El fracking no tiene efectos significativos en el medioambiente, según un informe del Ministerio de Medioambiente de Polonia

El pasado 27 de marzo el subsecretario de Estado de Medioambiente de Polonia, Sławomir Brodziński, anunció los resultados de un estudio sobre los impactos de la industria del conocido como shale gas (gas de esquisto o gas pizarra) en el medioambiente. En su declaración, el portavoz ministerial explicó que la principal razón que motivó la elaboración del informe se encontraba en los peligrosos efectos que, según los medios de comunicación masivos, puede llegar a causar el fracking en el medioambiente.

Sławomir Brodziński. Imagen: M. de Medioambiente de Polonia

Después de tres años de investigaciones desarrolladas por 60 expertos del mundo académico y otras instituciones, el estudio revela que  no se han experimentado cambios ni significativos ni en la composición química de las aguas subterráneas ni de las superficiales. A lo largo de tres años, más de 60 expertos procedentes de diversas instituciones y universidades han analizado los parámetros ambientales de las áreas donde estaban ubicados los pozos de extracción, así como las zonas adyacentes. Su trabajo ha comprendido:

  • La exploración de las condiciones locales.
  • Las condiciones ambientales preexistentes al comienzo de los trabajos de exploración.
  • La investigación del recorrido de la perforación en sentido horizontal y vertical.
  • Investigaciones llevadas a cabo sobre los yacimientos abiertos y test de producción sobre los fluidos empleados.
  • Estudios sobre el impacto en el medioambiente tras la conclusión de los trabajos realizados.
  • Estudios sobre el impacto en el medioambiente después de transcurrido un tiempo sustancial desde la conclusión de los trabajos realizados.

El resultado de las investigaciones ha indicado que tanto los trabajos de exploración como de fracturación no han producido un impacto significativo en el medioambiente de las áreas afectadas ni de las áreas adyacentes. En particular, no se han experimentado cambios ni significativos ni en la composición química de las aguas subterráneas ni de las superficiales.

Tampoco se ha producido un deterioro de los parámetros del suelo en términos agrícolas, ni altas concentraciones de elementos radiactivos (radón) en el suelo. Asimismo, el informe señala que se han hallado en diversas ocasiones crecimientos de los parámetros analizados en el aire en superficie, lo que ha sido resultado de la acumulación de transformaciones biológicas derivada del sellado de aluminio empleado en el pozo.

Otros hechos relevantes que recoge el informe se refieren a excesos acústicos por encima de los niveles permitidos e incrementos de determinados gases (óxido de sulfuro y de nitrógeno) como consecuencia de la puesta en marcha del equipo de extracción de gas.

Las perturbaciones en el paisaje, reseña el documento, fueron de duración breve y no han dejado un impacto significativo en el mismo. Finalmente, es destacable que no se registraron movimientos sísmicos derivados de la fracturación hidráulica y que en un solo caso se registraron vibraciones en la superficie causadas por el equipo de fracturación que en ningún caso excedieron los límites de vibración establecidos por la normativa.

Los resultados del informe serán empleados para la preparación de una guía de buenas prácticas medioambientales en las operaciones relacionadas con la industria del shale gas.

 

Deja un comentario