Las emisiones de CO2 mundiales del sector energético se mantuvieron estables en 2016 por tercer año consecutivo, mientras que la economía global creció un 3,1 %

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) informa de que las emisiones de dióxido de carbono mundiales relacionadas con la energía se mantuvieron estables por tercer año consecutivo en 2016, aun cuando la economía mundial creció, lo que confirma el desacoplamiento de las emisiones y la actividad económica. Estos datos son el resultado de una mayor apuesta por las energías renovables a escala global, del recorte en el uso del carbón (en especial, por parte de China), de las mejoras logradas en materia de eficiencia energética, así como de los cambios estructurales habidos en la economía mundial.

 

Los datos de la AIE sitúan en 32,1 gigatoneladas las emisiones de CO2 derivadas del sector energético en 2016, la misma cifra que la registrada en 2015 y 2014, mientras que la economía mundial creció el año pasado un 3,1 %. Los datos de la AIE sitúan en 32,1 gigatoneladas las emisiones de CO2 derivadas del sector energético en 2016, la misma cifra que la registrada en 2015 y 2014, mientras que la economía mundial creció el año pasado un 3,1 %. En detalle, las emisiones de dióxido de carbono disminuyeron en Estados Unidos y China, los dos mayores consumidores de energía del mundo y los dos principales emisores, mientras que en Europa se mantuvieron estables, lo que compensó los aumentos registrados en la mayoría de países del resto del mundo.Disculpa, este contenido está restringido, debes o para acceder.

 

Deja un comentario