¿Cómo integrar el valor del capital natural en el mundo de los negocios?

«El capital natural no implica determinar el valor en efectivo de un tigre siberiano o de un bosque de manglares; se trata de comprender los riesgos asociados a él que influyen en los negocios para evitar futuras sorpresas», afirma Sissel Waage, director de Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas de BSR, en un reciente artículo publicado en The Guardian.

El capital natural es una nueva clase de reisgo que las empresas han de tener en cuenta en sus estrategiasSegún este experto, el capital natural es una nueva clase de riesgo empresarial que con frecuencia no es tenido en cuenta por las compañías. Este indicador se mide en términos de estructura y función de los servicios de los ecosistemas: por ejemplo, los humedales litorales actúan de amortiguadores de las tormentas, los bosques, por su parte, juegan un papel fundamental en el secuestro del carbono que permite la filtración natural del agua, así como la recarga de los acuíferos subterráneos.

Waage se refiere al trabajo desarrollado por Pavan Sukven, promotor de la iniciativa The Economics of Ecosystems Biodiversity (TEEB), sobre la importancia de que los responsables del mundo de los negocios asuman la necesidad de integrar el capital natural en la contabilidad de sus respectivas compañías.

«Entender el capital natural es sencillo», declara el autor. Los beneficios que los sistemas naturales aportan tanto a las personas como a las empresas se manifiestan muy claramente en forma de aire limpio, de disponibilidad garantizada del agua dulce o de tierra vegetal productiva para el cultivo de alimentos, entre otras ventajas. Sin embargo, tal y como está definido el diseño financiero actualmente, es como si el peso que tienen los flujos correspondientes al buen funcionamiento de los sistemas naturales carecieran de valor. Así, las contaminaciones asociadas a la actividad de cada negocio son las únicas adiciones al balance que se reflejan en forma de ingresos provenientes de la fabricación y la venta de bienes.

Sin embargo, está claro que el valor de la naturaleza no es cero. ¿Cuál es y cómo puede integrarse este indicador en los negocios?

Tal y como menciona Waage, están surgiendo varias alternativas que ayudan a las compañías, inversores, aseguradores y demás actores del mundo de la empresa a integrar el capital natural como un factor más en sus procesos de toma de decisiones de negocio.

Entre estas vías, destacan la cuenta de pérdidas y ganancias en materia medioambiental (Environmental Profit & Loss, EP &L) y los enfoques de la responsabilidad corporativa; y el riesgo asociado a las inversiones.

Sobre este último punto, el directivo de BSR explica que tanto inversores como empresas están incorporando un nuevo enfoque denominado exposición al riesgo o el “riesgo del mal funcionamiento de los ecosistemas”. Es decir, se están realizando la siguiente pregunta: ¿puede ser garantizado el empleo de un insumo clave (el agua de lluvia, de los océanos o de los acuíferos, por ejemplo, o las abejas u otros polinizadores naturales) para el negocio de una compañía por parte de los servicios de los ecosistemas a lo largo del tiempo, así como sus impactos asociados a las operaciones que pueden alterar y socavar los ecosistemas?

El artículo completo de Sissel Waage lo podrás encontrar en el siguiente link:

How can the value of nature be embedded in the world of business?

Fuente: The Guardian 

4 comentarios en “¿Cómo integrar el valor del capital natural en el mundo de los negocios?

  1. Cómo valorar la naturaleza desde la economía de hoy es una pregunta muy actual en esta època de crisis y es también una pregunta clásica. Tiene la naturaleza un valor de mercado? cómo introducimos “otros valores” en el mundo de la empresa?

    • La respuesta técnica a esas preguntas (valoración del recurso natural , su déficit en el tiempo futuro, etc. )ya existen o bien pueden comenzar a cuantificarse con formulas aproximadas . El problema sustancial no pasa por allí. Sino en la nueva conciencia empresarial y el soporte desde la mas alta política de las naciones desarrolladas y en vías de desarrollo para instrumentar leyes al respecto , de cumplimiento obligatorio a niveles de comunas , provincias y Nación.

  2. A conservação da natureza é um dos pilares do desenvolvimento económico e a valoração dos bens e serviços fornecidos pelos ecossistemas aponta impactos positivos de acções conservacionistas. Como valorizar pode implicar prejudicar, estas estimativas devem ser avaliadas de forma crítica e a implementação de políticas públicas requer adequada regulação, em especial se esses bens forem incorporados à dinâmica dos mercados financeiros. O quadro legal de quase todos os países deveria apontar para o uso racional desses recursos, em vez da manutenção de uma natureza intocada. Considerando-se as características da agropecuária e seu avanço sobre áreas de vegetação de políticas fundiárias robustas, associadas a medidas de comando e controle, contribuiriam significativamente para o património genético abrigado pelas matas ainda existentes(por exemplo, América Latina, África). Quanto as áreas protegidas, e particularmente na questão que diz respeito á biodiversidade, torna-se imprescidível ultrapassar a precariedade das medidas de conservação criadas e promover a protecção de regiões prioritárias. No campo do desenvolvimento biotecnológico, há enorme potencial de geração de divisas, e especial por meio da produção da propriedade intelectual. Para tanto, é preciso um fomento consistente à inovação nesse sector e actualização do quadro regulatório doméstico sobre acesso e repartição dos benefícios pela utilização dos recursos genéticos. (continua a seguir)-JDanune- Consultor Internacional Independente em Bioeconomia/Bioenregia – Eng. Agrónomo & Agrometeorologista

Deja un comentario