Un 92 % de las grandes empresas españolas que representan un 94 % de capitalización en el mercado tiene objetivos para reducir sus emisiones de CO2

Ecodes ha presentado junto a PwC las principales conclusiones de su informe Climate Change Report 2017: Marcando el Camino —edición España—, entre las que destacan que un 92 % de las empresas tiene objetivos establecidos para reducir las emisiones de dióxido de carbono y que el cambio climático es un asunto prioritario para un 100 % de las firmas encuestadas. A pesar de los esfuerzos hechos para recortar sus emisiones, las empresas españolas tienen aún mucho camino por avanzar para lograr los niveles que mantengan el aumento de la temperatura global en un máximo 2º C, advierte el informe.

 

De los 154 objetivos establecidos por un 92 % de las firmas que han respondido a la encuesta para disminuir las emisiones de CO2, tan solo un 29 % están basados en la ciencia. El documento recoge las calificaciones realizadas por los analistas de PwC en materia de liderazgo, desempeño y transparencia en relación al cambio climático de las 49 empresas españolas con mayor impacto medioambiental (abarcan un 94 % de la capitalización del mercado).

Otros datos reseñables son que un 90 % de las compañías que ha participado en el análisis ofrece incentivos económicos para cumplir con sus objetivos medioambientales y un 20 % de ellas está comprometida o ya tiene establecidas metas alineadas con la ciencia climática.

Por otra parte, 13 de las organizaciones encuestadas (más de un 20 %) se anticipan a su crecimiento futuro comprometiéndose de manera formal a establecer objetivos para reducir sus emisiones a través de la iniciativa Science Based Targets Initiative, SBTI. En este marco, Ferrovial y Telefónica son las dos únicas empresas que han obtenido oficialmente la validación de que sus objetivos están en línea con el nivel de descarbonización requerido para mantener el incremento de la temperatura global por debajo de los 2 ºC.

De los 154 objetivos establecidos por un 92 % de las firmas que han respondido a la encuesta para disminuir las emisiones de CO2, un 70 % requerirán la aplicación de medidas para su logro en los próximos cinco años, mientras que la consecución del 30 % restante se extenderá más allá de una década. De dichos 154 objetivos, tan solo un 29 % están basados en la ciencia.

Un 100 % de las empresas encuestadas atribuye la responsabilidad de las acciones medioambientales a sus máximos ejecutivos, un 90 % emplea incentivos económicos para cumplir con los objetivos y un 31 % usa incentivos no económicos.

La transición hacia una economía baja en carbono está impulsando la innovación:  un 78 % permite a terceros a reducir las emisiones a través de sus productos y servicios y un 76 % de las reducciones de dióxido de carbono estimadas se deben a iniciativas relacionadas con el diseño de producto.

Por otra parte, un 37 % de las empresas tienen objetivos relacionados con la producción de energía renovable —un porcentaje más alto que la media europea (29 %).

Desempeño en cambio climático

Este año más de la mitad de las empresas de la muestra consiguió disminuir sus emisiones respecto al año anterior. Este resultado contrasta con el del año pasado, en el que 6 de cada 10 compañías registraron un incremento en sus emisiones. A diferencia de lo ocurrido el año pasado, la actividad económica ha dejado de ser el principal responsable de las fluctuaciones en las emisiones de las empresas, aunque continúa siendo de importancia sobre todo para aquellas que han aumentado sus emisiones.

En un marco de mayor estabilidad tanto en la actividad económica como adquisiciones y fusiones, las actividades de reducción de emisiones han primado en el desempeño de las empresas en cambio climático. Un 82 % de las compañías declara haber experimentado una disminución de las emisiones como consecuencia de las acciones de mitigación de emisiones realizadas.

En cuanto a la tipología de acción realizada, los resultados muestran que las inversiones se han centrado mayoritariamente en acciones de eficiencia energética y las consideradas bajas en carbono, como las de energías renovables. Un 52 % de la inversión ha estado destinada a las acciones de eficiencia energética y un 45 % a acciones bajas en carbono. Mientras que del primer tipo conllevaron los mayores ahorros monetarios (41 % del total), las segundas representaron un 76 % del ahorro de emisiones.

«Cabe destacar que solo una empresa, Iberdrola, representa el 92, 2% del total de inversiones realizadas en el periodo de análisis, seguida por Inditex, con un 6,7 % de la inversión total. Este es el segundo año consecutivo en el que Iberdrola concentra más del 80 % de la inversión total realizada en acciones de disminución de emisiones», destaca el informe.

Llamadas de atención

El informe también realiza ciertas llamadas de atención que deben ser muy tenidas en cuenta para lograr los compromisos climáticos. En este sentido, solo un 50 % de la muestra (85) respondió a la encuesta, aunque dichas empresas suponen más de un 90 % de la capitalización de mercado.

Además, la mayoría de las empresas analizadas no parece tener aún objetivos a largo plazo adecuados. De las empresas que sí los tienen con miras a 2040-2050, solo representan un 14 % de los objetivos absolutos y un 10 % de los relativos. Tanto los objetivos absolutos como los relativos se plantean mayoritariamente para el corto plazo. Un 71 % para el caso de los objetivos absolutos y un 73 % en el caso de los relativos tienen como horizonte el próximo lustro.

A pesar de los esfuerzos que vienen realizando las empresas españolas por reducir sus emisiones, estos en muchos casos continúan siendo insuficientes para regresar a los niveles necesarios para mantener el aumento de la temperatura global en un máximo 2º C, en comparación con las temperaturas de la era preindustrial, por lo que es de suma importancia fomentar la adhesión de más empresas españolas a la iniciativa SBTI.

Pincha en la imagen para descargarte el informe desde nuestra Biblioteca.

 

Un 100 % de las empresas encuestadas atribuye la responsabilidad de las acciones medioambientales a sus máximos ejecutivos, un 90 % emplea incentivos económicos para cumplir con los objetivos y un 31 % usa incentivos no económicos.

 

Fuente: Ecodes, PwC.

Deja un comentario