Más de un tercio de los adultos del mundo nunca ha oído hablar de cambio climático

Un reciente informe basado en una encuesta global llevada a cabo por la empresa Gallup en 2007 y 2008 en 119 países determina que más de un tercio de los adultos del mundo nunca ha oído hablar de cambio climático y que en algunos países como Sudáfrica, Bangladesh y Nigeria esta tasa se eleva a más de las dos terceras partes de la población adulta.

En América del Norte y Europa, la tasa de sensibilización sobre cambio climático asciende al 90 %.

En el lado opuesto, los ciudadanos de Japón, Estados Unidos y Finlandia son los que más sensibilizados están. En concreto, el 99 % de los encuestados en la nación asiática respondió positivamente a la pregunta de si son conscientes de la existencia de este fenómeno global, mientras que este porcentaje fue del 98 % en el caso de los ciudadanos del país norteamericano y del europeo.

En América del Norte y Europa, la tasa de sensibilización sobre cambio climático asciende al 90 %. Por el contrario, en los países en desarrollo los porcentajes son mucho más bajos. Por ejemplo, el 47 % de los encuestados en Filipinas aseguraron ser conscientes del cambio climático, mientras que en India el porcentaje se situó en el 35 % y en Egipto en el 25 %. Los niveles más bajos sobre conciencia ciudadana en esta materia se registraron en Liberia, donde apenas 21 % de los participantes en la encuesta afirmó conocer este fenómeno.

Tal y como subrayan los autores del informe Predictores de la conciencia pública sobre el cambio climático y la percepción del riesgo en todo el mundo (Predictors of public climate change awareness and risk perception around the world), que abarca a más del 90 % de la población del planeta y cuyos resultados han sido publicados en la revista Nature Climate Change, la educación es el factor principal de la conciencia pública sobre el cambio climático. Asimismo, añaden que una mejor educación básica y la comprensión pública sobre el cambio climático son vitales para obtener apoyo para la acción climática.

La encuesta preguntó a la gente: «¿Cuánto sabes sobre el calentamiento global o cambio climático?». Aquellos que eran conscientes del problema respondieron a su vez a otra cuestión de seguimiento: «¿Cómo de grave es la amenaza del calentamiento global para usted y su familia?».

A pesar de que la conciencia parece ser menor en los países en desarrollo, en los casos en los que los ciudadanos reconocieron estar informados sobre el cambio climático, también aseguraron estar muy preocupados por este fenómeno.

En este sentido, en Sudamérica y numerosos países africanos y asiáticos se registraron multitud de contestaciones que reconocían que el cambio climático es una amenaza muy grave. Así, el 99 % de los encuestados en Ecuador pensaban de este modo, mientras que en Bangladesh y Trinidad Tobago este porcentaje fue del 98 %.

Por su parte, la preocupación en los países occidentales como Reino Unido (71 %), Alemania (65 %) y Estados Unidos (64 %) es menor que su concienciación, mientras que las naciones en las que el cambio climático es considerado una amenaza en menor medida son China (36 %), Islandia (37 %) y Estonia (39 %).

La educación, factor clave

Los investigadores han tratado de saber por qué la conciencia y la preocupación sobre el cambio climático difiere entre países. Para ello, analizaron respuestas relacionadas con factores sociales, económicos y de comportamiento para ver si estaban vinculados, entre ellos la edad, el nivel educativo, la ubicación urbana o rural, los ingresos, el acceso a las comunicaciones, y la participación en asuntos cívicos y ambientales.

Los resultados sugieren que aquellos países en los que existe un nivel de educación más alto son más propensos a ser conscientes del cambio climático.

Los resultados sugieren que aquellos países en los que existe un nivel de educación más alto son más propensos a ser conscientes del cambio climático. Otros factores importantes a la hora de contar con una mayor sensibilización sobre este fenómeno son la existencia de un buen acceso a las comunicaciones y el nivel de ingresos.

A este respecto, el nivel de ingresos fue el predictor más alto de la conciencia sobre el cambio climático en siete países.

Por otro lado, los responsables de la encuesta subrayan que la educación fue un factor menos determinante sobre la sensibilización en materia de cambio climático en aquellos casos en los que los encuestados consideraron este fenómeno como una amenaza. Sin embargo, la educación es un factor fundamental en aquella situación en la que los encuestados consideran que el cambio climático es causado por el hombre.

Experimentar cambios en la temperatura en su área local fue reconocido con el factor más determinante en muchos países africanos y asiáticos.

Según los resultados, todos estos factores están relacionados con la sensibilización y la preocupación sobre el cambio climático pero no demuestran con certeza que lo causan, tal y como destacan los doctores y autores del informe Tien Ming Lee, de la Universidad de Columbia (Estados Unidos), y Anthony Leiserowitz, de la Yale School of Forestry and Environmental Studies.

«Se necesitan datos experimentales para demostrar el papel de un factor particular, pero la relación tiene mucho sentido intuitivo. Si no se tiene educación o alfabetización, es muy difícil participar o seguir un discurso global sobre un problema que a menudo se describe en el lenguaje de la ciencia y la política mundial».

Al analizar los resultados recabados, los investigadores concluyen que a medida que las personas tengan un mayor nivel de educación y comiencen a experimentar los patrones climáticos más inusuales, la conciencia y la preocupación sobre el cambio climático aumentará previsiblemente en todo el mundo.

Promover la educación ayudaría a acelerar este proceso, hace hincapié el documento. «Por lo tanto, la inversión en la educación primaria y secundaria puede ser una herramienta eficaz para aumentar la conciencia y la percepción de riesgo del cambio climático».

Fuente: Carbon Brief.

Un comentario en “Más de un tercio de los adultos del mundo nunca ha oído hablar de cambio climático

  1. La educación es clave para hacer frente al problema del cambio climático, pero la disposición que muestran los líderes políticas creo que también es un factor a tener en cuenta. Si los dirigentes de un país muestran interés en mitigar este fenómeno impulsando acciones y políticas acordes, los ciudadanos también mostrarán una mayor disposición. En este sentido, me gustaría traer a colación un reciente artículo de George Monbiot en el diario The Guardian (http://www.theguardian.com/commentisfree/2015/jul/21/islamic-extremism-cameron-struggle-generation) en el que critica el desmedido interés en la lucha contra el Ejército Islámico cuando el cambio climático, la contaminación u otra serie de factores muchos más cotidianos causan muchas más muertes y son mucho más peligrosas.

Deja un comentario