La paradoja mediática: a pesar de la creciente evidencia empírica del riesgo del cambio climático, su aparición en los medios es menor

A pesar de la mayor evidencia y base científica sobre el cambio climático registrada en el mundo en los últimos años, la presencia de este fenómeno en los medios de comunicación es menor. A esta conclusión han los autores del artículo «La cobertura periodística del cambio climático y del calentamiento global en El País, El Mundo y La Vanguardia», recientemente publicado en la Revista Latina de Comunicación Social.

«La agenda internacional condiciona la agenda nacional, si bien el contexto general evidencia una pérdida de presencia del cambio climático en medios impresos, a pesar de la creciente acumulación de la creciente evidencia empírica acerca del riesgo medioambiental».

Sus autores, Rogelio Fernández-Reyes, miembro del Grupo de Investigación Medición Dialéctica en la Comunicación Social (Universidad Complutense de Madrid) y del Grupo de Investigación GREHCCO (Universidad de Sevilla); José Luis Piñuel-Raigada, del Departamento de Sociología IV “Metodología de la Investigación y Teoría de la Comunicación” de la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM; y Miguel Vicente-Mariño, del Departamento de Sociología y Trabajo Social de la Universidad de Valladolid, abordan en él la cobertura mediática del cambio climático y del calentamiento global en España.

Del análisis llevado a cabo, se subraya que «la agenda internacional condiciona la agenda nacional, si bien el contexto general evidencia una pérdida de presencia del cambio climático en medios impresos, a pesar de la creciente acumulación de la creciente evidencia empírica acerca del riesgo medioambiental».

¿Cómo llevan a cabo este análisis? A través del seguimiento de la presencia de los términos “cambio climático” y “calentamiento global” en los tres medios de comunicación mencionados desde enero de 2000 hasta noviembre de 2014.

Para ello, los tres investigadores se han valido de datos del Centro de Investigación en Política Científica y Tecnológica de la Universidad de Colorado y de la herramienta Google Trends, con los que han completado el análisis comparativo de las agendas mediática y ciudadana.

Al analizar los dos términos, los investigadores llegan a varias conclusiones interesantes:

1.ª- «La atención mediática global sobre el cambio climático y el calentamiento global describe una trayectoria sinuosa, ya que cuenta con una presencia constante de información  en los diarios, pero siguiendo un patrón ciertamente irregular, con una gran cantidad de altibajos». Así, los investigadores diferencian tres etapas definidas en la prensa española analizada: a) una primera serie de acontecimientos que tuvieron una incipiente y escasa cobertura hasta 2006; b) una segunda fase de ebullición, en 2007; y c) una fase de descenso, con ondulaciones, desde 2008 hasta 2013, con un episodio puntual que atrajo una cobertura inusual: la cumbre de Copenhague a finales de 2009.

Los investigadores se han valido de datos del Centro de Investigación en Política Científica y Tecnológica de la Universidad de Colorado y de la herramienta Google Trends, con los que han completado el análisis comparativo de las agendas mediática y ciudadana.

«A finales de 2013 y a lo largo de 2014, parece que hay una nueva etapa de mayor cobertura, pero hará falta más tiempo para poder verificar si se trata de un episodio puntual o de una nueva tendencia. Queda por ver qué cobertura dejará el eco del V Informe, así como la Cumbre de París, en 2015, donde, al igual que en la Cumbre de Copenhague, hay puestas muchas expectativas para un acuerdo internacional», avanzan los autores.

2.ª «Se observa que los principales hitos de la cobertura del cambio climático y del calentamiento global en la prensa española analizada han tenido que ver con: Cumbres de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, especialmente la Cumbre de Copenhague; con la contribución científica del IV Informe del IPCC; con el reconocimiento social, a través de premios, al influyente documental An Inconvenient Trut de Al Gore y al IPCC; y con acuerdos políticos internacionales, como el Protocolo de Kioto (PK). Observamos cierto paralelismo con los hitos marcados en la cobertura en otros países, sobre todo occidentales, que son los que cuentan con más tradición en la atención mediática a los temas estudiados».

