Las pérdidas medias de los países derivadas de la degradación de la tierra ascienden a un 9 % de su PIB

La degradación de la tierra provocará pérdidas a la economía global por valor de 23 000 millones de USD para 2050, advierte un análisis realizado por el equipo de la Convención de las Naciones Unidas para la Lucha contra la Desertificación (CNULD). Tomar medidas urgentes ahora y detener estas tendencias alarmantes costaría 4600 M€, solo una fracción de las pérdidas pronosticadas.

Imagen: Pixabay.

A nivel mundial, 169 países se ven afectados por la degradación de la tierra o la sequía. De ellos, 116 se han comprometido a lograr la neutralidad de la degradación de la tierra, lo que les ayuda a alcanzar la meta 15.3 de los ODS.

Los resultados de la revisión se han reunido en perfiles por país sobre la neutralidad de la degradación de la tierra (LDN, por sus siglas en inglés) amplios y fáciles de usar, de los que 21 ya están disponibles en línea. Estos revelan que las pérdidas medias de estos países equivalen a un 9 % del PIB. Esta cifra es aún mayor en el caso de algunas de las naciones más afectadas del planeta, como la República Centroafricana, donde se calcula que las pérdidas totales representarían un muy preocupante 40 % del PIB. Asia y África tienen los costes más altos, estimados en 84 000 y 65 000 MUSD al año, respectivamente.

«La tierra sana es el activo principal que respalda los medios de subsistencia en todo el mundo, desde los alimentos hasta los empleos y los ingresos decentes. Hoy enfrentamos una crisis de proporciones invisibles: 1500 millones de personas, principalmente en los países más empobrecidos del mundo, están atrapadas en tierras agrícolas degradadas. Esta realidad está alimentando la pobreza extrema, particularmente en áreas como el Sahel y el sur de Asia, donde los fenómenos climáticos extremos y erráticos van en aumento debido a los impactos del cambio climático», advierte Juan Carlos Mendoza, director general del Mecanismo Mundial de la CNULD.

A nivel mundial, 169 países se ven afectados por la degradación de la tierra o la sequía. De ellos, 116 se han comprometido a lograr la neutralidad de la degradación de la tierra en el marco del Programa de establecimiento de objetivos de LDN de la CNULD, que ayuda a los países a alcanzar la meta 15.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Esta meta alienta a los países a detener la degradación de la tierra para garantizar que la cantidad de tierra productiva se mantenga estable. El objetivo ahora también se reconoce como vital para acelerar otros ODS, como: Meta 1 (sin pobreza), Meta 2 (hambre cero), Meta 5 (promover la igualdad de género), Meta 6 (agua potable y saneamiento), Meta 8 (trabajo decente y crecimiento económico) y el objetivo 13 (acción climática).

Los 21 países cuyos perfiles pueden consultarse online también participan en el proceso de establecimiento de objetivos LDN, formulando objetivos y medidas asociadas para evitar, reducir y revertir la degradación de la tierra. Por ejemplo, la República Centroafricana se ha comprometido a restaurar más de 1 millón de hectáreas de tierras degradadas, equivalentes al 15 % de su territorio, lo que limitará sus pérdidas potenciales y su carga económica en todo el país.

Los Perfiles de País LDN tienen como objetivo ayudar a orientar las decisiones de política sobre la gestión del uso de la tierra. Están basados en gran medida en el trabajo analítico realizado por el Centro de Investigación para el Desarrollo de la Universidad de Bonn, la Iniciativa de Economía de la Degradación de Tierras y el Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimentarias.

Fuente: CNULD, Natural Capital Coalition.

 

Deja un comentario