Por qué el capital natural marca la diferencia en la forma en que abordamos los problemas medioambientales

 

Dieter Helm, del Departamento de Economía de la Universidad de Oxford, explica en el siguiente vídeo realizado por Journal Experimental Botany sobre «Capital natural, biodiversidad y restauración ecológica» por qué importa el capital natural y por qué marca una diferencia en la forma en la que abordamos los problemas medioambientales, en particular la conservación y la restauración.

El experto británico aclara que el capital natural es un concepto central organizacional que facilita la satisfacción de los criterios en materia de sostenibilidad mediante la incorporación de la biodiversidad y los ecosistemas a la economía.

El experto británico aclara que el capital natural es un concepto central organizacional que facilita la satisfacción de los criterios en materia de sostenibilidad mediante la incorporación de la biodiversidad y los ecosistemas a la economía.

Durante su exposición, define qué significa capital natural, qué tipos existen y de qué manera está vinculado a la sostenibilidad. Además, ofrece un marco en el que deberíamos intentar abordar el capital natural, denominado de «normas agregados»; explica cómo establecer la conservación y restauración del capital natural y finaliza con una serie de aplicaciones destacadas en las plantas.

«Comenzando por el principio, el capital natural son todos los materiales que la naturaleza nos provee de forma gratuita». Existen varias clases de capital natural:

– No renovable, como el petróleo o el gas, que solo podemos utilizarlos una vez. Por lo tanto, si los utilizamos en nuestra generación, otras generaciones futuras no podrán disfrutar de sus beneficios, por lo que tendremos que compensarlas.

– Renovable: aquellos retazos de capital natural que son capaces de renovarse a sí mismos si cuidamos de manera adecuada de ellos y no los agotamos demasiado rápidamente.

El capital natural es un enfoque basado en activos, que considera la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas como parte del balance económico, lo que requiere de manera natural que analicemos qué activos son de riesgo y de qué manera se garantiza su mantenimiento y se frena su disminución.

Todo esto está vinculado con el concepto de crecimiento sostenible. «Sin capital natural, sin un mantenimiento adecuado de los activos del capital natural no podrá haber realmente crecimiento económico. Asimismo, cualquier medida del crecimiento económico consideración económica importante ha de tomar en serio el capital natural», advierte Helm.

En cuanto a las categorías del capital natural, no renovable y renovable, es el capital natural renovable el que cuenta. Y lo que tenemos que hacer al respecto, es tratar de que los científicos especializados en plantas, biólogos, ecologistas, etc., tengan en cuenta estos activos cada día como parte de su ciencia. Se trata de identificar los umbrales por debajo de los cuales la disminución del capital natural renovable provocaría que este no puede seguir adelante, como en el caso de una acusada pérdida de hábitats y especies.

Helm también subraya la importancia de identificar los activos que están en riesgo de desaparición, de aquellos que necesitan una atención desde el punto de vista económico de modo que puedan ser protegidos para evitar que perdamos la posibilidad de beneficiarnos de sus servicios por siempre en un futuro.

«El coste de perder especies y hábitats que la naturaleza nos aporta gratuitamente no solo supone un coste ahora, sino también para las futuras generaciones», hace hincapié el experto de la Universidad de Oxford.

Otro de los aspectos sobre los que llama la atención Helm es la necesaria dedicación de esfuerzos a la preservación y mantenimiento de los activos del capital natural en riesgo como garantía de un crecimiento sostenible.

A continuación te dejamos el vídeo por si te interesa profundizar más sobre la regla del crecimiento sostenible, que básicamente se centra en evitar la pérdida total de los recursos naturales, el marco que propone para abordar adecuadamente el capital natural y cómo establecer la conservación y restauración del capital natural de forma sostenible.

 

Fuente: Journal Experimental Botany.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.