Ranking 2015 de las ciudades europeas que más invierten en mejorar la calidad del aire

Como parte de la campaña Soot-free for the Climate!, en la que participan ONG de ocho países europeos, y del proyecto LIFE Clean Air, sus promotores han elaborado un ranking de las ciudades europeas que más invierten en la calidad de su aire para mostrar que existen numerosas soluciones a escala local que contribuyen a mejorar la calidad del aire existente y cuáles son las urbes que apuestan por ellas.

En la clasificación, la ciudad española que ocupa una mejor posición es Barcelona (15.ª), mientras que Madrid está en el puesto 20.º.

La clasificación está centrada principalmente en los esfuerzos realizados para reducir el material particulado (PM10), en especial, el carbón negro y el dióxido de nitrógeno (NO2) y con ella se pretende estimular a el intercambio de conocimiento y experiencias entre las ciudades a lo largo y ancho de Europa para mostrar que cumplir los estándares de calidad del aire es perfectamente posible.

Cabe subrayar que la contaminación del aire provoca casi medio millón de muertes prematuras cada año en la Unión Europea. En las grandes ciudades, la calidad del aire está en su peor momento, de manera generalizada, con altas concentraciones de material particulado (PM), dióxido de nitrógeno (NO2) y ozono. La esperanza media de vida de las personas que viven en las zonas más contaminadas de la UE se ha reducido en más de dos años como consecuencia de esto. Es mucho lo que se puede hacer a escala local para evitar estas emisiones.

La contaminación del aire no solo daña la salud humana, sino también afecta a nuestro entorno natural la provocar acidificación y eutrofización. Por otra parte, el hollín o carbono negro (una parte de PM10), emitida en gran medida por los vehículos diésel, contribuye al calentamiento global al reducir el reflejo de la luz del sol cuando se deposita sobre la nieve y el hielo. La Directiva ambiental sobre Calidad del Aire (2008/50/CE) exige que las autoridades locales cumplan con los valores límite anuales de PM10 y NO2 a corto plazo y los municipios tienen que adoptar medidas para reducir la contaminación del aire y cumplir los valores límite de calidad del aire antes mencionados.

¿Qué medidas se han diseñado e implementado en algunas de las ciudades más contaminadas de Europa? La clasificación realizada pretende dar respuesta a esta pregunta y mostrar que existen soluciones locales para reducir la contaminación del aire.

Para la elaboración del listado, se han seleccionado capitales de Europa occidental, ciudades con elevados niveles de contaminación y otras que sirven como referente de lo que hay que hacer. En total, la lista está formada por 23 ciudades, de las que se han evaluado nueve indicadores técnicos, económicos y otros relacionados con el fomento del transporte sostenible. Además, también se han analizado la reducción de las emisiones, el reparto modal y la transparencia.

En primera posición se encuentra la ciudad suiza de Zurich (89 %), seguida muy de cerca por Copenhague (Dinamarca, 87 %), Viena (Austria, 84 %) y Estocolmo (Suecia, 80 %). Berlín (Alemania), ganadora de la última clasificación realizada en 2011, ocupa el quinto puesto (76 %). Ninguna de las 23 ciudades ha alcanzado la calificación “A”, que se otorga a las urbes que obtengan al menos el 90 % del número máximo de puntos. Los dos últimos lugares en el ranking son Lisboa (56 %) y en última instancia, Luxemburgo (53 %).

En cuanto a las representantes españolas, Barcelona está en 15.ª posición con un 62 % y Madrid ocupa la plaza número 20 con un 58 %.

Consulta en este enlace la clasificación de 2015.

Fuente: Soot Free Cities.

Deja un comentario