Más de 100 países urgen un libro de reglas del Acuerdo de París robusto, aplicable por todos, transparente, que cubra todos los aspectos de la mitigación y la adaptación

El Consejo de Ministros de África, el Caribe, el Pacífico y la Unión Europea (ACP-UE), que representa a 107 países, firmó a finales de la semana pasada una declaración conjunta que urge la elaboración de un libro de reglas del Acuerdo de País robusto, completo y preserve la integridad del pacto universal. Además, el texto aboga por que el libro de reglas cubra todos los aspectos de la mitigación, la adaptación y los medios de implementación y apoyo de manera adaptada y equilibrada, sea aplicable por todas las Partes y proporcione un marco de transparencia común para el seguimiento del progreso.

 

La declaración conjunta firmada por 107 países urge la elaboración de un libro de reglas del Acuerdo de País robusto, completo y preserve la integridad del pacto universal. Además, el texto aboga por que el libro de reglas cubra todos los aspectos de la mitigación, la adaptación y los medios de implementación y apoyo de manera adaptada y equilibrada, sea aplicable por todas las Partes y proporcione un marco de transparencia común para el seguimiento del progreso.En el texto acordado, los ministros firmantes reconocen «con gran preocupación que los efectos agregados actuales de las Contribuciones Nacionales Determinadas (CDN) no son suficientes para encaminarnos hacia el objetivo a largo plazo de mantener el aumento de la temperatura media global muy por debajo de 2º C respecto a los niveles preindustriales y realizar esfuerzos para limitarlo a 1,5 ° C».

También recuerdan la creciente frecuencia y gravedad de los desastres relacionados con el clima que han afectado a muchos países ACP, como el ciclón tropical Gita en el Pacífico, los huracanes Irma y María en el Caribe y la reciente sequía en el cuerno y el sur de África.

En este contexto, reafirman sus compromisos para fortalecer la respuesta global a la amenaza del cambio climático de todos los países y para avanzar en el logro de los objetivos a largo plazo del Acuerdo de París. Así, reconocen «la necesidad urgente de crear entornos propicios a través de marcos regulatorios e invertir en futuros cambios transformadores».

Aun conscientes de que numerosas naciones han hecho esfuerzos para implementar el Protocolo de Kioto, alientan a aquellas que aún no lo hayan hecho a que ratifiquen la Enmienda de Doha. Asimismo, «aprecian el creciente impulso mundial para acelerar la transición hacia un desarrollo bajo en emisiones de gases de efecto invernadero y economías resilientes al clima» e invitan a las Partes «a preparar estrategias a largo plazo para 2020».

Por otro lado, se muestran interesados en conocer los resultados de las investigaciones y análisis en proceso del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático y, en particular, del Informe Especial sobre el Calentamiento Global en un escenario de aumento de la temperatura global en 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales y las trayectorias de las emisiones de GEI relacionadas.

Los 107 países dan la bienvenida al lanzamiento del Diálogo de Talanoa para hacer un balance de los esfuerzos colectivos de las Partes en relación con el progreso hacia el objetivo a largo plazo de la temperatura global y para informar la preparación de Contribuciones Nacionales Determinadas, de conformidad con el Artículo 4.8 del Acuerdo de París.

Otro de los acuerdos destacados en la declaración solicita al Grupo de Trabajo Especial sobre el Acuerdo de París que acelere la finalización de su programa para cumplir su mandato en la vigésima cuarta sesión de la Conferencia de las Partes (COP 24) en Katowice (Polonia), que tendrá lugar del 3 al 14 de diciembre próximos.

La declaración hace hincapié en que el libro de reglas acordado para la implementación del Acuerdo de París debería:

— Ser robusto, completo y preservar la integridad del Acuerdo de París.

— Cubrir todos los aspectos de la mitigación, la adaptación y los medios de implementación y apoyo de manera adaptada y equilibrada, de conformidad con el mandato del pacto universal sobre cambio climático.

— Ser aplicable por todas las Partes.

—Proporcionar un marco de transparencia común para el seguimiento del progreso, con flexibilidad incorporada para tener en cuenta las diferentes capacidades y construir sobre la experiencia colectiva.
Los firmantes de la declaración recuerdan que el Acuerdo de París se implementará para reflejar la equidad y el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas y capacidades respectivas, a la luz de las diferentes circunstancias nacionales.

El Consejo de Ministros ACP-EU acoge de buen grado la decisión alcanzada en la pasada COP23 de organizar el Diálogo de Expertos de Suva, cuyos miembros se reunieron a principios de mayo en Bonn. Este diálogo busca explorar un amplio abanico de información disponible, aportes y puntos de vista sobre formas de facilitar la movilización y obtención de experiencia y mejorar el apoyo, incluidas las finanzas, la tecnología y la creación de capacidades, para evitar, minimizar y abordar las pérdidas y daños asociados con los efectos adversos del cambio climático, incluidos los fenómenos meteorológicos extremos y los acontecimientos de lenta aparición.

Por último, en el texto se da la bienvenida al lanzamiento de dos programas del Grupo de Estados de ACP, ambos con apoyo financiero del Fondo Europeo de Desarrollo: por un lado, el Intra-ACP Global Change Alliance Alliance Plus (2018-2022), una iniciativa del, financiada con 70 millones de euros para apoyar a los Estados miembros de ACP a abordar mejor el cambio climático. Y, por otra parte, el Intra-ACP Climate Services Programme, que cuenta con una financiación de 85 M€ para fortalecer las capacidades de las organizaciones hidrometeorológicas regionales para aprovechar el pleno y abierto acceso a datos de alta resolución e información de valor agregado del Programa de Observación de la Tierra de la UE (Copernicus).

Reiteramos nuestro compromiso de aprovechar nuestros esfuerzos conjuntos que apoyan la ambiciosa acción climática y buscar nuevas oportunidades para trabajar juntos y movilizar más inversión hacia la implementación plena y efectiva de la CMNUCC y su Acuerdo de París.

 

Fuente: Consejo de Europa.

 

Deja un comentario