Sinergias y diferencias entre las políticas de la UE en materia de biodiversidad, naturaleza, agua y medioambiente marino

El marco de la política medioambiental de la Unión Europea es amplio y abarca multitud de temas. ¿Cómo funcionan estas políticas conjuntamente? ¿Abordan las principales amenazas a la biodiversidad acuática? ¿Y qué lagunas o conflictos existen entre ellas? Para dar respuesta a estas preguntas, los especialistas del proyecto comunitario Horizonte 2020 Aquacross han elaborado el informe Synergies and Differences between Biodiversity, Nature, Water and Marine Environment EU Policies (Sinergias y diferencias entre las políticas de la UN en materia de biodiversidad, naturaleza, agua y medioambiente marino).

 

Mediante la identificación de las amenazas más importantes para la biodiversidad acuática, así como la revisión de las lagunas y limitaciones del marco normativo vigente, la iniciativa Aquacross contribuye a mejorar la protección de la diversidad biológica acuática europea y promueve la implementación de un enfoque de gestión ecosistémica.El resumen ejecutivo de la publicación proporciona una breve descripción de la relación entre las principales políticas ambientales de la UE y sus interacciones con otras legislaciones sectoriales.

Mediante la identificación de las amenazas más importantes para la biodiversidad acuática, así como la revisión de las lagunas y limitaciones del marco normativo vigente, la iniciativa Aquacross contribuye a mejorar la protección de la diversidad biológica acuática europea y promueve la implementación de un enfoque de gestión ecosistémica.

El informe recuerda que se han implementado recientemente los principales acuerdos internacionales y políticas europeas y nacionales, incluida la Estrategia de Biodiversidad 2020 de la UE, para hacer frente a la disminución mundial de la biodiversidad. Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, los objetivos establecidos para los ecosistemas acuáticos están lejos de lograrse. A fin de que revertir las tendencias actuales, es necesario no solo entender los mecanismos que impulsan la pérdida de biodiversidad, sino también identificar dónde pueden obstaculizar las políticas existentes los esfuerzos de conservación de la biodiversidad.

Este estudio aborda esta cuestión a través de la identificación de los principales impulsores políticos a escala europeo que afectan a los objetivos de conservación de la biodiversidad, tanto desde una perspectiva negativa como positivamente; y mediante la identificación y revisión de sinergias y barreras entre las principales políticas ambientales sobre la protección de la biodiversidad acuática en los reinos de agua dulce, costeros y marinos en Europa.

El documento incluye lecciones importantes que pueden ser útiles para los responsables políticos de la UE. Así por ejemplo, algunas conclusiones son:

– A pesar de algunos avances realizados, Europa sigue lejos de alcanzar los objetivos políticos y de tener ecosistemas acuáticos sanos. La gran mayoría de los hábitats de agua dulce y costeros se deterioran mientras que numerosas especies se encuentran en condiciones críticas. Así las cosas, alcanzar los objetivos de la Estrategia de Biodiversidad de la UE en materia de ecosistemas acuáticos siguen siendo muy difícil.

– La Estrategia de la UE sobre Biodiversidad depende en gran medida de otras políticas de la UE sobre los ecosistemas acuáticos. Es importante destacar que las Directivas sobre Aves y Hábitats (Directivas sobre la naturaleza), la Directiva marco (DMA) y la Directiva Marco de Estrategia Marina (MSFD) se destacan como piezas legislativas clave, pero están apoyadas (sinergias positivas) o compiten (están en conflicto) con otras múltiples políticas ambientales y sectoriales.

– Existe claramente un margen para incorporar otras medidas políticas en las políticas sectoriales. El énfasis del marco político es establecer objetivos ambientales y, en cierta medida, afrontar las presiones; la política de la UE es más débil a la hora de desviar apoyo (económico) de las actividades económicas (por ejemplo, agricultura, acuicultura, pesca, industrias, turismo) que pueden dañar la biodiversidad acuática.

– La gestión basada en los ecosistemas tiene el potencial de ser una herramienta útil para la integración de políticas y existe margen para que el concepto sea operativo a través de la implementación de políticas medioambientales: las Directivas sobre la Naturaleza y las Directivas DMA y la MSFD. Se han identificado varias sinergias existentes entre las cuatro directivas, pero es necesaria una mayor integración en lo que respecta a los programas de monitoreo, objetivos y metas, procesos de planificación y criterios de toma de decisiones (por ejemplo, excepciones y derogaciones).

Si quieres descargarte el informe completo, pincha sobre la imagen siguiente:

 

Mediante la identificación de las amenazas más importantes para la biodiversidad acuática, así como la revisión de las lagunas y limitaciones del marco normativo vigente, la iniciativa Aquacross contribuye a mejorar la protección de la diversidad biológica acuática europea y promueve la implementación de un enfoque de gestión ecosistémica.

 

 

Fuente: Aquacross.

Deja un comentario