Perspectiva sobre las políticas nacionales que abordan la basura marina

Los especialistas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) han elaborado un informe sobre las políticas nacionales y subnacionales existentes en el marco de la UE que abordan la basura marina. La investigación propone medidas sobre de qué manera los Estados miembros podrían impulsar la acción para acabar con el problema global de los desechos plásticos y garantizar así la supervivencia de especies y ecosistemas marinos.

 

En su informe sobre políticas nacionales y subnacionales de los UE-28 que abordan la basura marina, la UICN propone medidas para impulsar la acción para acabar con el problema global de los desechos plásticos y garantizar así la supervivencia de especies y ecosistemas marinos.Los desechos plásticos están afectando cada vez más al medioambiente marino y se están convirtiendo en uno de los problemas más desafiantes para las especies y ecosistemas marinos y costeros mundiales y europeos. La creciente evidencia científica y el aumento de la conciencia pública sobre las fuentes de basura por plásticos y su impacto en los entornos marinos y costeros demuestran la necesidad de una acción mayor a escala europea.

En diciembre de 2015, la Comisión Europea adoptó un Plan de Acción de la UE para la Economía Circular. En un esfuerzo por abordar el problema de la basura marina plástica, la Comisión Europea ha lanzado su Estrategia sobre Plásticos, cuya adopción se prevé para finales de este año.

Los especialistas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza han elaborado un informe sobre las políticas nacionales y subnacionales existentes en el marco de la UE que abordan esta cuestión en los Estados miembros de la UE, incluidas las recomendaciones para reducir la basura marina en Europa. Y es que la importancia del problema de las basuras marinas de plástico es abrumador. Sin embargo, todavía hay importantes brechas en el conocimiento, especialmente sobre las publicaciones globales que abordan los microplásticos. Este informe aspira a contribuir a eliminar esa laguna y a llamar la atención sobre este problema que requiere una acción inmediata, porque las evidencias así lo demuestran:

– Más de 300 millones de toneladas de plástico se producen cada año para su uso en una amplia variedad de aplicaciones.

– Al menos 8 millones de toneladas de plástico terminan en nuestros océanos cada año, y constituyen un 80 % de todos los desechos marinos, desde las aguas superficiales hasta los sedimentos de aguas profundas.

– Las especies marinas ingieren o se enredan en desechos plásticos, lo que causa lesiones graves y muertes. Se estima que, para 2050, un 99 % de las aves marinas habrá ingerido plásticos o se puede habrán enredado en artículos desechados de plástico.

– El plástico también atrae sustancias químicas y sustancias tóxicas que tienen un impacto negativo en la vida marina.

– La contaminación derivada del plástico amenaza la seguridad y calidad de los alimentos, la salud humana, el turismo costero y contribuye al cambio climático.

– Las principales fuentes de plástico marino provienen de la tierra, desde la escorrentía urbana y pluvial, desbordamientos de alcantarillas, visitantes de las playas, eliminación y gestión inadecuada de residuos, actividades industriales, construcción y vertimientos ilegales. El plástico basado en el océano tiene su origen principalmente en la industria pesquera, las actividades náuticas y la acuicultura.

– El plástico nunca desaparece. No se biodegrada. Por el contrario, bajo la influencia de la radiación solar de los rayos UV, el viento, las corrientes y otros factores naturales, simplemente se fragmenta en partículas pequeñas, denominadas microplásticos (partículas de menos de 1 a 5 mm) o nanoplastos (partículas de menos de 1 mm). Es posible encontrar microplásticos en productos marinos para consumo humano, como en la sal marina.

– Existe una necesidad urgente de explorar el uso de los acuerdos internacionales jurídicamente vinculantes existentes para abordar la contaminación por plástico marino.

– El reciclaje y la reutilización de productos de plástico y el apoyo a la investigación e innovación para desarrollar nuevos productos para reemplazar los plásticos de un solo uso también son necesarios para prevenir y reducir la contaminación del plástico.

Ya existen algunas respuestas políticas a este crítico desafío ambiental, incluso a escala mundial a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en concreto, a través del n.º 14. Desde las Naciones Unidas se ha lanzado la campaña #CleanSeas y las discusiones sobre un instrumento futuro legal internacional para abordar el problema forman parte de la agenda global.

En la Unión Europea, el problema de la basura marina está también comenzando a ser abordado. Por un lado, en el contexto del trabajo sobre la economía circular, especialmente, a través de la Estrategia de la UE sobre Plásticos; y por otro lado, a través de la Directiva marco de la Estrategia Marina, que incluye eliminar los desperdicios marinos como uno de los criterios para lograr un buen estado del medioambiente marino europeo.

El objetivo de este informe es proporcionar una visión general de los instrumentos jurídicos nacionales relacionados con la protección del medioambiente marino y la gestión de la contaminación plástica existentes en todos los Estados miembros de la Unión Europea. El documento no pretende brindar un visión general de todas las políticas relacionadas con la basura marina de la UE-28, sino que se basa en la información recabada de los Estados miembros de la UE sobre las políticas existentes que abordan directamente la basura marina a escala nacional.

Al hacer clic en la imagen, podrás descargarte el informe de la UICN en formato PDF desde nuestra Biblioteca.

 

La creciente evidencia científica y el aumento de la conciencia pública sobre las fuentes de la basura marina y su impacto en los entornos marinos y costeros demuestran la necesidad de una acción mayor a escala europea.

Fuente: UICN.

Deja un comentario