La dendroenergía tiene un gran potencial para reducir las emisiones globales de GEI y mejorar los medios de vida rurales

En un informe reciente, los expertos de la FAO subrayan que la aplicación de prácticas de ordenación forestal sostenible en la cadena de valor del carbón vegetal es esencial para reducir las emisiones de GEI, al tiempo que se garantiza el acceso de los hogares a las energías renovables.

Un informe hecho público por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) llama la atención sobre el gran potencial de la dendroenergía (uso de la madera como fuente de energía) en la disminución de las emisiones de globales de gases de efecto invernadero (GEI) y en la mejora de los medios de subsistencia rurales. Y es que un 7 % de las emisiones mundiales de GEI de origen humano proceden de la producción y el uso de leña y carbón vegetal, lo que en gran parte es consecuencia de una gestión forestal insostenible y de la fabricación del carbón vegetal y la combustión de la leña ineficiente.

Trump firma una orden ejecutiva que supone un giro de 180 grados a las políticas climáticas de Obama

Donald Trump, 45.º presidente electo de los Estados Unidos, hizo ayer realidad su advertencia de que firmaría una orden ejecutiva que supusiera el «fin de la guerra» al «carbón» y de las «regulaciones que matan empleos», según su punto de vista. Dicha orden supone darle un giro de 180 grados a toda la estrategia de reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera por parte de la industria energética por la que apostó su antecesor en el cargo, Barack Obama.

Donald Trump, 45.º presidente electo de los Estados Unidos, hizo ayer realidad su advertencia de que firmaría una orden ejecutiva que supusiera el «fin de la guerra» al «carbón» y de las «regulaciones que matan empleos», según su punto de vista. Dicha orden supone darle un giro de 180 grados a toda la estrategia de reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera por parte de la industria energética por la que apostó su antecesor en el cargo, Barack Obama.

El cambio climático y los ODS: Abordar este fenómeno global es una oportunidad económica para gobiernos y empresas

2016 fue el año más caliente desde que se realizan registros de la temperatura terrestre y marina y durante la última década también se han registrado las temperaturas más altas hasta ahora conocidas. Además, tanto el nivel del hielo marino como el del mar se hayan en mínimos históricos. «Estamos tratando con hechos científicos, no con política. Y los hechos son claros. El cambio climático es una amenaza directa en sí misma y un multiplicador de muchas otras amenazas», según António Guterres, secretario general de la ONU. «Pero abordar el cambio climático es una oportunidad enorme para los gobiernos y las empresas».

Durante el evento de alto nivel recientemente mantenido por las Naciones Unidas en su sede neoyorquina para llamar a la acción a las Partes sobre «El cambio climático y la Agenda del Desarrollo Sostenible», quedó patente que el cambio climático es una amenaza sin precedentes y creciente para la paz, la prosperidad y el desarrollo y abordarla representa una oportunidad económica para los gobiernos y las empresas.

Llega «La hora del planeta»: El planeta, primero. Que nadie te pare

El apoyo ciudadano es crítico para que las estrategias, planes de mitigación de emisiones, medidas de eficiencia energética y demás acciones que se diseñen para avanzar hacia la descarbonización de nuestras economías tengan el calado suficiente para lograr que el aumento de la temperatura terrestre se mantenga por debajo de los 2 ºC.

La campaña «La hora del planeta» de WWF cumple este año una década de vida, lo que la convierte en uno de los mayores movimientos civiles a escala global. Su fin es concienciar a la sociedad sobre la importancia de contribuir a hacer frente al cambio climático mediante un cambio de hábitos y la puesta en práctica de acciones que se traduzcan en una menor huella de carbono. Además de los ciudadanos, empresas en todo el mundo se suman a este esfuerzo de concienciación, como Calidad Pascual, que ha convertido «La hora del planeta» en «El año del planeta» y animará a su plantilla a participar en seis retos sostenibles a lo largo de los próximos 12 meses.

Las emisiones de CO2 mundiales del sector energético se mantuvieron estables en 2016 por tercer año consecutivo, mientras que la economía global creció un 3,1 %

Los datos de la AIE sitúan en 32,1 gigatoneladas las emisiones de CO2 derivadas del sector energético en 2016, la misma cifra que la registrada en 2015 y 2014, mientras que la economía mundial creció el año pasado un 3,1 %.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) informa de que las emisiones de dióxido de carbono mundiales relacionadas con la energía se mantuvieron estables por tercer año consecutivo en 2016, aun cuando la economía mundial creció, lo que confirma el desacoplamiento de las emisiones y la actividad económica. Estos datos son el resultado de una mayor apuesta por las energías renovables a escala global, del recorte en el uso del carbón (en especial, por parte de China), de las mejoras logradas en materia de eficiencia energética, así como de los cambios estructurales habidos en la economía mundial.

Eventos programados

No hay nuevos eventos.