Sinergias entre los ODS y el mecanismo REDD + para reducir las emisiones de GEI por deforestación y degradación forestal

The Sustainable Development Goals and REDD+: assessing institutional interactions and the pursuit of synergies (Los Objetivos del Desarrollo Sostenible y REDD +: Evaluando las interacciones institucionales y la búsqueda de sinergias) es un análisis sobre las posibles sinergias entre los ODS y el mecanismo de las Naciones Unidas para la reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación forestal (REDD +), negociado bajo los auspicios de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC).

 

Los Objetivos del Desarrollo Sostenible y REDD +: Evaluando las interacciones institucionales y la búsqueda de sinergias.El artículo, publicado en International Environmental Agreements: Politics, Law and Economics, elabora un marco conceptual basado en las interacciones institucionales y distingue las sinergias básicas, complementarias y suplementarias que pueden realizarse entre los ODS y REDD +. En concreto, el análisis se lleva a cabo a escala mundial y también en el marco de dos contextos nacionales: Indonesia y su veterano programa REDD + y Mianmar, que se halla en las primeras etapas de implantación de REDD +. Ambos países también participan a escala nacional con el proceso de implementación de los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

La investigación realizada se basa en la revisión de la literatura y el análisis de documentos, observaciones directas de los procesos de política global relacionados con REDD + y los ODS, así como en el gran compromiso (de un autor) a escala nacional tanto en Indonesia como en Mianmar. El análisis revela que actualmente hay oportunidades significativas para buscar sinergias en la implementación de estas iniciativas internacionales a nivel nacional, aunque es necesaria una gestión activa de la interacción, especialmente para lograr sinergias complementarias.

Contexto

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible entraron en vigor en enero de 2016 y se convertirán en el principal marco normativo global sobre medioambiente y desarrollo hasta 2030. La Agenda 2030 del Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas contiene 17 ODS, destinados a guiar la búsqueda de la prosperidad y el bienestar humano al tiempo que se garantiza la protección del medioambiente en los próximos 15 años.

Los ODS identifican una serie de metas económicas, sociales y ambientales que pretenden formar la base para el desarrollo sostenible. Al igual que los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) anteriores a ellos, los ODS pueden galvanizar la conciencia global, la presión pública, la responsabilidad política y alinear las finanzas del desarrollo con metas e indicadores medibles. Por lo tanto, pueden funcionar como un «boletín de calificaciones» para que los países midan su desempeño en desarrollo sostenible con mayor atención a las cuestiones ambientales que en los ODM.

Justo antes de la entrada en vigor de los ODS, fue adoptado en diciembre de 2015 bajo los auspicios de la CMNUCC el Acuerdo de París. Este entró en operación el 4 de noviembre de 2016 y aspira a limitar el aumento de la temperatura mundial a 2 °C por encima de los niveles preindustriales para finales de siglo y dedicar esfuerzos para lograr limitar el incremento a 1,5 °C. Para alcanzar estos objetivos ambiciosos, se establecerán flujos financieros apropiados, un nuevo marco tecnológico y otro mejorado de creación de capacidad, a fin de apoyar la acción de los países en desarrollo y de las naciones más vulnerables, de conformidad con sus propios objetivos nacionales.

El Acuerdo exige a los países que presenten planes sobre la forma en que pretenden alcanzar las metas climáticas, basados en sus propias circunstancias nacionales, esto es las contribuciones nacionales determinadas (CND). Para muchos países con emisiones significativas de gases de efecto invernadero (GEI) procedentes de los bosques y el uso de la tierra, las CND contienen metas de reducción de emisiones de GEI del sector forestal, que suelen incluir propósitovs en torno a la gestión forestal y el uso de combustible de madera, entre otros.

El mecanismo mundial de mitigación del cambio climático REDD + (Reducción de las Emisiones Derivadas de Deforestación y la Degradación de los bosques en los países en desarrollo; y el papel de la conservación, la ordenación sostenible de los bosques y el aumento de las reservas de carbono forestal en los países en desarrollo están incluidos de forma muy significativa en el Acuerdo de París.

REDD + es un mecanismo para proveer financiación pagos basados ​​en resultados a los países en desarrollo para reducir sus emisiones de GEI derivados de la pérdida de bosques. Las negociaciones sobre este mecanismo dentro de la CMNUCC culminaron en el Marco de Varsovia de 2013 sobre REDD +, un paquete de decisiones para ayudar a los países a implementar REDD +, incluyendo el desarrollo de estrategias o planes de acción nacionales, Sistemas de Notificación y Verificación (MRV), salvaguardias sociales y ambientales y el reconocimiento de la necesidad de abordar los factores de la deforestación y la degradación de los bosques, con el fin de lograr reducciones de emisiones. En 2015, concluyeron otras negociaciones para llegar a un acuerdo sobre el marco de implementación de REDD +.

A lo largo de los años, REDD + se ha expandido de forma notable, desde su condición original de mecanismo financiero internacional para evitar la deforestación hasta el reconocimiento de que el éxito en el logro de los resultados de REDD + depende de abordar los factores de deforestación y degradación forestal, que en muchos países requiere un cambio en los motores económicos rurales del crecimiento (por ejemplo, la agricultura comercial, la minería, el desarrollo de infraestructuras) hacia rutas más bajas en carbono. El abordaje de los factores de riesgo requiere que los países busquen ajustes de políticas nacionales, así como beneficios no relacionados con el carbono, al tiempo que reducen las emisiones de GEI del sector forestal.

La gobernanza para el desarrollo sostenible ha entrado sin duda en una era de sinergias, en la que la creciente densidad y complejidad de los acuerdos ambientales multilaterales y otras instituciones internacionales han dado lugar a una mayor atención a cómo se influyen mutuamente y cómo influyen en la arquitectura de gobernanza en su conjunto.

Los autores de la investigación sostienen que para lograr los resultados deseados tanto en el caso de REDD + como en el de los ODS es importante identificar los vínculos, incluyendo las compensaciones y las sinergias, a escala nacional y subnacional.

El objetivo de los investigadores ha consistido en analizar áreas potenciales de interacción entre REDD + y los ODS. Así, han examinado cómo se relacionan entre sí estas iniciativas en sus etapas de establecimiento y elaboración de normas, teniendo en cuenta sus objetivos, qué sinergias son identificables y cómo se pueden buscar y mejorar esas sinergias.

Los responsables de la investigación reconocen que habrá conflictos y compensaciones en los procesos a escala nacional de implementación de REDD + y los ODS, ya que ambos requieren ajustes en las vías de desarrollo. Sin embargo, el análisis actual se centra específicamente en analizar áreas de convergencia y sinergia. La evaluación se basa en la literatura secundaria, así como en las observaciones directas de las negociaciones REDD + en la CMNUCC (incluidos los beneficios no relacionados con el carbono de REDD +), así como en el análisis de documentos primarios de las decisiones de la CMNUCC sobre REDD + como parte de la Agenda 2030 del Desarrollo Sostenible.

Los estudios de casos ilustrativos a escala nacional de Indonesia y Mianmar se basan en la documentación primaria y en el gran compromiso (de un autor) con un gran abanico de tomadores de decisiones y partes interesadas de cada país en relación con la implementación de los ODS, las vías para una economía verde y el mecanismo REDD + en los dos países.

Fuente: International Environmental Agreements: Politics, Law and Economics.

Deja un comentario