Los numerosos significados de la no pérdida neta de biodiversidad en la política ambiental

La revista Nature incluye entre sus últimas publicaciones el artículo The many meanings of no net loss in environmental policy (Los numerosos significados de la no pérdida de biodiversidad en la política ambiental), en el que sus autores examinan políticas de no pérdida neta (NPN —no net loss, NNL—) de diversidad biológica, sus metas asociadas e identifican tres formas principales de escenarios de referencia.

 

El presente artículo examina políticas que tienen en consideración la NNL y sus objetivos asociados e identifican tres tipos amplios de escenarios de referencia implicados por las políticas y objetivos de no pérdida neta, tanto generales como de impacto específico. Tal y como apuntan los autores, «no pérdida neta» es una frase que está de moda en la política ambiental. Aplicada a multitud de objetivos medioambientales relacionados con la biodiversidad, los humedales y la capacidad productiva de la tierra, numerosos países y organizaciones han adoptado estrategias de NNL y objetivos relacionados, pero estas metas «a menudo carecen de escenarios de referencia claros: no pérdida neta en comparación con qué», se preguntan los investigadores.

Ante esta disyuntiva, en su artículo examinan políticas que tienen en consideración la NNL y sus objetivos asociados e identifican tres tipos amplios de escenarios de referencia implicados por las políticas y objetivos de no pérdida neta, tanto generales como de impacto específico.

En su análisis, se centran en la base conceptual detrás de los enfoques para revelar la finalidad para la que están diseñados si funcionan perfectamente, a pesar de los muchos desafíos prácticos para la efectividad de las políticas.

Las políticas de NNL son categorizadas en relación con los objetivos políticos generales o con las respuestas a impactos específicos. Asimismo, el documento explora cómo resolver los conflictos existentes entre las políticas globales de no pérdida neta y las específicas de impacto, y mejora la transparencia sobre qué políticas de NNL están realmente diseñadas para lograr la no pérdida neta.

Contexto de la NNL

Los investigadores recuerdan que, a medida que la humanidad lucha y no logra mantenerse dentro de un espacio operativo seguro, un principio cada vez más influyente en la gestión y política ambiental es el de NNL (de biodiversidad, reservas de carbono, calidad del agua, etc.), junto con una familia de términos relacionados y conceptos, como el impacto positivo neto, la deforestación neta cero y la ganancia neta.

La referencia a los resultados netos implica la suposición de que los recursos naturales, la calidad ambiental o la biodiversidad continuarán perdiéndose como consecuencia del desarrollo económico y nuestra creciente huella humana, y que las pérdidas residuales deberían compensarse de alguna manera con ganancias equivalentes en otros lugares. Si cumplen con su objetivo declarado, las políticas de no pérdida neta y de ganancia neta deberían ayudarnos a mantenernos o movernos de nuevo dentro de los límites planetarios.

La NNL y sus objetivos relacionados han surgido para abordar una gama cada vez mayor de objetivos naturales que afectan desde a la cubierta forestal, la biodiversidad y la pesca hasta a la capacidad productiva de la tierra y el carbono.

El término NNL se popularizó por primera vez durante la campaña electoral de George HW Bush en Estados Unidos. Desde entonces, sus objetivos se han ido incorporando cada vez más a las promesas internacionales, las políticas gubernamentales nacionales y regionales, la política voluntaria de sostenibilidad empresarial y los requisitos crediticios de las principales instituciones. Por ejemplo, la Comisión Europea está explorando opciones políticas para una Iniciativa de NNL comunitaria, y países como Francia, Colombia y Perú han introducido recientemente una legislación que incluye sus objetivos. Las políticas de compensación de la biodiversidad que requieren la no pérdida neta de diversidad biológica están vigentes o habilitadas en más de 80 países en la actualidad.

