Un brindis por los educadores ambientales: Feliz Día Mundial de la Educación Ambiental

Un año más, hoy, 26 de enero, reservamos el espacio más destacado de la actualidad medioambiental del día a la educación ambiental (EA). Hoy es el Día Mundial de la Educación Ambiental y queremos brindar por todos los educadores ambientales y agradecerles su implicación por sensibilizar a la sociedad sobre asuntos críticos, por comunicar las novedades que pueden afectar nuestras vidas de forma determinante, por impulsar la participación de todos en los debates que a todos nos atañen y, en definitiva, por educarnos para ser seres humanos más conscientes y responsables con nuestro mundo.

 

Los encargados de acercarnos la dimensión ambiental a nuestras vidas desde su capacitación y experiencia son los educadores ambientales. Los profesionales que conforman este colectivo comparten su pasión por transmitir conocimiento para hacer de todos nosotros ciudadanos responsables, consumidores coherentes con los límites de nuestro planeta, empresarios y emprendedores con la visión de impulsar negocios y soluciones innovadoras verdes y, en definitiva, personas comprometidas, solidarias y preocupadas por respetar la capacidad de la tierra de generar recursos y por cuidar la herencia natural que dejaremos a las generaciones futuras.Hoy se cumplen 42 años desde que publicara la Carta de Belgrado, que recoge las directrices básicas que deben tener los programas de EA, según se aprobó en el Seminario Internacional sobre Educación Ambiental en el marco del Programa de Educación Ambiental de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) celebrado en Belgrado (Serbia) en 1975.

Los encargados de acercarnos la dimensión ambiental a nuestras vidas desde su capacitación y experiencia son los educadores ambientales. Los profesionales que conforman este colectivo comparten su pasión por transmitir conocimiento para hacer de todos nosotros ciudadanos responsables, consumidores coherentes con los límites de nuestro planeta, empresarios y emprendedores con la visión de impulsar negocios y soluciones innovadoras verdes y, en definitiva, personas comprometidas, solidarias y preocupadas por respetar la capacidad de la tierra de generar recursos y por cuidar la herencia natural que dejaremos a las generaciones futuras.

Esta misión que tienen entre manos los educadores ambientales es digna de elogio, pues no se trata de una tarea fácil. Su objetivo consiste en trasladar los complejos y numerosos contenidos que abarca esta asignatura tan necesaria a todos los espectros sociales desde una visión sistémica e integral, lo que requiere una actualización permanente, una buena dosis de disciplina y paciencia y recursos que no siempre están disponibles.

Y es que hay sectores (e individuos) a los que les cuesta más comprender la necesaria integración de los principios que defiende la educación ambiental, pues en ocasiones implican grandes esfuerzos (económicos, humanos y de tiempo) para transformar sus operaciones hacia un uso racional y sostenible de los recursos naturales y lograr así una producción más limpia o bien un cambio de hábitos de 180 º que cuesta asumir.

Sí, es cierto que los valores que nos transmiten los educadores ambientales requieren de nosotros muchas veces una profunda revisión de nuestra conducta, de las estrategias diseñadas para nuestras empresas, de la planificación a medio y largo plazo e incluso de cosas tan rutinarias como nuestro comportamiento en casa. Sin embargo, aplicar poco a poco las enseñanzas que nos hacen llegar, haciéndolas nuestras, incorporándolas en nuestras rutinas y compartiéndolas con nuestro entorno pueden lograr tantos beneficios personales, sociales, económicos y ambientales que todo esfuerzo puesto en esta misión estará más que bien rentabilizado.

Hoy brindamos por todos los educadores ambientales y les agradecemos desde nuestras páginas su constancia, su dedicación permanente por traducir al lenguaje de los menos expertos temas de naturaleza compleja como el cambio climático, la descarbonización de la economía, las evaluaciones ambientales, qué es la custodia del territorio o en qué consiste integrar la biodiversidad en los modelos de negocio.

Gracias por implicaros en sensibilizar a la sociedad, por comunicar las novedades, por impulsar la participación de todos en los debates que a todos nos atañen y, en definitiva, por educarnos para ser seres humanos más conscientes y responsables.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.