Un 60 % de empresas ibéricas redujeron la intensidad de carbono de sus operaciones en 2016

Expertos de la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes), Carbon Disclosure Project (CDP) y PwC han presentado el informe CDP Climate Change Report 2016: A business led path to a low carbon economy in the post COP 21 period (Informe CDP sobre cambio climático: Trayectoria liderada por las empresas hacia una economía baja en carbono en el periodo posCOP 21). En él, se destaca que un 60% de las principales empresas en España y Portugal redujeron las emisiones de carbono por unidad de beneficio, lo que confirma la disminución de la intensidad de las emisiones de carbono de sus operaciones en 2016 y sugiere un avance en el desacoplamiento del crecimiento económico de los niveles de emisiones.

La mayoría de las principales empresas ibéricas por capitalización (85 españolas y 40 portuguesas) han mejorado el desacoplamiento de su crecimiento de la emisión de GEI, lo que significa que han optimizado la gestión de las emisiones de carbono y su lucha contra el cambio climático.

A pesar de este dato, sus emisiones totales crecieron, lo que representa el final de la tendencia a la baja registrada en los últimos años. Asimismo, las organizaciones que informaron sobre la caída de sus emisiones en 2016 (un 37 % de todas las que contestaron) argumentaron como principal justificación de dicho recorte la aplicación de actividades de reducción de emisiones (un 72 %), lo que confirma los esfuerzos puestos en marcha por las grandes compañías españolas y lusas por adaptar sus negocios a las realidades de una economía baja en carbono.

Así, la mayoría de las principales empresas ibéricas por capitalización (85 españolas y 40 portuguesas) han mejorado el desacoplamiento de su crecimiento de la emisión de GEI, lo que significa que han optimizado la gestión de las emisiones de carbono y su lucha contra el cambio climático.

Tal y como describe el informe, se entiende por desacoplamiento el hecho de lograr «reducir las emisiones un 10 % o más durante cinco años mientras que, al mismo tiempo, se mantiene el crecimiento de los beneficios un 10 %».

Según destacan los autores, las empresas analizadas están mostrando signos de estar en las primeras etapas de una transformación que les permita, en diferentes grados, desligar el crecimiento de la compañía de sus emisiones de carbono. Este hecho comienza a poner de manifiesto un tímido movimiento de desacoplamiento entre las emisiones y el crecimiento de la empresa.

Algunos datos destacados

– Las nueve empresas del sector industrial (que representan un 11 % del total de emisiones) han reducido la intensidad de carbono en relación con sus ingresos. Y aunque tres de ellas incrementan esta intensidad con respecto a variables no financieras, no deja de ser un buen comportamiento como sector.

– Las energéticas de la muestra aumentan su intensidad respecto a ingresos, pero la reducen en comparación con variables no financieras. Estas empresas son responsables de un 7 % del total de emisiones.

– En un sector tan relevante como el de los materiales (responsable de un 50 % de las emisiones), aunque la mitad de las compañías disminuyen su intensidad en relación a los ingresos, todas ellas la aumentan respecto a variables no financieras.

Se espera que estas empresas se beneficien de la reducción de los riesgos ligados a la incertidumbre futura de los combustibles fósiles, así como que aumenten su resiliencia al cambio climático y reduzcan sus costes operativos vinculados con el consumo de energía y materias primas. «Un buen ejemplo lo representa Inditex, que registró una reducción de las emisiones totales de Alcance 1 + 2 en 2016 a pesar de crecer, tanto en ventas como en número de prendas puestas en el mercado. La compañía atribuye este resultado al número de medidas de eficiencia energética y ahorro de emisiones aplicadas en 2015, incluyendo la construcción de más de 300 nuevas tiendas ecoeficientes y la instalación de sistemas de energía renovable en varios de sus puntos de venta», recoge el comunicado difundido por Ecodes.

El informe destaca que procesos como estos tienen que extenderse a todas las empresas y sectores, «si se quiere cumplir con los objetivos de descarbonización establecidos en la COP21 y aumentar la posibilidad de evitar los peores impactos del cambio climático en el bienestar humano y la economía global».

Las empresas analizadas continúan exhibiendo un alto grado de integración del cambio climático.

  • Nueve de cada 10 empresas que aportaron información dicen recompensar a sus altos ejecutivos por progresos en materia de cambio climático, un aumento de un 60 % en los últimos cinco años.
  • Casi un 90 % de las empresas encuestadas verifican externamente sus emisiones.
  • Todas las empresas que respondieron han llevado a cabo actividades de reducción de emisiones, mientras que todas menos tres han declarado objetivos de reducción de emisiones.

Los objetivos medios de reducción de emisiones de las empresas que respondieron aumentaron ligeramente en 2016, pero sigue habiendo importantes diferencias sectoriales.

