Oportunidades de negocio de los retos del capital natural

Los expertos del Cambridge Institute for Sustainability Leadership (CISL) han estado trabajando en un proyecto de colaboración en el que han participado la totalidad de sus empresas miembros para facilitar información rigurosa y fiable que les permita conocer y evaluar su exposición a los riesgos relacionados con su dependencia del capital natural.

El informe recoge datos que permiten a las empresas comprender ampliamente las dependencias críticas que su actividad tiene de los recursos naturales, así como métodos para establecer prioridades.

El análisis llevado a cabo ha derivado en la publicación del informe Doing Business with Nature (Haciendo negocio con la naturaleza), que aporta datos suficientes que permiten a las empresas comprender ampliamente las dependencias críticas que su actividad tiene de los recursos naturales, así como métodos para establecer prioridades. Además, las páginas del documento también incluyen toda una serie de datos útiles y complementarios basados en las evaluaciones realizadas en las distintas compañías miembros del CISL para garantizar el suministro de materias primas.

Se trata de una iniciativa en línea con la demanda de los distintos inversores y grupos de interés de las firmas participantes, que requieren conocer si sus empresas pueden demostrar que están midiendo los riesgos asociados al capital natural y si los están gestionando de manera adecuada.

El informe explora los impactos comerciales y la dependencia del agua, la biodiversidad y el suelo y realiza una revisión de los enfoques actuales relacionados con la gestión del capital natural. Se trata de un trabajo colaborativo cuyas principales conclusiones también se han recogido en una infografía.

Las oportunidades de negocio asociadas a los retos del capital natural

En concreto, en la infografía se ilustran cuáles son las oportunidades de negocio asociadas a los retos que las compañías que tienen una fuerte dependencia de los recursos naturales pueden aprovechar.

Para empezar, se exponen los principales retos: La cantidad y calidad de los tres elementos clave del capital natural, se están degradando a un ritmo alarmante, lo que se traduce en un impacto importante en los negocios: el agua, la biodiversidad y el suelo.

La mitad de las poblaciones de mamíferos, peces, aves, reptiles y anfibios se han perdido desde 1970, advierte el documento. El coste total anual derivado de esta pérdida de biodiversidad y de la degradación de los ecosistemas supone el 7,5 % de PIB mundial.

A esto hay que sumar que un quinto de los acuíferos del planeta están siendo sobreexplotados. El 68 % de las compañías que participaron en el análisis realizado por el CISL reconocieron que el agua representa un riesgo sustancial para sus respectivos negocios.

Por otra parte, 10 millones de hectáreas de tierra cultivable está sufriendo erosión y degradación año tras año. Métodos agrícolas que no son sostenibles están provocando una la extracción de la capa de nutrientes del suelo entre 10 y 40 veces más rápido que como consecuencia de un proceso natural. Esto también implica importantes consecuencias negativas para la productividad de las empresas.

¿Cuáles son las oportunidades?

Cuando las interacciones con estos tres elementos se realizan de forma sostenible, esto deriva en beneficios tangibles para los negocios: los costes y riesgos se reducen, la imagen corporativa mejora y la generación de beneficio y rentabilidad es mayor.

 

La cantidad y calidad de los tres elementos clave del capital natural, se están degradando a un ritmo alarmante, lo que se traduce en un impacto importante en los negocios: el agua, la biodiversidad y el suelo.

 

 

Entre las empresas participantes en el proyecto, están Asda, Anglian Water, Ingredion, Mondi, Nestlé, Olam y VOLAC.

Fuente: CISL.

Deja un comentario