Ya está disponible la nueva UNE-ES ISO 14001: 2015 de sistemas de gestión ambiental

Desde esta semana ya está disponible la nueva norma UNE-EN ISO 14001: 2015 Sistemas de gestión ambiental. Requisitos con orientación para su uso, que contiene los requisitos para un sistema de gestión ambiental que una organización puede usar con el fin de mejorar su desempeño ambiental.

 

Las compañías certificadas con la anterior ISO 14001 tendrán que realizar una transición para ajustarse a los requisitos de la nueva edición 2015, lo que significa que deberán revisar sus procesos y la documentación de acuerdo con las nuevas exigencias. Para ello, disponen de tres años de margen.

La edición 2015 de esta norma es la versión es español de la norma editada en 1996 y que en 2004 fue modificada, cuya presente actualización ha sido elaborada por el Comité Técnico AEN/CTN 150 Gestión Ambiental, de cuya Secretaría se encarga la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor).

Así, la UNE-EN ISO 14001 está prevista para ser utilizada «por una organización que busque gestionar sus responsabilidades ambientales de una forma sistemática que contribuya al pilar ambiental de la sostenibilidad», detallan los expertos de Aenor.

Su contenido ayudará a cualquier organización a lograr los resultados previstos de su sistema de gestión ambiental, con lo que aporta valor al medioambiente, a la propia organización y a sus partes interesadas.

En coherencia con la política ambiental de la entidad de que se trate, los resultados previstos de un sistema de gestión ambiental incluyen: la mejora del desempeño ambiental, el cumplimiento de los requisitos legales y otros requisitos y el logro de los objetivos ambientales.

Desde Aenor destacan que se trata de una norma «aplicable a cualquier organización, independientemente de su tamaño, tipo y naturaleza, y se aplica a los aspectos ambientales de sus actividades, productos y servicios que la organización determine que puede controlar o influir en ellos desde una perspectiva de ciclo de vida».

La nueva ISO 14001: 2015 no establece criterios de desempeño ambiental específicos y puede ser empleada en su totalidad o en parte para mejorar sistemáticamente la gestión ambiental. Sin embargo, «las declaraciones de conformidad con esta norma internacional no son aceptables a menos que todos los requisitos estén incorporados en el sistema de gestión ambiental de una organización, y que se cumplan sin exclusiones», advierten los especialistas encargados de su elaboración.

Características de la edición 2015

La nueva norma anula a las anteriores UNE-ES ISO 14001:2004 y UNE-ES ISO 14001: 2004/AC 2009.

En materia de estructura, como una norma internacionalmente reconocida para la gestión ambiental, la nueva ISO 14001:2015 se fundamenta en el enfoque conocido como ciclo PDCA (Plan-Do-Check-Act Cycle, Planificar-Hacer-Verificar-Actuar). Se trata del principio de funcionamiento de todas las normas de sistemas de gestión ISO, incluyendo la ISO 9001.

En el contexto de la gestión ambiental, el enfoque PDCA funciona de la siguiente manera:

– Planificar: Realizar una revisión medioambiental e identificar qué afectará a la organización. Definir objetivos, metas y planes de acción para mejorar el desempeño medioambiental. Todo ello alineado con la política empresarial de la organización.

– Hacer: Implementar los planes de acción de gestión ambiental.

– Verificar: Monitorear y medir los procesos y operaciones respecto a los objetivos de la compañía e informar de los resultados.

– Actuar: Adoptar medidas para mejorar su desempeño ambiental de manera regular.

Novedades claves de la ISO 14001: 2015

La nueva norma se basa en el Anexo SL, una nueva estructura de alto nivel que aporta un marco común para todos los sistemas de gestión, lo que contribuye a mantener la consistencia, alinear diferentes estándares de sistemas de gestión y aplicar un lenguaje común a través de todas las normas.

Lo que se pretende con esta estructura es facilitar a las organizaciones la incorporación de su sistema de gestión ambiental a sus principales procesos de negocio y que obtener una mayor participación de la alta dirección.