3.ª «El III Informe del IPCC pasó inadvertido. El IV Informe ha sido el de  mayor cobertura mediática. Aparte de la importancia de sus aportaciones no se puede desvincular de otros hitos coetáneos con los que se retroalimentó en el año 2007. El V Informe ha tenido una cobertura más pequeña a pesar de que señala, con un margen de incertidumbre menor, que el cambio climático está ocurriendo y va a seguir ocurriendo; y a pesar de que hay mayor contundencia en los estudios científicos sobre los riesgos del cambio climático. Se produce, por tanto, una paradoja mediática: cuando más consolidada está la base científica del riesgo del cambio climático, y cuando es menor la incertidumbre de que está ocurriendo este fenómeno, la cobertura mediática disminuye. Y disminuye, de manera paralela, el interés público».

Síntesis y defensa

«En síntesis, al comparar discurso mediático y actividad sobre riesgos ambientales, se constata, en primer lugar, una disminución de las veces que aparecen en los periódicos los términos de “cambio climático” y de “calentamiento global”, mientras van desapareciendo las controversias sobre estos fenómenos, y creciendo, por otra parte, la certeza sobre lo que ocurre como consecuencia de ellos.  Se confirma, en segundo lugar, el incremento de la actividad científica, social y política para afrontarlos, advirtiéndose entonces que no prevalece un discurso para hacerlo culturalmente posible. Este estado de cosas demuestra el incumplimiento de la responsabilidad social del periodismo, al confirmarse una vez más que domina la tendencia a “hablar de lo que se hace a propósito de lo que se dice” (controversias frente a consenso en la actuación colectiva) en detrimento de aquel discurso que se ocupa de lo que se hace o pueda hacerse, frente a aquello que ocurre o pueda ocurrir (Piñuel, J.L.  el al. 2013)», resume el documento.

Así las cosas, Fernández Reyes, Piñuel Raigada y Vicente Mariño defienden que «los diarios españoles han de mantener una cobertura sobre el cambio climático y el calentamiento global más continuada en el tiempo. Igualmente, defendemos que es precisa la apuesta del periodismo con el compromiso de facilitar la emergencia de toda una nueva cultura basada en la sostenibilidad. Se trata de favorecer todo un cambio cultural, una transición global hacia otro paradigma».

Fuente: Revista Latina de Comunicación Social.

Guarda el enlace permanente.
Rogelio Fernández

Acerca de Rogelio Fernández

Es doctor en Periodismo por la Universidad de Sevilla desde el año 2002 con la tesis doctoral Periodismo ambiental y ecologismo: Tratamiento informativo del vertido de Aznalcóllar en El País, Edición de Andalucía (1998-1999). Asimismo, también es doctor por la Universidad Pablo de Olavide en el año 2009 con la tesis doctoral El cambio climático en editoriales de prensa. Ecología Política y Periodismo Ambiental: una propuesta de herramienta de análisis. Obtuvo el premio especial de doctorado de la Universidad Pablo de Olavide en el curso 2009/2010. Ha completado sus labores investigadoras con la obtención del DEA, por la Universidad Internacional de Andalucía, tras la defensa de la tesina Ecología política: Aproximación al movimiento ecologista y ambientalismo latinoamericano. Actualmente, compatibiliza sus labores investigadoras con su participación en el Grupo Mediación Dialéctica de la Comunicación Social de la Universidad Complutense de Madrid y del Grupo de investigación en Estructura, Historia y Contenidos de la Comunicación de la Universidad de Sevilla. Ha trabajado en medios de comunicación y gabinetes de prensa. Fue director y redactor de la publicación mensual Desarrollo Sostenible desde 1996 a 2004. Es miembro de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA) y de la RedCalc (Red de Periodistas Ambientales de América Latina y El Caribe).

Deja un comentario