Hablar de NNL o de servicios ecosistémicos suena como un objetivo atractivo. Sin embargo, los conceptos carecen de sentido de forma aislada: es decir, ¿el objetivo de NNL se establece en comparación con qué escenario? Los objetivos políticos relacionados con la no pérdida neta deben especificarse en relación con un posible escenario alternativo: esto es, los escenarios de referencia para el aspecto del entorno al que apunta la política, a lo largo del tiempo y el espacio. Los diferentes escenarios de referencia frente a los que se debe alcanzar la NNL producen resultados completamente diferentes para el medioambiente. La pregunta es, entonces: ¿en relación con qué escenario de referencia biofísico se busca el resultado de no pérdida neta?

El escenario de referencia frente al que se pretende alcanzar la NNL es, en efecto, el resultado objetivo, por lo que el objetivo político que no especifica un escenario de referencia no queda claro. En la práctica, tales escenarios de referencia rara vez se articulan. Por lo tanto, la implementación adecuada de las políticas que luchan por los resultados de NNL se ve socavada por la incapacidad de rendir cuentas de manera robusta para los resultados netos, ya que esto depende completamente del conocimiento del escenario de referencia previsto.

A esto hay que añadir que, según los autores, «la no pérdida neta y los términos relacionados se utilizan indiscriminadamente para describir cuáles son en realidad dos objetivos políticos distintos:

  • Por un lado, una meta global con un amplio alcance, que se aplica a todos los impactos (antropogénicos y naturales, grandes y pequeños) en el objetivo ambiental a través de una jurisdicción, como el compromiso de alcanzar la NNL de biodiversidad para 2020 o la cero deforestación neta para 2015.
  • Y, por otra parte, un objetivo político de impacto específico que se basa en un alcance más restringido, como la compensación de pérdidas de una categoría particular de impactos del desarrollo mediante el uso de compensaciones. Dichas políticas específicas de impacto pueden considerarse, pero no siempre, como una forma de ayudar a alcanzar los objetivos políticos generales.

Aunque el término NNL se usa en ambos casos, el escenario de referencia en el que esto se logra puede ser muy diferente. Por ejemplo, las políticas de compensación de la biodiversidad que tienen un objetivo de no pérdida neta tienden a relacionarse solo con el componente de pérdida causado por el impacto particular en cuestión (por ejemplo, la eliminación de hábitat para dar paso a un proyecto de infraestructura). Por lo tanto, un resultado de NNL exitoso en dicho caso puede significar la existencia de menor biodiversidad que antes del impacto, si aceptamos que habría tenido lugar una disminución de la biodiversidad causada por factores distintos al impacto particular en cuestión. Sin embargo, los objetivos políticos generales parecen implicar un escenario diferente; por ejemplo, que las disminuciones en la biodiversidad objetivo se detendrán, independientemente de lo que las está causando.

«El uso indiscriminado e incondicional de la NNL para describir estos muy diferentes resultados (pero interrelacionados) oscurece el debate político y la capacidad de evaluación. Además, la opacidad de los escenarios de referencia para tales objetivos contribuye a una práctica deficiente en la estimación de pérdidas y ganancias, tanto a nivel de impactos particulares como a través de paisajes o jurisdicciones», advierten los autores.

Ante esta circunstancia, los autores de The many meanings of no net loss in environmental policy (Los numerosos significados de la no pérdida de biodiversidad en la política ambiental) revisan y distinguen en este artículo entre los escenarios de referencia que están implícitos en las políticas de tipo NNL en niveles generales y específicos de impacto. Además, evalúan de forma crítica dichos escenarios de referencia en el contexto de diferentes objetivos políticos y demuestran resultados ampliamente diferentes que implican para las características ambientales a las que se dirigen (por ejemplo, biodiversidad). Finalmente, examinan la interacción entre las políticas generales tipo NNL y las políticas de NNL específicas de impacto, con una guía práctica sobre cómo asegurar que las dos trabajen en armonía, en lugar de en conflicto.

 

Fuente: Nature.

Deja un comentario