Los seis desafíos ambientales más novedosos que enfrenta el planeta

Frontiers 2017 (Fronteras 2017) es el último informe elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) sobre los desafíos ambientales más novedosos que enfrenta el planeta. El informe abarca seis cuestiones emergentes clave: las Áreas Marinas Protegidas y el desarrollo sostenible; las tormentas de arena y polvo; las soluciones solares fuera de la red; la dimensión ambiental de la resistencia a los antimicrobianos; los nanomateriales y el desplazamiento ambiental.

 

. El informe abarca seis cuestiones emergentes clave: las Áreas Marinas Protegidas y el desarrollo sostenible; las tormentas de arena y polvo; las soluciones solares fuera de la red; la dimensión ambiental de la resistencia a los antimicrobianos; los nanomateriales y el desplazamiento ambiental. Estos seis nuevos temas de interés ambiental tienen consecuencias de alcance mundial. Así, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Océanos, celebrada en junio de 2017, los Estados Miembros reafirmaron su obligación de conservar y utilizar con responsabilidad los océanos, los mares y los recursos marinos en aras del desarrollo sostenible. Uno de los compromisos que se renovó fue el de promover el uso de herramientas de gestión eficaces y adaptadas a cada zona, por ejemplo en las zonas marinas protegidas, que representan una de las mejores opciones para preservar la salud de los océanos.

En el último decenio, países de todo el mundo han ido adoptando medidas encaminadas a designar nuevas zonas marinas protegidas, o ampliar las ya existentes, con miras a salvaguardar los recursos naturales y las funciones ecológicas. Hasta la fecha, alrededor de un 14,4 % de las zonas costeras y marinas del mundo que son competencia de las jurisdicciones nacionales han sido declaradas áreas protegidas, lo que da muestras del compromiso de la comunidad internacional con la protección de esos preciados ecosistemas. En cualquier caso, para que las zonas marinas protegidas sean verdaderamente eficaces, se requiere también una gobernanza sólida en la que participen los usuarios y partes interesadas pertinentes, que influya en su comportamiento y que, en última instancia, mitigue el impacto de las prácticas extractivas. Distribuir de manera equitativa los costos y beneficios de las zonas marinas protegidas es un paso fundamental con vistas a promover un desarrollo sostenible auténtico.

Las tormentas de arena y polvo son otro fenómeno ambiental de consecuencias mundiales: provocan problemas crónicos de salud, dañan la agricultura y la infraestructura, intensifican la erosión del suelo y ocasionan la pérdida de millones de dólares al año. Las tormentas de arena y polvo guardan relación con una serie de cuestiones ambientales y de desarrollo que superan las fronteras nacionales, regionales y continentales.

Varios estudios han observado que la frecuencia de las tormentas de polvo está aumentando en determinados lugares del planeta. Además, existe una relación estrecha entre el uso insostenible de la tierra y el agua y el incremento de las emisiones de polvo. Aplicar estrategias integradas que promuevan la ordenación sostenible del suelo y los recursos hídricos, la restauración de los ecosistemas y la adaptación al cambio climático puede ayudar a reducir y mitigar a largo plazo las amenazas que tienen su origen en las tormentas de arena y polvo.

En 2015, las energías renovables sobrepasaron al carbón en términos de capacidad instalada de producción. Una parte importante de ese crecimiento se atribuye a la energía solar. Se calcula que cada día se instala medio millón de paneles solares. En las zonas de África y Asia donde todavía resulta complicado acceder a una red eléctrica fiable, los sistemas pico fotovoltaicos autónomos se han popularizado con rapidez entre las comunidades sin conexión a la red de zonas tanto rurales como urbanas, sobre todo en los asentamientos informales. Su popularidad se ve impulsada por el descenso pronunciado del precio de los equipos y el servicio, así como por innovadores programas de microcréditos y aplicaciones de banca móvil. Aunque quizá la adopción de sistemas de energía solar de tamaño reducido no represente una solución a largo plazo a la cuestión general de la electrificación y la brecha energética, se trata de una de las numerosas vías de desarrollo alternativas que contribuyen a evitar las emisiones de carbono.

Por su parte, la resistencia a los antimicrobianos ha pasado a formar parte de la agenda internacional como una amenaza para la salud pública y el desarrollo sostenible. En la Asamblea General de las Naciones Unidas celebrada en septiembre de 2016, los jefes de Estado reconocieron que la situación es apremiante, pues el número de enfermedades transmisibles que están desarrollando resistencia a los fármacos disponibles aumenta a un ritmo cada vez mayor.

Así, manifestaron su firme determinación de hacer frente a las causas profundas de la resistencia a los antimicrobianos en todos los sectores, en especial en las esferas de la salud humana, la sanidad animal y la agricultura. Un factor menos conocido, pero significativo, es el rol de los componentes ambientales en el aumento de la resistencia. Los residuos sólidos y las aguas residuales de los hogares y la actividad agrícola terminan con frecuencia en el medio natural, que de ese modo se convierte en una reserva de residuos de antibióticos, patógenos resistentes y otras moléculas con propiedades antimicrobianas que favorecen la proliferación de genes de resistencia en las comunidades microbianas. Con este informe, el PNUMA se propone arrojar luz sobre la dimensión ambiental de esta cuestión y subrayar la necesidad de tener en cuenta la exposición del medioambiente a los antimicrobianos en las iniciativas dirigidas a reducir la resistencia.

Por su parte, los nanomateriales se han hecho un hueco con rapidez en numerosos aspectos de la vida cotidiana. Algunos, como la nanoplata, pueden actuar como agentes antimicrobianos. Los nanomateriales están presentes en todo lo que consumimos con regularidad, desde productos alimentarios, cosméticos, desinfectantes, menaje, artículos para bebés, ropa, tejidos, muebles, productos electrónicos y electrodomésticos.

Si bien la nanotecnología se viene desarrollando desde hace decenios, la investigación constante permite ahora fabricar materiales convencionales a una escala minúscula. Las propiedades únicas de los materiales nanométricos manufacturados ofrecen aplicaciones increíbles. No obstante, han surgido dudas —que solo se han respondido parcialmente— sobre los riesgos para la salud de esos materiales novedosos. De lo que sabemos sobre otras sustancias peligrosas con un tamaño, una forma y una composición química similares cabe extraer algunas lecciones sobre cómo gestionar la exposición, garantizar la seguridad y, al mismo tiempo, disfrutar de los muchos beneficios asociados a los nanomateriales.

Por último, en 2016, unos 31,1 millones de personas se desplazaron en sus propios países debido a los conflictos, la violencia y los desastres naturales —estos últimos fueron responsables del desplazamiento de 24,2 millones de personas—. La aparición repentina de desastres naturales como las tormentas y las inundaciones, y el cambio y la degradación ambiental paulatinos —incluidos la desertificación y la subida del nivel del mar— pueden provocar que ciertas zonas dejen de ser habitables, con el consiguiente desplazamiento temporal o permanente de sus moradores. La mayor conciencia de los riesgos que plantean un entorno y un clima cambiantes exige una planificación adecuada de la adaptación in situ y el diseño de políticas que prevengan o gestionen los desplazamientos humanos.

Pincha sobre la imagen para descargarte el informe completo desde nuestra Biblioteca.

 

Fronteras 2017: nuevos temas de interés ambiental

 

Fuente: UNEP.

Deja un comentario