado una app que permitirá la reducción de la huella de carbono en tiempo real a través de consejos e información relacionada con la eficiencia en la conducción.

Seamos realistas: el cambio climático no es algo baladí y ha venido para quedarse entre nosotros durante varias generaciones. Que sepamos adaptarnos al mismo y paliar en la medida de lo posible sus efectos puede estar, más que nunca, al alcance de nuestra mano.

 

Guarda el enlace permanente.
Judit Urquijo

Acerca de Judit Urquijo

Judit es técnica ambiental por el Centro Vasco de Nuevas Profesiones. Después de trabajar en la ingeniería Basoinsa durante 15 años colaborando en estudios de impacto ambiental y elaborando cartografía temática, entre otras actividades, en la actualidad, gestiona su propio proyecto de comunicación medioambiental. En el marco de esta iniciativa profesional, cura contenido relacionado con el medioambiente y la ecoinnovación. De manera paralela, está creando un directorio de aplicaciones móviles y web apps medioambientales con el objetivo de impulsar la I+D+i y la generación de empleo. Aquí te dejamos su perfil de Linkedin para que conozcas mejor su trabajo. http://es.linkedin.com/in/juditurquijo

Deja un comentario