Las subvenciones perversas

Las subvenciones son cuestionadas en muchas ocasiones debido a los efectos nocivos sobre el Medio Ambiente que conllevan. Estas ayudas en numerosas ocasiones son ideadas para prestar apoyo a un sector bastante desfavorecido como es el sector rural, por la pérdida de recursos que les ocasiona el mantenimiento de los servicios ecosistémicos. A pesar de ello, en muchas ocasiones,  son ayudas que al  no estar estudiadas en profundidad ocasionan efectos adversos. Existen  subsidios, que bien estudiados, y con un seguimiento apropiado, pueden ser herramientas efectivas de conservación ambiental. Pero en muchas ocasiones cuando el planteamiento de los subsidios es incorrecto, el objetivo no sólo no llega a  cumplirse sino que a veces va en contra del beneficio ambiental que persiguen. En estas ocasiones las subvenciones pasan a convertirse en Subvenciones Perversas.

Ejemplos de éstas son las Subvenciones pesqueras gracias a las cuales se desarrollan actividades que sobreexplotan los recursos, poniendo en peligro  los recursos futuros, para compensar cambios socialmente dañinos para determinados sectores económicos. Por ejemplo, las subvenciones al carbón suponen un sostenimiento de una actividad que repercute sobre miles de personas que se dedican a ello. Esta actividad dejó de ser rentable hace tiempo y ha estado sostenida por fondos públicos. Sin embargo esto ha tenido un coste ambiental importante, al ser las centrales térmicas de carbón las que más emisiones de CO2 emiten a la atmósfera  respecto a otros combustibles. Las centrales Térmicas de carbón  emiten en su producción un 30 % de CO2 por KWh producido que su seguidora en el ranking de emisiones de CO2 producidas por los distintos sistemas de generación eléctrica, que es la Central Térmica de Fuel y Gas, y se desmarca con creces de la siguiente en el ranking, la Central de Ciclo Combinado de Gas Natural que emite dos veces y media menos CO2 en la generación de un Kwh que la contaminante Central Térmica de Carbón.

Con las nuevas políticas contra el Cambio Climático, subvenciones como ésta están ahora mismos en el punto de mira. Ahora sólo nos queda ver cómo se consigue dar un giro para lograr un desarrollo más sostenible.

Deja un comentario