Parlamento y Consejo europeos acuerdan revisar el sistema de comercio de emisiones para acelerar su recorte y cumplir con París

El Parlamento y el Consejo Europeos han llegado a un acuerdo provisional para revisar el sistema de comercio de derechos de emisión de la UE (RCDE UEEU ETS, por su acrónimo inglés—) para el periodo posterior a 2020. Con ello, se pretende que la Unión Europea logre cumplir una parte importante de los compromisos adoptados con la firma del Acuerdo de París para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 40 % para 2030.

 

 

La revisión acordada del EU ETS propone  acelerar la reducción de emisiones y fortalecer la Reserva de Estabilidad del Mercado para impulsar la reducción del exceso de oferta actual de derechos de emisión en el mercado de carbono.Este acuerdo llega después de dos años de negociaciones derivadas de la propuesta de la Comisión Europea de revisar el RCDE UE en julio de 2015.

El comisario de Acción y Energía del Clima, Miguel Arias Cañete, aseguró tras el anuncio de esta decisión que «el acuerdo histórico de hoy demuestra que la Unión Europea está convirtiendo su compromiso y ambición de París en acciones concretas. Al aportar la legislación necesaria para fortalecer el sistema de comercio de emisiones de la UE y cumplir nuestros objetivos climáticos, Europa es una vez más líder en la lucha contra el cambio climático. Esta legislación hará que el mercado europeo de emisiones de carbono sea adecuado para su propósito. Acojo con agrado el régimen sólido de fuga de carbono que se ha acordado y las medidas para fortalecer aún más la Reserva de Estabilidad del Mercado».

El EU ETS limita el dióxido de carbono (CO2) emitido por más de 11 000 instalaciones del sector energético y la industria intensiva en energía a través de un sistema cap-and-trade (de límites máximos) basado en el mercado.

Sobre la base de la propuesta de la Comisión, las principales mejoras acordadas por el Parlamento y el Consejo incluyen:

– Cambios significativos en el sistema, con el fin de acelerar la reducción de emisiones y fortalecer la Reserva de Estabilidad del Mercado para impulsar la reducción del exceso de oferta actual de derechos de emisión en el mercado de carbono.

– Salvaguardas adicionales para proporcionar a la industria europea protección adicional, en los casos necesarios, contra el riesgo de fuga de carbono.

– Varios mecanismos de apoyo para ayudar a la industria y el sector de la energía a enfrentar los desafíos de innovación e inversión de la transición hacia una economía baja en carbono.

A día de hoy, el RCDE UE opera en 31 países (los 28 países de la UE e Islandia, Liechtenstein y Noruega) y también limita las emisiones de las compañías aéreas que operan entre esos países. Abarca aproximadamente un 45 % de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE.

Tras el acuerdo político fruto de la negociación a tres bandas entre el Parlamento, el Consejo y la Comisión Europea, el texto deberá ser formalmente aprobado por el Parlamento Europeo y el Consejo. Una vez respaldados por ambos colegisladores, la Directiva revisada de la UE sobre el RCDE se publicará en el Diario Oficial de la Unión y entrará en vigor 20 días después de su publicación.

Luz verde al acuerdo entre Suiza y la UE para vincular sus mercados de emisiones

El Consejo de Europa adoptó una decisión la semana pasada que autoriza la firma, en nombre de la Unión Europea, de un acuerdo entre la UE y la Confederación Suiza que vincula sus respectivos sistemas de comercio de derechos de emisión (ETS). Se prevé que la firma del acuerdo tendrá lugar pronto. De momento, el Consejo remitirá el texto acordado al Parlamento Europeo para que dé su consentimiento de firmar el acuerdo.

Este acuerdo será mutuamente beneficioso para la UE y la Confederación Suiza, dado que permitirá a ambas partes alcanzar sus objetivos de reducción de emisiones, especialmente los compromisos asumidos en virtud del Acuerdo de París.

Esta vinculación de los dos ETS ayudará a fortalecer el funcionamiento de los respectivos sistemas, mejorar los precios del carbono y, en última instancia, crear un mercado internacional de carbono consistente.

Fuente: Comisión Europea.

 

Deja un comentario