Un 86 % de las empresas reconoce una presión creciente por demostrar que la sostenibilidad también llega a sus cadenas de suministro

Un informe llevado a cabo por DNV GL demuestra que las empresas sienten una presión creciente a la hora de demostrar que las directrices sobre sostenibilidad no solo son consideradas en sus operaciones directas, sino que también se han hecho extensivas a sus cadena de suministro.

 

Un 86 % de las respuestas reconoce sentir presión para mejorar la sostenibilidad de su cadena de valor, principalmente por parte de los clientes (76 %), los organismos regulatorios y otras autoridades (33 %) y líderes corporativos y políticos (32 %).La sostenibilidad es un aspecto que no debe ser únicamente abordado en el ámbito interno de la empresa. Para que la incorporación de sus principios sea efectiva e integral, debe trasladarse también al resto de la cadena de valor. El informe Is your supply chain fit for the future? (¿Está tu cadena de suministro preparada para el futuro?) revela que las compañías continúan enfrentando demandas crecientes para demostrar que las consideraciones relacionadas con la sostenibilidad se tienen en cuenta tanto en las operaciones que controlan directamente como en las del resto de su cadena de valor.

Un 86 % de las respuestas reconoce sentir presión para mejorar la sostenibilidad de su cadena de valor, principalmente por parte de los clientes (76 %), los organismos regulatorios y otras autoridades (33 %) y líderes corporativos y políticos (32 %).

Para la elaboración del informe, se han tenido en cuenta las respuestas de más de 1400 profesionales de Europa, Asia y América, cuyas opiniones han sido comparadas con una encuesta idéntica llevada a cabo en 2014. El propósito de la encuesta era conocer cómo está acercando el sector empresarial la sostenibilidad a su cadena de suministro y cómo es de maduro el enfoque en este aspecto. Un 50 % de los participantes se calificaron como «principantes» en esta materia.

Las conclusiones muestran un conjunto de 60 empresas líderes, con un enfoque más estructurado de la sostenibilidad en su cadena de suministro. Este grupo se ha alejado de las iniciativas autogestionadas y penetran en todos los niveles de sus cadenas de valor con sus acciones. Se trata de compañías más activas que la media, que aplican enfoques más estructurados. Por ejemplo, involucran a terceros en mucha mayor medida cuando auditan a los proveedores contra sus propios protocolos o metodologías reconocidas, y un 30 % proporciona a sus proveedores capacitación especializada.

Al implementar la sostenibilidad en su cadena de suministro, aseguran haber ganado reputación de marca (65 %), mejorado su capacidad para satisfacer las necesidades de los clientes (58 %) y mayores cuotas de mercado (32 %).

 Algunos hallazgos clave

– Un 55 % de los encuestados considera que el bajo impacto ambiental, así como la salud y la seguridad en el lugar de trabajo (50 %) son aspectos relevantes de una cadena de suministro sostenible. En este sentido, 1 de cada 2 empresas ya ha abordado la salud y la seguridad de los trabajadores, así como los riesgos de sostenibilidad para mejorar la sostenibilidad en su propia cadena de suministro. Otros aspectos considerados importantes para una cadena de valor sostenible son una gestión financiera robusta (38 %) y el compromiso ético (29 %).

– La sostenibilidad es importante en gran medida en las decisiones de compra para 1 de cada 3 encuestados.

– Un 81 % ha llevado a cabo al menos una acción para mejorar el nivel de sostenibilidad de su cadena de suministro.

– El alcance de las acciones en toda la cadena de suministro todavía es débil, ya que solo un 7 % de las empresas se ha comunicado con todos los niveles de su cadena de suministro.

Haz clic en la imagen para descargarte el informe completo desde nuestra Biblioteca.

 

informe Is your supply chain fit for the future?

 

Fuente: DNV GL.

Deja un comentario