RitmeNature: Observatorio ciudadano para informar a la ciencia y los tomadores de decisión sobre los cambios estacionales que el cambio climático provoca sobre la biodiversidad

Para conocer en profundidad las causas y consecuencias de los cambios estacionales que se producen en el comportamiento de las especies vegetales y animales, el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF), Altran y Starlab han lanzado RitmeNatura. Este observatorio ciudadano persigue facilitar información valiosa a científicos y responsables de la toma de decisiones, basada en la observación prolongada en el tiempo y sistemática sobre los efectos del cambio climático en plantas, animales y resto de seres vivos.

Imagen: Isabel Quiroga.

Las plantas necesitan florecer para reproducirse. Y para florecer, necesitan un estímulo, función que generalmente realiza un largo invierno frío. Pero si los inviernos se vuelven más suaves, las plantas pueden no enfriarse lo suficientemente como para notar la diferencia cuando comiencen las temperaturas más cálidas de la primavera. Esto influye en funciones críticas de los ecosistemas naturales como la polinización, determinante para garantizar la producción de numerosos alimentos.Son numerosos los estudios que demuestran que el aumento de la temperatura terrestre se está traduciendo en cambios en el comportamiento estacional de la biodiversidad. Este fenómeno deriva en que los ciclos reproductivos y migratorios de algunas especies de plantas y animales se desincronicen, lo que afecta a ecosistemas enteros y tiene sus consecuencias sobre distintos niveles de la cadena alimentaria, entre otros efectos.

Por ejemplo, las plantas necesitan florecer para reproducirse. Y para florecer, necesitan un estímulo, función que generalmente realiza un largo invierno frío. Pero si los inviernos se vuelven más suaves, las plantas pueden no enfriarse lo suficientemente como para notar la diferencia cuando comiencen las temperaturas más cálidas de la primavera. Esto influye en funciones críticas de los ecosistemas naturales como la polinización, determinante para garantizar la producción de numerosos alimentos.

Por otra parte, los cambios en las interacciones estacionales clave entre las especies también pueden interrumpir las relaciones entre depredadores y presas, lo que a su vez influye en la capacidad de reproducción y supervivencia de la fauna.

Estos cambios se están dando en multitud de lugares del planeta. ¿Qué los está provocando?, ¿qué consecuencias tendrán¿, ¿serán las plantas y los animales capaces de adaptarse al mismo ritmo que cambia el clima?, ¿existe algún límite físico que impida la adaptación ante determinada subida de la temperatura?

Un caso cercano que está investigando este fenómeno es el de la Red de Observaciones Fenológicas (Fenocat) del Servicio Meteorológico de Cataluña (SMC). Sus técnicos han registrado en el sur de Cataluña un adelanto gradual de las floraciones desde 1970. Un ejemplo es el de algunas especies de almendro, como el de la variedad Ferragnes, que hoy florece 10 días antes que hace 40 años.

Para conocer en profundidad las causas y consecuencias de estos cambios en la primavera fenológica de las especies vegetales y animales, el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) ha puesto en marcha una iniciativa de ciencia ciudadana en colaboración con Altran y Starlab. Se trata de RitmeNatura, un observatorio ciudadano donde se podrá apadrinar una planta, anotar cómo cambia en cada estación y aportar datos para estudiar los efectos del cambio climático.

Esta apuesta persigue servir de utilidad a los miembros de la comunidad científica y los responsables de la gestión del territorio al compilar datos basados en la observación científica y ciudadana sobre las modificaciones en el comportamiento de la biodiversidad registradas en el tiempo. Esta información puede ser crítica para prevenir, reducir y evitar posibles efectos adversos sobre la agricultura o el funcionamiento de los ecosistemas naturales, cuyos servicios son tan esenciales para el bienestar humano.

El éxito de RitmeNatura se basa en la participación ciudadana, por lo que sus impulsores animan a que todos contribuyamos con un poco de nuestro tiempo e interés para ayudar a facilitar decisiones políticas y científicas más informadas y acertadas. Si quieres contribuir con tu granito de arena, solo necesitas registrarte en la plataforma y subir la información sobre los cambios que observes a lo largo del tiempo en la planta, árbol, arbusto o rincón verde que decidas apadrinar. Todos podemos ser de utilidad para la ciencia.

Los datos recabados se volcarán en Natusfera, una plataforma virtual y aplicación móvil impulsadas entre el CREAF y el nodo español de la plataforma de ciencia ciudadana Nodo Nacional de Información sobre Biodiversidad (GBIF.ES) para recabar datos relacionados con la naturaleza para incrementar los conocimientos sobre el mundo natural.

Otros actores que han hecho posible la iniciativa con su experiencia, conocimiento y recursos son la Diputación de Barcelona, ​​el Museo de Ciencias Naturales de Granollers, la Institución Catalana de Historia Natural, Natusfera, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), la Oficina Catalana de Cambio Climático, el Instituto Catalán de Ornitología y SEO/BirdLife.

Fuente: CREAF.

 

Deja un comentario