Nueva iniciativa para impulsar el papel vital de los bosques para mejorar la calidad y el suministro de agua

Coincidiendo con el recientemente conmemorado Día Internacional de los Bosques, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) puso en marcha en colaboración con la Unión Africana (UA) una nueva iniciativa que tiene como objetivo impulsar el papel fundamental de los bosques para mejorar la calidad y el suministro de agua.

 

Coincidiendo con el recientemente conmemorado Día Internacional de los Bosques, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) puso en marcha en colaboración con la Unión Africana (UA) una nueva iniciativa que tiene como objetivo impulsar el papel fundamental de los bosques para mejorar la calidad y el suministro de agua.

Así, el programa se centra específicamente en la estrecha relación entre los bosques y el agua y buscará formas de promover la seguridad hídrica en ocho países de África occidental: Gambia, Guinea, Guinea-Bissau, Mali, Mauritania, Níger, Senegal y Sierra Leona. Para ello, expertos de la FAO trabajarán con las comunidades locales para aumentar su concienciación sobre la interacción entre los bosques y el agua y ayudarles a integrar la gestión forestal en sus prácticas agrícolas con el fin de mejorar el suministro hídrico.

Los bosques pueden contribuir a mejorar la disponibilidad de agua, especialmente en los países con escasez de este preciado recurso, donde está adquiriendo cada vez una mayor importancia a la hora de hacer frente al cambio climático.

«Los desafíos son muchos, pero el objetivo está muy claro: garantizar la gestión sostenible de los recursos forestales e hídricos del planeta», aseguró el director general de la FAO, José Graziano da Silva, durante la presentación de la iniciativa. «Promover la restauración forestal y evitar la pérdida de bosques requerirá un aumento significativo del nivel de fondos y de financiación innovadora, incluyendo de fondos privados y los inversores tradicionales, en los próximos años», advirtió.

Por su parte, el director general adjunto de la FAO para los Bosques, René Castro, apuntó que «el papel de los bosques para el agua es cada vez más importante en relación al cambio climático, con una mayor incidencia de eventos climáticos extremos como inundaciones y sequías y el aumento de la inseguridad hídrica». «El nuevo programa que hemos lanzado tiene como objetivo mostrar que la actividad forestal no siempre compite por el agua con la agricultura y el desarrollo urbano, sino que, por el contrario, puede abordar los problemas de seguridad hídrica y alimentaria y producir paisajes más resilientes».

La nueva iniciativa de la FAO arranca con un primer objetivo: crear «un marco de monitoreo de los bosques y el agua para ayudar a los países a evaluar los beneficios potenciales de los bosques en relación a los recursos hídricos. Ello implica el desarrollo de un conjunto de indicadores de seguimiento normalizados y métodos de campo para identificar qué intervenciones de manejo forestal se traducen en una mejor calidad del agua y en un mejor suministro. Estos datos se utilizarán a su vez para desarrollar prácticas y políticas mejor informadas y poder aprovechar todo el potencial de los bosques en la mejora del abastecimiento de agua», detalla la información divulgada por la FAO.

El marco de seguimiento se pondrá a prueba en las tierras altas de Fouta Djallon, en África occidental. Su desarrollo cuenta con el apoyo financiero del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM).

Fuente: FAO.

Deja un comentario