2.º La cláusula 4 de la norma aborda el contexto de la organización. Se trata de una cláusula completamente nueva que proporciona una mejor y mayor comprensión estratégica de todos los factores afectados por la forma en que las organizaciones gestionan su responsabilidad ambiental. Algunos ejemplos son el clima, la disponibilidad de recursos y los cambios sociales, regulatorios, financieros y tecnológicos.

3.º La cláusula 5 se refiere al liderazgo y ha sido mejorada con la finalidad de garantizar un mayor compromiso, capacidad de respuesta, soporte activo y retroalimentación desde la alta dirección de la organización. Su implicación es crítica para el éxito del sistema de gestión ambiental, por lo que tendrá asignadas directa o indirectamente responsabilidades especificas.

«Estos cambios ayudarán a aumentar la notoriedad de un sistema de gestión ambiental, asegurando que la alta dirección lo ve desde un punto de vista estratégico, táctico u operacional», explican los analistas del Grupo BSI. Además, las enmiendas a esta cláusula requerirán un cambio real en la forma en que los organismos de certificación auditan contra la norma.

4.º El concepto de la planificación de la acción preventiva será ahora cubierto en la cláusula 6, relativa a la planificación. Esta cláusula se centra específicamente en una mayor concienciación y competencia.

5.º Los requisitos de la cláusula dedicada al soporte, la número 7, no han cambiado, pero son más preceptivos para fomentar la coherencia en toda la organización. Por ejemplo, los requisitos de comunicación formaban parte anteriormente de los retos futuros, mientras que ahora se han revisado para que todas las comunicaciones sean más transparentes, adecuadas, creíbles y confiables. La cláusula separa la comunicación interna y externa, y requiere más detalle cuando se comunica externamente.

6.º La 8.ª cláusula sobre operaciones pone mayor énfasis en el concepto de la «cadena de valor» que afecta al sistema de gestión ambiental y también analiza cómo las organizaciones controlan los cambios y externalizan procesos específicos.

7.º En cuanto a la evaluación del desempeño (cláusula 9.ª), es nueva y reúne una serie de cláusulas existentes de la anterior versión, incluyendo el seguimiento y la medición y la revisión por la Dirección. Esto ayudará a las empresas a reunir los registros adecuados y demostrar que su sistema de gestión medioambiental cumple con sus objetivos de negocio», matizan desde BSI.

8.º La cláusula 10 que aborda la mejora sugiere un enfoque más estructurado. A pesar de que mantiene el principio de la cláusula anterior de no conformidad y acción correctiva, la nueva norma es más detallada en su consideración de no conformidad y la acción necesaria resultante.

Las compañías certificadas con la anterior ISO 14001 tendrán que realizar una transición para ajustarse a los requisitos de la nueva edición 2015, lo que significa que deberán revisar sus procesos y la documentación de acuerdo con las nuevas exigencias. Para ello, disponen de tres años de margen.

¿Qué necesita una organización para implantar la nueva ISO 14001: 2015?

En resumen, para que una organización pueda implantar la nueva norma, son requisitos imprescindibles los siguientes:

– Definir una política ambiental.

– A partir de la política ambiental, establecer una planificación de actividades susceptibles de ser desarrolladas mediante la identificación y evaluación de sus aspectos ambientales y requisitos legales de ámbito ambiental.

– Estas actividades han de ser puestas en funcionamiento y control (control operacional).

– De las actividades surgen las oportunas acciones correctivas.

– La alta dirección debe revisar el funcionamiento de todo el sistema, y de dicha revisión se derivarán los cambios que sean necesarios y que darán como resultado la modificación de la política.

– Todo lo anterior se traducirá en la consecución de una mejora continua.

Según datos de Aenor, más de 300 000 organizaciones están certificadas con la ISO 14001 en 171 países. De ese total, 16 000 operan en España.

 

Fuente: Aenor, Grupo BSI, AEC.

Deja un comentario