Un 95 % de las firmas españolas tienen por lo menos un objetivo de reducción de emisiones, comparado con el promedio global de un 85 % y el europeo de un 92 %. Sin embargo, los objetivos globales de recorte de emisiones notificados por las empresas ibéricas en conjunto son en su mayor parte «inadecuados y carentes de la fuerza transformadora que la situación demanda dada la magnitud de los problemas ambientales y sociales relacionados con el cambio climático».

Las inversiones totales en mitigación del cambio climático crecieron considerablemente en 2015, pero se concentraban en el sector de electricidad y gas.

  • El número de actividades de reducción de las emisiones notificadas creció un 12 % en 2015 con respecto al año anterior, mientras que las inversiones monetarias totales se triplicaron hasta alcanzar 27 254 millones de €.
  • Las inversiones reportadas en 2016 estaban fuertemente concentradas: El 94% correspondían al sector de electricidad y gas, y el 84% del total fue reportado por una sola compañía, Iberdrola.

Las empresas analizadas siguen demostrando liderazgo en el uso de las energías renovables.

  • La mayoría de las empresas que respondieron en España y Portugal siguen invirtiendo en renovables como un medio para reducir su huella de carbono. En 2016, un 78 % de las empresas portuguesas y la mitad de las españolas que respondieron dijeron haber invertido en instalaciones bajas en carbono o su compra.
  • Un 25 % de las empresas que respondieron declararon tener objetivos de consumo de energía renovables en el año 2016.

Desde Ecodes también destacan que el uso de un precio interno de carbono gana terreno entre las empresas como herramienta de planificación y mitigación del cambio climático.

  • Un 40 % de las empresas que aportaron información dicen utilizar el precio interno del carbono como herramienta de planificación estratégica y de contabilidad.
  • Un 15 % adicional de las empresas planean incorporar el precio interno del carbono en un futuro próximo.

Un número creciente de empresas están adoptando criterios de mayor rigor científico en la determinación de sus objetivos de reducción de emisiones.

Un poco más de un tercio de las empresas españolas y portuguesas que participaron en el informe reconocen utilizar metodologías científicas para determinar sus objetivos de reducción de emisiones, lo que indica un creciente uso de procesos más rigurosos para determinar las vías apropiadas de descarbonización.

El informe CDP Iberia Cambio Climático 2016 contiene además el análisis del liderazgo de las empresas Ibéricas realizadas por PwC a partir de la metodología de evaluación del CDP y reconoce aquellas empresas que han sido incluidas en la 2016 Climate A List. Esta comprende aquellas firmas que han obtenido la calificación «A» por sus acciones en mitigación del cambio climático durante el año 2015. Entre ellas, se incluyen: Abertis Infraestructuras, Acciona, Amadeus IT Holding, CaixaBank, Enagás, Ferrovial, Gas Natural Fenosa, Grupo Logista, Iberdrola, Inditex, MAPFRE, Obrascón Huarte Lain (OHL), R.E.E., Telefónica, EDP – Energías de Portugal, Galp Energia.

Metodología y otros informes de interés

El informe que traemos hoy a nuestras páginas ha sido publicado esta semana junto con la primera edición del   CDP  Global Climate Tracking Series. Por su parte, el reporte global Out of the starting blocks: Tracking progress on corporate climate action  ha sido elaborado en colaboración con We Mean Business y presenta las emisiones de COy datos de mitigación del cambio climático de 1089 empresas, entre ellas 25 españolas y portuguesas,  que han reportado al CDP a petición de 827 inversores institucionales con activos por valor de 100 000 millones de dólares.

Estas empresas, que representan algunas de las más significativas en términos de capitalización de mercado e impacto ambiental, conforman el 12% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero globales.

El análisis muestra información sobre la disminución de las emisiones, la adopción de objetivos en función de la ciencia climática más actualizada disponible, el uso de precios internos del carbono y a cabo en este documento muestra un importante número de empresas y el empleo de energía renovable.

Las referencias establecidas en el documento incluyen un número representativo de compañías que fallan a la hora de comprometerse incluso en la primera fase: la divulgación. En este sentido, de un total de 2000 empresas participantes, solo algo más de 1000 aportaron sus datos a tiempo. En concreto, las 1089 que enviaron su información en el plazo estipulado serán monitorizadas en los próximos cinco años para evaluar su desempeño. De todas ellas, un 85 % ha establecido objetivos para reducir sus emisiones.

Pincha sobre la imagen para descargarte el documento desde nuestra Biblioteca.

 

La mayoría de las empresas que respondieron en España y Portugal siguen invirtiendo en renovables como un medio para reducir su huella de carbono. En 2016, un 78 % de las empresas portuguesas y la mitad de las españolas que respondieron dijeron haber invertido en instalaciones bajas en carbono o su compra.

 

Fuente: Ecodes, CDP.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.