La nueva moda de las competiciones deportivas en Parques Nacionales

Desde esta semana, Mercados de Medio Ambiente tiene el lujo de contar con Manuel Oñorbe como nuevo colaborador en nuestra sección de Opinión.

Manuel es biólogo y experto en Evaluación Ambiental, a la par que un apasionado de las carreras de montaña. Esperamos y deseamos que la colaboración de Manuel en esta sección sea larga y fructífera, y estamos seguros de que nos deparará muchas alegrías con sus acertados y afilados comentarios. Todo un lujazo para nosotros y también para los que nos seguís. Estamos seguros de que no os defraudará.

Os dejamos con su primer post sobre las competiciones deportivas en entornos naturales, ¡disfrutadlo!:

Nuevo post de Manuel Oñorbe en Mercados de Medio Ambiente

Conscientes de que la imagen de la marca “Parque Nacional” vende, a principios de año la Administración ambiental de la Comunidad de Madrid anunciaba una marcha en bicicleta de montaña por el Parque Nacional de Guadarrama. No se trata de un caso único, ya que al menos 11 de los 15 Parques españoles ya cuentan con una o varias carreras, pero probablemente sí es la primera vez que la marca “Parque Nacional” se introduce como principal reclamo de una competición deportiva. En esta misma línea, la Consellería de Medio Ambiente de Galicia se sumaba recientemente a esta moda y ha empezado a promocionar una carrera en la Isla de Ons, dentro del Parque Nacional de las Illas Atlánticas.

Los Parques Nacionales son las máximas figuras de protección que pueden alcanzar los Espacios Naturales Protegidos, según la normativa española. Tal y como recoge la actual ley, un Parque Nacional es «un espacio natural de alto valor ecológico, en razón de la belleza de sus paisajes, la representatividad de sus ecosistemas o la singularidad de su flora, de su fauna, de su geología o de sus formaciones geomorfológicas, que posee unos valores cuya conservación merece una atención preferente y se declara de interés general del Estado».

En las últimas décadas, ha aumentado significativamente la demanda de este tipo espacios para su uso y recreo como lugar de ocio y tiempo libre. Tanto es así, que el Gobierno ha aprobado recientemente una nueva y polémica Ley de Parques Nacionales (actualmente en proceso de ser debatida en Congreso y Senado), que abre la posibilidad al desarrollo de actividades con fines lucrativos como el vuelo sin motor en el Parque Nacional de Guadarrama o la navegación turística por el interior del Parque Nacional de Monfragüe.

Adicionalmente, la nueva ley prevé el desarrollo de la marca “Parques Nacionales de España” como un identificador de calidad para estos espacios, que constituyen la muestra más representativa del patrimonio natural del país.

La marca “Parque Nacional” cuadra perfectamente con parte de las motivaciones que los deportistas persiguen cuando practican sus actividades en Espacios Naturales. Si buscamos los paisajes más espectaculares, bonitos y salvajes, aquellos espacios que han sido seleccionados por su excepcional belleza y singularidad suponen un enorme atractivo para los participantes. El auge de las competiciones en áreas protegidas se debe, en parte, a la búsqueda de esta satisfacción personal.

El objetivo básico de la declaración de un Parque Nacional debería ser garantizar su conservación y ello debería condicionar todas las acciones que se desarrollen en su interior. No obstante, tampoco debemos olvidar que estos Espacios Naturales se encuentran en un territorio y un entorno, y no deberían quedar aislados de los mismos.

El problema en este caso puede surgir cuando el gestor prima maximizar el uso social de estos espacios frente a la conservación, y con ello, las actividades que generan beneficios económicos, tan demandadas en estos momentos que vivimos.

El principal reto, por tanto, recae en los gestores de los espacios, que deberán velar por hacer compatibles uso y conservación, evaluando las afecciones ambientales derivadas de las competiciones y ajustando los trazados de las competiciones, cupos de participantes, épocas de celebración, etc. para velar por la protección de las áreas protegidas. [Desde Territorios Vivos recientemente hemos desarrollado un estudio piloto de evaluación ambiental de carreras por montaña en Espacios Naturales protegidos que puede servir de base para avanzar en la sostenibilidad de las competiciones en el medio natural].

– Por Manuel Oñorbe (@manuelambiente)-

Puedes seguir a Manuel también en su blog

Un comentario en “La nueva moda de las competiciones deportivas en Parques Nacionales

  1. como dice el artículo : es todo un desafío entre uso y conservación.Me preocupan las leyes que dejan vacíos temas como estos o por el contrario y más grave permiten sin miramientos el uso intensivo y sin reparo en la naturaleza . me preocupa el uso disfrazado de menor impacto!!, Mega emprendimientos vs competencias deportivas: mega emprendimientos implican intervenciones graves en el ambiente. Competencias implican cantidad de personas corriendo, pisoteando , quizás más allá de los senderos , dispersando o ahuyentando la fauna, desprendimientos , ruidos, pisoteo de la vegetación, entre otros…acaso eso es menor impacto???. Gran desafío de las áreas protegidas hacia la conservación

Deja un comentario