Los inversores evitan apoyar empresas con episodios donde su actuación en los terrenos ambiental, social o ético se ha puesto en entredicho

La segunda edición del Observatorio de la Inversión Socialmente Responsable, elaborado por Georgeson, el Club de Excelencia en Sostenibilidad y la revista Funds People, muestra cómo las inversiones que buscan ofrecer rentabilidad de una forma ética ganan peso en España. El documento analiza los aspectos que, según sus autores, marcarán el panorama de la inversión socialmente responsable(ISR) en los próximos años, y destaca que la gestión del riesgo reputacional motiva a algunos tenedores de activos a evitar invertir en empresas con episodios donde su actuación en los terrenos ambiental, social o ético se ha puesto en entredicho.

Los tres aspectos clave sobre los que se fundamentará la ISR en los próximos años son:

– Cómo se están aproximando las empresas del IBEX 35 a los inversores institucionales para explicarles sus prácticas en el ámbito medioambiental, social y ético.

– El mercado de los bonos verdes y las razones de su crecimiento durante los últimos años.

– Evolución de los fondos socialmente responsables en España y Europa y sus estrategias de inversión.

En la introducción del estudio se destaca que el número de inversores institucionales firmantes de los Principios de Inversión Socialmente Responsable creció un 19 % en 2014, al alcanzar la cifra de más de 1300 inversores representantes de más de 45 trillones de dólares de activos bajo su gestión. De acuerdo a los últimos datos de la Global Sustainable Investment Alliance, un 30 % del total de los activos gestionados a escala mundial siguen criterios extra financieros.

Detrás del crecimiento de la inversión socialmente responsable experimentado durante los últimos años, se encuentran importantes aspectos interrelacionados que motivan que los inversores institucionales incorporen factores extrafinancieros en sus procesos y estrategias de inversión. Una de las principales palancas es la creciente evidencia de la importancia que estos factores tienen para el desempeño financiero de las empresas.

«Los inversores examinan dichos factores con el fin de tener una perspectiva más precisa del perfil de riesgo y retorno de la inversión. Dentro de la consideración de la gestión del riesgo, se encuentra la gestión del riesgo reputacional, que motiva a algunos tenedores de activos a evitar invertir en empresas con episodios donde su actuación en los terrenos ambiental, social o ético se ha puesto en entredicho», inciden los autores del informe.

Otro de los aspectos destacados es que «los grandes gestores de fondos tradicionales han vuelto a abrir la puerta al mercado de la inversión socialmente responsable. Así, el BlackRock Impact US Equity Fund es el primero de su clase en ser lanzado por el gigante de la gestión de activos desde que el pasado mes de febrero la firma anunciase la contratación de Deborah Winshel, procedente de The Robin Hood Foundation, para ayudar a sus clientes a invertir en productos que tuvieran en cuenta factores ISR. El fondo contará con tres clases de acciones, y excluirá de su universo de inversión a empresas ligadas a sectores como el tabaco, el alcohol o las armas».

A lo largo de las páginas de esta segunda edición del Observatorio de la Inversión Socialmente Responsable se desarrollan en mayor profundidad cada uno de estos temas, con el fin último de concienciar a las compañías cotizadas de la importancia de llevar a cabo un proceso de diálogo continuo, con inversores institucionales sobre asuntos de índole social, ambiental y de orden ético.

Al pinchar sobre la imagen, podrás descargarte la II edición del Observatorio de la Inversión Socialmente Responsable desde nuestra Biblioteca.

 

La segunda edición del Observatorio de la Inversión Socialmente Responsable, elaborado por Georgeson, el Club de Excelencia en Sostenibilidad y la revista Funds People, muestra cómo las inversiones que buscan ofrecer rentabilidad de una forma ética ganan peso en España.

 

Fuente: Club de la Excelencia en Sostenibilidad.

Deja un comentario