Una cuestión de liderazgo

En el momento de hacer público este artículo, serán los menos los que aún no conozcan la posición del nuevo gobierno estadounidense liderado por Donald Trump en relación con los acuerdos de París para frenar el avance del cambio climático.

 

Nos encontramos en una situación en la que España podría tener una posición predominante en la lucha contra el cambio climático gracias a sus empresas, a su impulso de la innovación y a la posición de liderazgo que mantienen en el mercado algunas renovables, ya sea por tecnología o por volumen. Sin embargo, parece que para el Gobierno español este no es un aspecto prioritario.

No voy a centrar este artículo en añadir más palabras a las ya dichas en todos los medios en todos los países en relación a las causas por las que se ha tomado esta decisión o las consecuencias que de ella se derivan. Me gustaría centrarme en aquellos actos que desde mi humilde opinión no están siendo tan visibles, pero que estoy convencido de que tendrán una gran repercusión.

¿Cuántos medios han recogido la comparecencia del presidente de la República de Francia, Emmanuel Macron, escasos momentos después del anuncio de Donald Trump? Francia lideró las negociaciones para llegar al pacto universal sobre cambio climático en la cumbre de París (COP21) y Francia no quiere perder su posición predominante en relación con un tema tan candente y tan necesario como la lucha contra el cambio climático.

Macron está demostrando no solo con esta comparecencia, sino con su posición y su actitud, que quiere devolver a Francia a una posición de liderazgo en temas clave. Y el calentamiento global lo es. Es un aspecto crítico en torno al que los franceses saben que pueden poner a su diplomacia en un lugar predominante.

Ya dice el refrán que «quien siembra vientos recoge tempestades», como las que ya han empezado a manifestarse desde multitud de foros del planeta contra la decisión de Donald Trump de sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París. Se trata de tempestades que afectarán económicamente al sector empresarial estadounidense que tanto se empeña en defender con su famoso «America First».

Es de necios negar el avance hacia la innovación y hacia la eficiencia y pensar que ese no es el camino que debemos seguir para asegurarnos un futuro. China sí lo ha entendido así. Más allá de tener que emprender acciones para la reducción de las emisiones GEI por ser el primer país emisor, con una contribución de un 30 % del total, China sabe que liderar la lucha contra el cambio climático ofrece numerosas oportunidades.

A pesar del innegable peso que las emisiones chinas tienen en comparación con el resto del mundo, si establecemos una comparación del PIB de China con sus emisiones globales y cómo estas están avanzando con el paso del tiempo, no es aventurado reconocer que la nación asiática está demostrando ser un líder global en el desarrollo de mecanismos eficientes en la lucha contra el cambio climático.

El gobierno chino se está frotando las manos ante la decisión estadounidense y no tardará en portar la bandera del liderazgo en la lucha contra el cambio climático. Y ahí es donde radica la importancia de las palabras de ayer de Emmanuel Macron.

En los últimos 20 años, Europa ha sido el adalid de la lucha contra el cambio climático y no puede dejar de serlo. Sin embargo ¿cuál es el papel de otros líderes políticos europeos en relación con esta batalla? Mientras que algunos gobernantes como Macron, la canciller alemana, Angela Merkel, o la primera ministra británica, Theresa May, realizaron una declaración oficial o incluso llamaron por teléfono directamente a Trump poco después de conocerse su postura y le transmitieron su decepción por retirar a un socio estratégico como Estados Unidos del pacto de París, otros aún no se han pronunciado de forma oficial o lo han hecho muy someramente. Este último es el caso de Mariano Rajoy, quien ha esperado 13 horas desde el anuncio de la Casa Blanca para publicar personalmente en su cuenta de Twitter que «España mantiene su compromiso con el Acuerdo de París. La UE seguirá liderando el cambio climático en la dirección correcta. MR». Estas siglas (MR) indican que ha sido él mismo quien ha escrito el mensaje, ya que gestiona su cuenta en conjunto con su equipo.

Nos encontramos en una situación en la que España podría tener una posición predominante en la lucha contra el cambio climático gracias a sus empresas, a su impulso de la innovación y a la posición de liderazgo que mantienen en el mercado algunas renovables, ya sea por tecnología o por volumen. Sin embargo, parece que para el Gobierno español este no es un aspecto prioritario.

Volvamos al ejemplo francés. Francia posee desde el pasado año una nueva legislación contra el cambio climático. Es cierto que recientemente se ha puesto en marcha el operativo para definir la Ley de Cambio Climático y Transición Energética de España, pero el apoyo que requiere este reto y que así defendió Rajoy durante su comparecencia en las jornadas de arranque de este proceso debe ser continuo, no solo teórico, sino también práctico, en especial en momentos críticos o que marcan un punto de inflexión como lo hizo ayer el desmarque de Trump del Acuerdo de París. Habría sido deseable una declaración de apoyo del presidente del Gobierno español que confirmara su compromiso con seguir avanzando en la implementación del Acuerdo de París y lo que ello supone respecto al impulso de una economía verde, circular y sostenible.

En fin, debemos ser coherentes con nuestras palabras y que las acciones que desarrollamos tanto en el plano legislativo como en la comunicación y la diplomacia lleven un mismo hilo argumental, porque de ellas dependerá que nuestro país se pueda posicionar en el lugar que se merece gracias a las acciones que muchas de nuestras empresas están realizando. En definitiva, una cuestión de liderazgo.

Guarda el enlace permanente.
David Álvarez

Acerca de David Álvarez

Director Ejecutivo de Ecoacsa Reserva de Biodiversidad, S.L. Ingeniero de Montes por la Universidad Politécnica de Madrid y MBA Executive por la EEN. Cuenta con una dilatada experiencia en proyectos relacionados con el medio natural y obra civil.

Deja un comentario