Las energías verdes y la construcción impulsan la producción de madera

El último informe estadístico proporcionado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) sobre la producción y comercio mundial de productos forestales, que analiza 55 categorías de productos, 21 grupos de productos y 245 países y territorios, revela que la fabricación mundial del conjunto de los principales productos madereros creció por sexto año consecutivo en 2015, aunque el valor de los intercambios comerciales disminuyó ligeramente.

 

El aumento del volumen de producción de productos madereros osciló el año pasado entre un 1 % y un 8 %, un incremento que estuvo impulsado sobre todo por el crecimiento económico ininterrumpido en Asia, la recuperación del mercado inmobiliario en América del Norte y el incremento del uso de la bioenergía.En concreto, el aumento del volumen de producción de productos madereros osciló el año pasado entre un 1 % y un 8 %, un incremento que estuvo impulsado sobre todo por el crecimiento económico ininterrumpido en Asia, la recuperación del mercado inmobiliario en América del Norte y el incremento del uso de la bioenergía.Por su parte, el valor del comercio mundial en productos primarios de madera y papel se redujo ligeramente, pasando de 267 000 millones de dólares en 2014 a 236 000 M$ en 2015, como consecuencia de los menores precios de los productos madereros. La producción forestal se ha desarrollado más en Asia-Pacífico y América del Norte debido al crecimiento del mercado inmobiliario.

Mayor demanda de bioenergía = mayor producción de pellets

La demanda cada vez mayor de bioenergía, impulsada por los objetivos y políticas de energías renovables en Europa, ha llevado a un auge en la producción de pellets de madera, que se ha multiplicado por 10 en la última década.

En 2015, la producción mundial de pellets ascendió a 28 millones de toneladas, lo que se traduce en un crecimiento de un 8 % respecto a los 26 millones de toneladas de 2014 y en un incremento de un 42 % en relación a los 20 millones de toneladas producidos en 2012.

Los países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania), que produjeron y exportaron 3 millones de toneladas de pellets en 2015, por lo que superaron a Alemania y Canadá, y juntos se consolidaron como el segundo mayor productor y exportador de pellets después de Estados Unidos. En 2015 los países bálticos sumaban un 11 % de la producción y un 17 % de las exportaciones a escala mundial. Canadá es ahora el tercer mayor exportador de pellets y el cuarto mayor productor después de Alemania.

El mercado mundial de pellets estuvo dominado el ejercicio pasado por Europa y América del Norte. En concreto, Estados Unidos y Canadá coparon más de un tercio de la producción global, mientras que el Reino Unido, Dinamarca e Italia sumaron alrededor de un 80 % de las importaciones de pellets en el mundo.

Fuerte crecimiento en los tableros OSB

Por primera vez, la FAO ha incluido en su base de datos estadísticos cifras mundiales sobre los OSB (siglas en inglés de oriented strand board, tablero de virutas largas orientadas), que reflejan un crecimiento de un 7 % en la producción y el comercio en el año 2015 frente a los datos de 2014. «La mayor subida desde los niveles anteriores a la recesión de 2007 estuvo motivada por la recuperación del mercado de la vivienda y la ampliación de las estrategias de bioeconomía, incluido un cambio hacia materiales de construcción ecológicos más sostenibles. Este crecimiento es el doble de rápido que el sector de los tableros tradicionales de madera y de la madera aserrada», apuntan los expertos de la FAO.

El OSB es un tipo de tablero de madera habitualmente utilizado en la construcción. Es un producto relativamente nuevo excepto en América del Norte, donde la producción despegó en la década de 1990 y ahora está creciendo rápidamente en Europa (incluida la Federación de Rusia), al tiempo que se prepara para conquistar los mercados asiáticos, en particular China y Malasia.

«Nuestra información señala una evolución positiva en la producción global de productos madereros y un rápido crecimiento en la producción y comercio de productos relativamente nuevos, como los tableros de madera OSB y los pellets, lo que indica que la industria forestal se está adaptando a los cambios y tiene un enorme potencial para jugar un papel clave en las bioeconomías emergentes. El mayor uso de materiales de construcción modernos y de la oferta energética procedentes de la madera pueden contribuir a reducir las emisiones netas de dióxido de carbono», según Mats Nordberg, oficial forestal superior de la FAO.

La prensa digital reduce la demanda de papel

La producción de papel gráfico -para la industria editorial y para escribir —cayó un 1,9 % (3 millones de toneladas) en un año, lo que suposo alcanzar su nivel más bajo desde 1999. «Esta disminución refleja un cambio global generalizado hacia los medios digitales y la tecnología móvil. En particular en América del Norte y Europa, que ya habían mostrado una disminución gradual en la producción y la demanda en años anteriores, pero ahora otras partes del mundo manifiestan la misma tendencia», matiza la información difundida por la FAO.

El papel recuperado representa más de la mitad (55 % o 225 millones de toneladas) de toda la fibra usada para la producción de papel. Esto supone un aumento de un 4 % desde 2013, de un 57 % desde 2000, y un incremento de un 345 % en comparación con 1980.

El comercio de pasta de papel y de papel recuperado aumentó un 3 % en 2015, debido también a la reciente entrada en producción de nuevas fábricas de pasta orientadas a la exportación en Brasil y Uruguay.

La base de datos de la FAO sobre la producción maderera constituye una herramienta fundamental para medir los progresos hacia los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Esto es así porque, tal y como explica Mats Nordberg, puede ayudar a los países a alcanzar la gestión forestal sostenible y a incrementar el potencial de mitigación de las gases de efecto invernadero procedentes del sector forestal.

 

Fuente: FAO.

Deja un comentario