Las naciones del mundo dan un paso firme hacia la descarbonización de la economía: hoy se firma el Acuerdo de París

Mientras millones de ciudadanos de todos los rincones de nuestro mundo conmemorarán hoy el Día Internacional de la Tierra, los representantes de los gobiernos se reúnen esta tarde en Nueva York para firmar el Acuerdo de París, un paso histórico que conducirá a las economías del mundo a trabajar por su descarbonización con el fin de lograr los compromisos acordados.

 

Una vez estampada la rúbrica en el Acuerdo de París, en cada país comenzará el proceso de implantación del pacto a escala local, de lo que dependerá la entrada en vigor del acuerdo.

Todas las Partes de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático (CMNUCC) están invitadas a firmar el acuerdo en la ceremonia de alto nivel organizada por el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon. Una vez estampada la rúbrica, en cada país comenzará el proceso de implantación del pacto a escala local, de lo que dependerá la entrada en vigor del acuerdo.

Según advierten desde la CMNUCC, «este proceso es diferente —más y menos rápido—, en función de las prácticas de cada país. Así, el resultado final dependiendo del país será un instrumento de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión».

Una vez completado su proceso, cada nación deberá presentar el respectivo instrumento resultante en Nueva York ante el depositario del Acuerdo de París, que es el secretario general de la ONU. Solo entonces, cuando un país ha depositado su instrumento de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión, se puede decir que ese país ha ratificado el pacto universal.

El Acuerdo de París entrará en vigor al trigésimo día contado desde la fecha en que no menos  de  55  Partes  en  la Convención, cuyas  emisiones estimadas representen globalmente un 55 % del total de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, hayan depositado sus instrumentos de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión.

El papel de los bosques en la lucha contra el cambio climático

Existe un claro vínculo entre el Acuerdo de París y los árboles, que son protagonistas del lema elegido este año para celebrar el Día Internacional de la Madre Tierra. Y es que los bosques serán aliados clave para combatir el cambio climático y lograr el objetivo a largo plazo de restaurar el equilibrio ecológico del planeta en la segunda mitad del siglo.

Por otra parte, los árboles y los bosques son también cruciales para ayudar a cumplir los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible, dado su papel en la absorción del carbono, limpiando y el enfriando el aire; actuando como bombas naturales de extracción de agua para mantener los caudales de los ríos; la estabilización de los suelos; el reciclaje de nutrientes para la agricultura y sustentando los hábitats de la vida silvestre, por nombrar solo algunos de los regalos que los árboles hacen a la humanidad.

Los cambios que se producen en el clima mundial están afectando a los bosques como consecuencia de que las temperaturas medias anuales son más elevadas, la modificación de las pautas pluviales y la presencia cada vez más frecuente de fenómenos climáticos extremos. Por su parte, los bosques y la madera que producen atrapan y almacenan dióxido de carbono, con lo que contribuyen considerablemente a mitigar el cambio climático.

Por todo ello, las masas forestales del mundo juegan un papel determinante en la mitigación del cambio climático.

En este sentido, el Objetivo del Desarrollo Sostenible número 15 aborda la necesidad de una gestión forestal sostenible, porque los árboles y los bosques son también claves para lograr otros objetivos, entre ellos, los relacionados con la erradicación de la pobreza, el logro de la seguridad alimentaria, la promoción de la agricultura sostenible y la garantía de la energía sostenible para todos.

Fuente: CMNUCC.

Deja un comentario