PUMA comprueba su sistema de contabilidad para la sostenibilidad

La compañía matriz de PUMA, PPR, presenta las conclusiones del nuevo sistema de contabilidad llevado a cabo, convocando a expertos independientes para que revisen su nueva cuenta de resultados con componente ambiental.

Ya nos hacíamos eco de esta iniciativa cuando PUMA presentó su nuevo etiquetado para productos. Ahora además, los “friquis” de la sostenibilidad  ya tienen un nuevo póster estos días en forma de PUMA. El año pasado, la marca de ropa deportiva alemana y calzado irrumpió en la escena con un innovador sistema de contabilidad. Lanzada como la “nueva” cuenta de resultados ambiental (EP & L), PUMA con esta métrica ha resuelto el reto de poner un valor económico a su uso del “capital natural”. ¿El resultado? 145 millones de euros. PUMA continuó  este informe inicial con un segundo estudio en octubre, donde de nuevo  formuló una forma similar en euros y centavos donde se incluían la cifra de los impactos ambientales de sus diferentes líneas de productos. La sostenibilidad de los ‘expertos’ caía la baba.

Pero en palabras de los expertos ¿es correcta la nueva metodología? A su cargo, la empresa matriz de PUMA, PPR, convocó a un grupo de expertos independientes para revisarla . Sus conclusiones, publicadas esta semana, se han convertido en una lectura fascinante. Expertos, encabezados por PwC y TruCost, sostienen que PUMA ha marcado un “primer paso” definitivo. Dicho esto, el veredicto general ha sido unánime fue que PUMA “claramente aplicado métodos de valoración creíbles”.

Como herramienta de gestión empresarial, EP & L ha salido con nota. El panel de expertos consideró la metodología como un activo valioso para la toma de decisiones estratégicas, así como para proporcionar ideas sobre negocios potenciales con riesgos relacionados con el uso del capital natural. En caso de PUMA, por ejemplo, ha permitido a la empresa evaluar la intensidad del uso del agua de sus materias primas y mapear de forma que se pueda evitar por ejemplo la producción de algunos artículos donde el recurso agua sea imprescindible, en regiones donde la disponibilidad de agua sea un problema o donde pueda serlo en el futuro. La transparencia es otro de los grandes beneficios de la nueva herramienta. Informar sobre los resultados evidencia el compromiso con las partes interesadas.

 

Sin embargo, el informe final, también ha puesto de manifiesto las dificultades que supone realizar un esfuerzo como este. La información primaria es a menudo inexistente o desagregada. Muchas estadísticas, por ejemplo, sólo están disponibles a nivel nacional, en lugar de ser específicas de cada lugar. Esto significa que la metodología se basa principalmente en el uso de técnicas de estimación.

Dos importantes retos esperan a PUMA si la contabilidad del capital natural va a ser más que una flash puntual. La primera se centra en la normalización. EP & L como enfoque global es poco probable que sea utilizado por más compañías a menos que se desarrolle una metodología más accesible.

La segunda cuestión gira en torno a la participación. La normalización debe ayudar a frenar el  escepticismo inicial. Alinear esta iniciativa con otras afines como el TEEB para desarrollar marcos de colaboración entre empresas, también ayudaría.

Las mayores críticas se han centrado en la participación y en el coste de esta iniciativa. La realización de un EP & L no es ni barato ni fácil. Las empresas serán propensas a unirse si pueden ver beneficios tangibles. Éstas se centrarán principalmente en torno a la metodología con potencial como herramienta para la toma de decisiones.

Desde luego, lo que si a conseguido PUMA, es liderar a nivel mundial la iniciativa de tener en cuenta el Capital Natural en pos de la sostenibilidad, y eso, no es baladí.

 

Fuente: The Guardian  

Deja un comentario