LIFE Blue Natura estudiará el rol de los ecosistemas marinos como sumideros de carbono

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, José Fiscal, presentó a finales de la semana pasada en Almería el nuevo proyecto  LIFE Blue Natura, cuyo equipo de investigadores se centrará en el estudio del papel de los ecosistemas marinos como sumideros de CO2.

 

Blue Natura es una iniciativa innovadora en el ámbito internacional que establece metodologías para cuantificar por primera vez la capacidad de fijación de carbono de ecosistemas costeros andaluces como zonas de marismas y praderas de fanerógamas.

El proyecto Blue Natura fue aprobado por la Comisión Europea en el marco de la convocatoria 2014 del programa comunitario LIFE Medio Ambiente y Acción por el Clima junto con otra iniciativa también dirigida a mitigar los efectos del cambio climático: Adaptamed. Esta última persigue definir las herramientas necesarias para mitigar las consecuencias negativas del cambio global sobre los servicios de los ecosistemas que proporcionan a la población local tres espacios naturales protegidos del Mediterráneo: Sierra Nevada, como alta montaña; Doñana, como humedal; y Cabo de Gata, como área costera subdesértica.

Por su parte, Blue Natura es una iniciativa innovadora en el ámbito internacional que establece metodologías para cuantificar por primera vez la capacidad de fijación de carbono de ecosistemas costeros andaluces como zonas de marismas y praderas de fanerógamas.

«Estos hábitats tienen un gran valor de conservación por su función como elementos de protección frente a la erosión costera, preservación de la biodiversidad y por su capacidad de fijación de carbono a largo plazo. Además, estos enclaves juegan un importante papel en la defensa del litoral en las medidas de adaptación al cambio climático», subrayan desde la Administración andaluza.

Blue Natura cuenta con un presupuesto total de más de 2,5 millones de euros, cofinanciados en un 60 % por la Comisión Europea, y se desarrollará hasta diciembre de 2019.

Los responsables de la Consejería que dirige José Fiscal coordinarán las acciones que se realicen en colaboración con cuatro socios: la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía, el Centro de Estudios Avanzados de Blanes del CSIC (CEAB), el Centro de Cooperación del Mediterráneo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN-Med), y la Asociación Hombre y Territorio). Además, participa en esta apuesta como entidad cofinanciadora Cepsa.

Esta iniciativa va a permitir obtener una valoración económica del dióxido de carbono atrapado en los ecosistemas marinos andaluces -el conocido como «carbono azul-, mediante el desarrollo de los instrumentos necesarios para la obtención de inversiones destinadas a paliar los efectos del cambio climático a través de los mercados voluntarios y gracias a la potenciación de su inclusión en los mercados regulados, especialmente, en el régimen de comercio de derechos de emisión, tal y como se hace ya para el carbono de ecosistemas terrestres.

Tal y como detalla la información divulgada desde la Junta de Andalucía, «LIFE Blue Natura contempla la elaboración de los estándares para la verificación de créditos de carbono e incluir en la oferta del Sistema Andaluz de Créditos de Carbono (SACE) un catálogo de proyectos de compensación de emisiones».

Adicionalmente, con esta apuesta  también se pretenden impulsar acciones de divulgación sobre la importancia de la mitigación y adaptación al cambio climático, el papel de estos sumideros de carbono azul y la necesidad de explorar vías de financiación para su conservación y recuperación.

En la presentación, el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal,  incidió en que «esta propuesta es un buen ejemplo de cómo se puede conciliar una iniciativa público-privada para poner en marcha acciones dirigidas a la mitigación y la adaptación frente al cambio climático con programas de protección y restauración».

El responsable público recordó que la Junta está tramitando en la actualidad el anteproyecto de Ley de Cambio Climático, que también incluye la posibilidad de llevar a cabo proyectos de compensación de emisiones (mercado voluntario) mediante intervenciones en humedales y espacios marinos. «De esta forma, el tejido empresarial andaluz podrá llevar a cabo de manera voluntaria acciones para la conservación de los ecosistemas marinos», remarcó.

Las labores que se desplegarán en el marco del LIFE Blue Marine serán una continación de las abordadas por el LIFE+ Posidonia que concluirá este 2015. Los resultados recabados en este último «han revelado datos muy significativos como que las praderas de posidonia oceánica en Andalucía secuestran cada año unas 30 000 toneladas de CO2 a largo plazo que equivalen al 0,2 % de objetivo de reducción de emisiones marcado por el Plan Andaluz de Acción por el Clima y en el mercado europeo de derechos de emisión regulado por el Protocolo de Kioto».

Fuente: Junta de Andalucía.

Deja un comentario