Sin el cuidado de los ecosistemas y sus servicios, la supervivencia no será posible

La productividad y sostenibilidad de la agricultura, la pesca y la silvicultura dependen del estado de salud de los ecosistemas biodiversos y ricos. Esto es crítico para el mantenimiento de los flujos medioambientales, de los suelos ricos en nutrientes, del agua limpia, de la polinización, así como del control de las plagas y enfermedades. Para recordarnos el por qué de la importancia de cuidar nuestra biodiversidad y los servicios que a diario nos proporcionan los ecosistemas, expertos de la FAO nos exponen algunos ejemplos en un vídeo de poco más de tres minutos de duración.

 

Es vital que las políticas estén alineadas con la comprensión y el reconocimiento de la importancia de los servicios de los ecosistemas.

Caterina Batello, de la División de Producción y Protección de la FAO, explica que «tanto el concepto“servicios de los ecosistemas” como el de“biodiversidad” son palabras cuyo significado no es entendido por la gente, cuando están relacionados con nuestra vida, con la vida en el planeta».

Por su parte, Tomas Hoper, jefe de equipo de la División de Silvicultura de la FAO, llama la atención acerca de que «la gente no comprende que tenemos que proteger los servicios de los ecosistemas con el fin de garantizar el sostenimiento del agua limpia, suelos sanos y biodiversidad rica para las generaciones futuras».

Así, es vital que las políticas estén alineadas con la comprensión y el reconocimiento de la importancia de los servicios de los ecosistemas.

Batello pone el acento en la relevancia que tiene que los responsables políticos en cuyas manos está la adopción de las decisiones tengan en cuenta el valor de los servicios de los ecosistemas, «los promocionen y ayuden a los agricultores a producir más alimentos no solo para su propio sostenimiento, sino también para los miles de millones de personas que dependen de los sistemas agrícolas».

«Debemos tomar el paisaje como un todo, porque cuando se tienen bosques, también se tienen pastizales, agricultura… y todos ellos utilizan los servicios medioambientales al tiempo que contribuyen a cuidarlos si son gestionados mediante las prácticas adecuadas. Por lo tanto, se necesita desarrollar un enfoque integrado y no un enfoque sectorizado, lo que requiere, por supuesto, una gran dosis de colaboración», subraya Hoper.

Por ejemplo, insectos, como las abejas, aportan un servicio ecosistémico esencial llamado «polinización».

«Muchos países están empezando a comprender y a adoptar políticas para proteger y mantener a los polinizadores, responsables de un 35 % de los alimentos que producimos. Es imposible pensar en producir determinados cultivos sin la intervención de la polinización. En este sentido, hemos llevado a cabo algunos cálculos que revelan que la acción de los polinizadores equivale a alrededor de 200 000 millones de dólares en cuanto a producción de alimentos», apunta Barello.

Para concluir, Hoper nos recuerda que «sin los servicios de los ecosistemas y su gestión, la supervivencia no será posible, porque no habrá agua disponible, los polinizadores desaparecerán, los suelos se erosionarán… por lo tanto, si no cuidamos los ecosistemas y sus servicios, no habrá producción de alimentos en un futuro. Así de sencillo».

 

 

Fuente: FAO.

Deja un comentario