Qué países han ratificado los distintos tratados internacionales que afectan a los bosques

Cobi Smith, doctora en Comunicación y Ciencias por el Centro Nacional Australiano de Conciencia Pública y Ciencias, ha dedicado numerosas horas de trabajo a la elaboración de esta interesante infografía en la que se recogen qué países han ratificado los distintos acuerdos internacionales relacionados con los bosques.

 

Si pinchas sobre la imagen, te redirigirás a la infografía interactiva.

 

Esta infografía muestra, por ejemplo, por ejemplo, qué países participantes en el Programa REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación) de las Naciones Unidas y en el Fondo Cooperativo para el Carbono Forestal (FCCF o Forest Carbon Partnership Facility, FCPF) también han ratificado el Protocolo de Nagoya.

En ella se puede ver, por ejemplo, qué países participantes en el Programa REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación) de las Naciones Unidas y en el Fondo Cooperativo para el Carbono Forestal (FCCF o Forest Carbon Partnership Facility, FCPF) también han ratificado el Protocolo de Nagoya.

El documento gráfico incluye los siguientes acuerdos internacionales sobre los bosques:

CDB: el Convenio sobre la Diversidad Biológica es un tratado es un tratado internacional jurídicamente vinculante con tres objetivos principales: la conservación de la diversidad biológica, la utilización sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos. Su objetivo general es promover medidas que conduzcan a un futuro sostenible. En este sentido, es considerado como el principal instrumento internacional para el desarrollo sostenible.

El tratado quedó listo para la firma el 5 de junio de 1992 en la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro (Brasil) y entró en vigor el 29 de diciembre de 1993.

Cites: la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres es un acuerdo internacional concertado entre los gobiernos, que tiene la finalidad de velar por que el comercio internacional de especies de animales y plantas silvestres no constituya una amenaza para su supervivencia.

La Cites se redactó como resultado de una resolución aprobada en una reunión de los miembros de la UICN (Unión Mundial para la Naturaleza) celebrada en 1963. El texto de la Convención fue finalmente acordado en una reunión de representantes de 80 países celebrada en Washington (Estados Unidos) el 3 de marzo de 1973, y entró en vigor el 1 de julio de 1975.

FCPF: el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (Forest Carbon Partnership Facility, FCPF) es una alianza global que apoya la reducción de emisiones causadas por la deforestación y la degradación forestal, el manejo sostenible de los bosques, la conservación de los inventarios de carbono forestal y el incremento de dichos inventarios (REDD+). Así, ayuda a los países con bosques tropicales y subtropicales a desarrollar sistemas y políticas conducentes para REDD+ y les proporciona pagos basados en desempeño por la reducción de emisiones. Está operativo desde 2008 y complementa las negociaciones sobre REDD+ dentro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), al demostrar cómo REDD+ puede ser aplicado a escala de país.

ILO 169: La Convención 169 de la Organización Mundial del Trabajo (International Labor Organization) sobre pueblos indígenas y tribales, también conocida como Convenio 169 de la OIT, es una declaración de 1989, que precede la declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas. El convenio hace hincapié en los derechos de trabajo de los pueblos indígenas y tribales y su derecho a la tierra y al territorio, a la salud y a la educación.

La convención ILO 169 es la más importante ley internacional que garantiza los derechos indígenas.

Protocolo de Nagoya: es un tratado internacional que se basa y apoya la aplicación de la Convención sobre Diversidad Biológica (CDB), en particular de uno de sus tres objetivos, la participación justa y equitativa en los beneficios derivados de la utilización de los recursos genéticos. Se tratan de un acuerdo hito en la gobernanza de la biodiversidad y resulta relevante a diversos sectores comerciales y no comerciales relacionados con la utilización y el intercambio de recursos genéticos. El Protocolo de Nagoya se adoptó en la COP 10 del CDB en la ciudad japonesa que lleva su nombre y entró en vigor en octubre de 2014.

UNDRIP: la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas regula los derechos individuales y colectivos de los grupos indígenas y aborda también el rol de los estados en relación a la implementación de estos derechos. Fue adoptada en septiembre de 2007 por la Asamblea General de la ONU con el apoyo de 143 países. En su artículo 43 se recoge que «los derechos reconocidos en la presente Declaración constituyen las normas mínimas para la supervivencia, la dignidad y el bienestar de los pueblos indígenas del mundo».

CMNUCC (UNFCC, por sus siglas en inglés): la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático fue acordada el 9 de mayo de 1992 y entró en vigor el 21 de marzo de 1994. En la actualidad, la han ratificado 195 países y su puesta en marcha representó un gran paso, dado que se reconoció que el cambio climático es real. La Convención reconoce que es un documento “marco”, es decir, un texto que debe enmendarse o desarrollarse con el tiempo para que los esfuerzos frente al calentamiento atmosférico y el cambio climático puedan orientarse mejor y ser más eficaces. La primera adición al tratado fue el Protocolo de Kioto, aprobado en 1997.

REDD: Programa de las Naciones Unidas para la Reducción de Emisiones de Carbono causadas por la Deforestación y Degradación de los Bosques (UN-REDD, por sus siglas en inglés), es una iniciativa implementada por tres agencias de las Naciones Unidas: el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Fue oficialmente lanzado en septiembre 2008.

A pesar de que el listado de países que aparece en la infografía está incompleto, tal y como advierte su propia autora, seguiremos la pista a sus actualizaciones porque nos ha parecido un recurso muy útil para conocer el grado de compromiso de las distintas naciones del mundo en la legislación internacional sobre los bosques.

Fuente: Cobi Smith.

Deja un comentario