Los bancos no institucionalizan la gestión del riesgo climático o las oportunidades a la escala requerida

Los analistas de Boston Common Assets Management han hecho público el informe On borrowed time: Banks & Climate Change (En tiempo prestado: Bancos y cambio climático), en el que analizan la gestión en materia de gestión de riesgos relacionados con el clima de los 28 bancos más grandes del mundo. El diagnóstico es que los inversores perciben que, a pesar de que las entidades financieras sí se toman en serio el cambio climático, no institucionalizan la gestión del riesgo climático o las oportunidades a la escala requerida.

 

Por ejemplo, los préstamos bancarios y la inversión en sectores intensivos en carbono (minería de carbón, métodos extremos para obtener petróleo como la perforación del Ártico o el gas natural licuado —GNL—) continúan sobrepasando significativamente a la financiación verde. En los últimos tres años, los bancos europeos y norteamericanos han destinado 786 000 M$ a algunos de los sectores más intensivos en carbono.Los expertos responsables de este estudio llaman la atención sobre el hecho de que los bancos están fallando a la hora de alinear sus prácticas comerciales con los objetivos globales de mantener el aumento de la temperatura terrestre por debajo de 2 º C. Todo ello, a pesar de los esfuerzos por introducir medidas tales como las pruebas de estrés climático, la huella de carbono y la gobernanza para el riesgo climático en sus respectivas estrategias, apuntan los autores.

El reciente informe, impulsado por inversores con activos bajo gestión por valor de 500 000 M$, es la continuación del documento lanzado en 2015 bajo el título: Are Banks Prepared for Climate Change? (¿Están los bancos preparados para el cambio climático, y reconoce algunos progresos notables realizados por los bancos desde la edición de hace dos años. Entre ellos, cabe destacar:Disculpa, este contenido está restringido, debes o para acceder.

 

Deja un comentario