Un 87 % de las empresas identifica oportunidades relacionadas con la producción, comercialización y suministro sostenible de productos forestales

Un nuevo informe de Carbon Disclosure Project (CDP) revela que un 87 % de las empresas reconocen que los impactos ambientales y sociales de la deforestación representan una amenaza que se puede traducir en la disminución de los beneficios y el aumento de otros riesgos. El documento también recoge que un 87 % de las firmas que ha participado en el análisis identifica oportunidades relacionadas con la producción, comercialización o abastecimiento sostenible de al menos uno de los productos forestales en riesgo.

 

Hasta 941 000 millones de dólares de facturación de las empresas que cotizan en bolsa depende de productos básicos vinculados a la deforestación (respecto a los 906 000 MUSD del año pasado). Los inversores están cada vez más preocupados por los impactos que el cambio climático tendrá en el valor de su carteras y, por tanto, en su capacidad para cumplir sus deberes fiduciarios con sus beneficiarios. Gran parte de esta preocupación se ha dirigido hacia las emisiones de carbono derivadas de la producción de energía y otros procesos industriales y, en menor medida, hacia cómo afectará el cambio climático a los sistemas hídricos mundiales.

Los reguladores financieros han respondido a esta situación construyendo y complementando el trabajo realizado por CDP con la creación del Task Force on Climate-related Financial Disclosures (TCFD —Grupo de Trabajo sobre Divulgación Climática Financiera—). Este grupo de trabajo propone un marco para que las empresas proporcionen información a inversores, prestamistas, aseguradoras y otras partes interesadas.

El papel que los bosques tienen en la lucha contra el cambio climático y en la gestión del ciclo del agua, así como la vulnerabilidad de las selvas tropicales y la deforestación asociada con productos forestales de riesgo (Forest-Risk Commodities, FRCs) como la soja, la madera, el aceite de palma y algunos productos ganaderos están registrando un interés creciente por parte de la comunidad inversora.

Los bosques absorben y almacenan grandes cantidades de dióxido de carbono, lo que ayuda a mitigar los gases de efecto invernadero. La deforestación representa alrededor de un 15 % de las emisiones globales de GEI. Sin embargo, si se combatiera la deforestación, se podría lograr hasta una tercera parte de la mitigación de carbono necesaria anualmente para mantener el aumento de la temperatura terrestre controlado, al tiempo que se ahorrarían más de 100 000 MUSD al año hasta 2030.

Las empresas que causan directa o indirectamente deforestación produciendo o consumiendo productos de riesgo forestal insostenibles se enfrentan a riesgos físicos, regulatorios y reputacionales.

En su informe From risk to revenue: The investment opportunity in addressing corporate deforestation (Del riesgo al beneficio: La oportunidad de la inversión al abordar la deforestación corporativa), los analistas de CDP calculan que hasta 941 000 millones de dólares de facturación de las empresas que cotizan en bolsa depende de productos básicos vinculados a la deforestación (respecto a los 906 000 MUSD del año pasado).

De las 201 empresas que respondieron la encuesta de CDP, un 32 % confirma que ya están sufriendo impactos asociados con la producción o el consumo de productos forestales de riesgo como pérdidas corporativas, caída de los precios e impactos negativos en su reputación. Por ejemplo, el valor de IOI Corporation, una de las corporaciones malasias de mayor tamaño, cayó alrededor de un 18 % tras de perder su certificación de aceite de palma sostenible. Esto condujo, a su vez, a la pérdida de un buen número de clientes de perfil elevado. En 2016, la compañía registró alrededor de 1300 MUSD de pérdidas en su capitalización de mercado.

Otros datos relevantes son:

– La falta de compromiso y responsabilidad en torno a la deforestación enmascara el riesgo corporativo. Menos de una cuarta parte de las empresas consultadas este año por CDP en nombre de los inversores (un 23 % de un total de 838) respondió a la solicitud de información y aclararon que la divulgación sobre los bosques todavía no es la norma en sus entidades.

– Solo un 13 % de las empresas ha establecido un compromiso integral para lograr la deforestación cero con límite temporal (neta) y más de un tercio no asigna a sus juntas directivas la responsabilidad de abordar la deforestación.

– Con la amenaza de los activos bloqueados en ciernes, las instituciones financieras se muestran cada vez más preocupadas por la deforestación.

– El desarrollo de fuentes sostenibles de productos forestales de riesgo crea oportunidades para las empresas, y por lo tanto, para los inversores, lo que genera rendimientos atractivos y estables a largo plazo. Un 87 % de las respuestas reconocieron la existencia de oportunidades derivadas de la producción, comercialización o suministro sostenible de al menos uno de los productos forestales de riesgo.

– Las compañías de mayor peso están tomando medidas significativas para eliminar la deforestación de las cadenas de suministro, pero la acción corporativa aún no ha alcanzado un punto de inflexión. De las compañías que divulgaron en 2017 información relacionada con los riesgos asociados con la deforestación en sus negocios, solo seis lograron una calificación ‘A’: Brambles, L’Oréal, SCA, Tetra Pak, Unilever y UPM-Kymmene.

– Casi dos tercios de las empresas (65 %) afirman estar expuestas a riesgos físicos tales como la reducción o interrupción del suministro o aumento de los costes de los productos básicos forestales de riesgo.

– Casi tres cuartas partes (73 %) informaron de haberse comprometido a reducir o eliminar la deforestación de sus cadenas de suministro, lo que demuestra que existe un gran mercado y en crecimiento para los productos libres de deforestación.

– La única compañía en obtener calificación ‘A’ en los cuatro productos forestales básicos de riesgo, así como en agua y cambio climático, es Unilever. La compañía se ha comprometido a que todos sus materiales agrícolas sean de origen 100 % sostenibles para 2020.

Los inversores tienen un papel crucial que desempeñar en la eliminación de la deforestación de sus activos financieros. Al apostar por ello, reducirán los riesgos que enfrentan sus inversiones, tendrán acceso a mercados más estables y lucrativos para los productos forestales sostenibles y generarán resultados sociales y ambientales positivos.

Desde CDP, proponen a la comunidad inversora una hoja de ruta de cuatro etapas para interactuar con las empresas a fin de identificar y actuar sobre los riesgos y oportunidades relacionados con la deforestación; actividad que finalmente protegerá y beneficiará a su cartera. Las cuatro fases son:

1.ª Elaborar un borrador sobre la política de deforestación.

2.ª Solicitar divulgación a las empresas participadas.

3.ª Comprender los riesgos, las oportunidades y el progreso corporativo.

4.ª Involucración.

Haz clic en la imagen de la portada para descargarte el informe completo desde nuestra Biblioteca.

 

Los inversores tienen un papel crucial que desempeñar en la eliminación de la deforestación de sus activos financieros.

 

Fuente: CDP.

 

Deja un comentario