Riesgos y oportunidades asociadas a la biodiversidad para el sector textil

La industria de la moda es uno de los grandes contribuyentes a la degradación de la biodiversidad, cuyas actividades socavan la capacidad de la naturaleza para proporcionar los servicios de los ecosistemas a las sociedades del mundo, según un informe publicado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Biodiversity Risks and Opportunities in the Apparel Sector (Riesgos y oportunidades asociados a la biodiversidad para el sector textil) identifica los principales factores responsables de la degradación de la diversidad biológica en la cadena de suministro de la industria de la confección y presenta recomendaciones sobre cómo pueden apoyar las empresas la conservación de la biodiversidad así como y reducir al mínimo sus propios riesgos.

En el caso de la industria textil, los principales impactos que sus actividades provocan en la naturaleza tienen sus raíces en la producción de materias primas como el algodón, para lo que se requiere el empleo de una elevada cantidad de agua, así como el uso intensivo de pesticidas, o de la viscosa, cuya elaboración requiere el uso de pulpa de madera, lo que contribuye a la deforestación.

Además, los procesos de fabricación también pueden afectar seriamente a la naturaleza, como es el caso del teñido y del tratamiento de los textiles, que produce entre un 17 y un 20 % de toda la contaminación industrial del agua, así como notables las emisiones de gases de efecto invernadero.

«El impacto de la industria de la moda en la naturaleza es enorme. La producción de algodón, por ejemplo, es responsable de un 22,5 % de todo un el uso de insecticidas en todo el mundo, y su irrigación intensiva ha destruido ecosistemas como el mar de Aral en Asia central», según Giulia Carbone, responsable de la dirección del estudio de la UICN. «Afortunadamente, este informe identifica oportunidades para abordar estos impactos negativos».

Entre ellos, unos compromisos de conservación claros son fundamentales, y las compañías del sector deben trabajar por lograr cadenas de valor libres de deforestación, promocionar la rehabilitación de tierras, la sustitución de productos químicos peligrosos por otros menos tóxicos y la gestión sostenible del agua, según las conclusiones del documento. Además, los integrantes de la industria también deberán utilizar sistemas de certificación creíbles en sus cadenas de suministro, desarrollar una estrategia de uso sostenible e integrar la sostenibilidad en la fase conceptual del desarrollo de sus productos.

Si pinchas sobre la imagen, podrás descargarte el informe que ya forma parte de nuestra Biblioteca.

 

En el caso de la industria textil, los principales impactos que sus actividades provocan en la naturaleza tienen sus raíces en la producción de materias primas como el algodón, para lo que se requiere el empleo de una elevada cantidad de agua, así como el uso intensivo de pesticidas.

Fuente: UICN.

Deja un comentario