Marco para evaluar cómo las soluciones basadas en la naturaleza pueden ayudar a abordar desafíos clave

Investigadores del Proyecto Eklipse, entre los que se cuentan representantes del CREAF (Centro de Investigaciones Ecológicas y Aplicaciones Forestales), han presentado su primer informe: An impact evaluation framework to support planning and evaluation of nature-based solutions projects (Un marco de evaluación de impacto para apoyar la planificación y evaluación de proyectos basados en la naturaleza). En él, se exponen los pasos necesarios para determinar de qué manera las iniciativas basadas en la naturaleza contribuyen a abordar mejor retos globales como la mitigación del cambio climático, la gestión del agua, la mejora de la calidad del aire, la resiliencia costera, la gestión de espacios verdes y la regeneración urbana, la salud pública y el bienestar.

 

El documento presenta, entre otros ejemplos, el caso de Barcelona, ciudad que ha dado un impulso importante a la mejora del entorno urbano mediante la implantación de medidas para la mejora de la calidad del aire y la resiliencia al cambio climático. En concreto, la Ciudad Condal adoptó soluciones basadas en la naturaleza para hacer frente a estos desafíos, entre las que se cuentan un programa de plantación de árboles en las calles, la asignación de espacios para huertos urbanos o para la conversión de espacios verdes. Eklipse es un proyecto financiado por la Unión Europea surgido para aportar a los responsables de la toma de decisiones información necesaria para realizar las mejores propuestas en materia de conservación de la biodiversidad y de los servicios de los ecosistemas y dar así respuesta a los problemas ambientales de Europa.Disculpa, este contenido está restringido, debes o para acceder.

Deja un comentario