LIFE AGROgestor busca reducir el impacto medioambiental derivado de una planificación deficiente y prácticas agrarias desfavorables

Disminuir el impacto medioambiental que genera la combinación de una planificación deficiente con prácticas agrarias desfavorables, con el consiguiente exceso de consumo de agua y una calidad perjudicial de las aguas es el motivo por el que surgió el Proyecto LIFE AGROgestor. En su marco, se está desarrollando una plataforma de servicios para dotar a los gestores colectivos de cultivos de herramientas para que reduzcan estos impactos negativos de la actividad agrícola.

 

AGROgestor aspira a convertirse en un instrumento especializado para la gestión de programas ambientales por indicadores en los agrosistemas de regadío.El Instituto Navarro para la Transferencia de Información e Innovación en el sector Agroalimentario (INTIA), la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), la Estación Experimental Mas Badía del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Cataluña (IRTA-Fundació Mas Badia), el Instituto de Investigación Agraria Pesquera (IFAPA), el Instituto Técnico Agronómico Provincial (ITAP), Neiker y Prodevelop son las entidades que apoyan el desarrollo del Proyecto LIFE AGROgestor.

Con él, persiguen dotar a los responsables colectivos de explotaciones agrícolas de soluciones para lograr una gobernanza sostenible del agua, un uso eficiente del agua de riego y una calidad adecuada de las masas hídricas. El enfoque diseñado se basa en una planificación y gestión de los cultivos transparentes y participativas, en las que todos los actores clave tienen voz y voto.

De ese modo, AGROgestor aspira a convertirse en un instrumento especializado para la gestión de programas ambientales por indicadores en los agrosistemas de regadío. Su objetivo general es reducir el impacto medioambiental en agricultura de regadío mediante un sistema de ayuda a la decisión que facilite la planificación y gestión colectiva eficaz y sostenible, con dos metas medioambientales concretas: eficiencia en el uso de agua, y calidad de las masas de agua.

Para lograr esto, el primer paso consistirá en la creación de una plataforma web SIG innovadora que integrará instrumentos y utilidades de apoyo a la gestión colectiva de los cultivos agrícolas para la prestación de servicios de asesoramiento en diferentes programas medioambientales: eficiencia en el uso y manejo integrado de agua y fertilización en zonas vulnerables.

Dicha plataforma se validará en tres programas pilotos complementarios, representativos de los tres problemas medioambientales principales derivados del uso de agua y fertilización agrícola. Los tres escenarios serán nacionales y replicables a escala internacional.

Así, en el marco del proyecto se propondrán indicadores ambientales (excedente de nitrógeno, huella de carbono, etc.) y económicos (margen bruto, etc.) que permitan el análisis y la gestión colectiva de áreas de gestión. Adicionalmente, se prevé la construcción de una plataforma para analizar escenarios reales, de planificación estratégica o de cambio climático mediante los indicadores.

Esta plataforma permitirá a los gestores colectivos seleccionar un área de parcelas agrícolas (AGC) en función de diferentes criterios (geográficos, cultivo, demarcación hidrográfica, municipio), y calcular indicadores asociados a los programas ambientales.

El proyecto arrancó en septiembre 2017 y tiene prevista su finalización en agosto 2021.

Fuente: INTIA.

 

Deja un comentario