Lanzamiento a escala global del Protocolo del Capital Natural

Representantes de más de 160 de las principales organizaciones del mundo, que abarcan el sector empresarial, las finanzas, la contabilidad, la conservación, la academia y la política, se reúnen hoy en Londres para celebrar la culminación de un proyecto de colaboración único que ha derivado en la elaboración del primer Protocolo del Capital Natural global.

 

El Protocolo del Capital Natural es un marco estandarizado diseñado para generar confianza, información creíble y procesable, que los directivos de las empresas necesitan para tomar decisiones verdaderamente informadas. El Protocolo del Capital Natural es un marco estandarizado diseñado para generar confianza, información creíble y procesable, que los directivos de las empresas necesitan para tomar decisiones verdaderamente informadas. Reúne y se basa en una serie de enfoques ya existentes para ayudar a las empresas a medir y valorar el capital natural y, mediante su armonización, permitirá que las compañías de todo el mundo puedan beneficiarse de la comprensión de sus relaciones con la naturaleza.

El Protocolo es fruto de un proceso de colaboración excepcional llevado a cabo entre los sectores público y privado, que, en virtud de contratos voluntarios, han creado un producto para el bien común, accesible para todos los interesados bajo una licencia Creative Commons.

Un total de 38 organizaciones de distintos sectores han formado el equipo central del desarrollo del Protocolo del Capital Natural, mientras que más de 450 entidades aportaron información a lo largo de un proceso de dos años.

Con los desafíos globales que enfrentamos, la colaboración a través de asociaciones voluntarias se convertirá en un alternativa con cada vez mayor peso, y el Protocolo es una prueba de lo que puede lograrse a través de ellas.

De acuerdo con un informe de 2013 encargado por la Natural Capital Coalition, la mitad de todos los beneficios empresariales estarían en riesgo si los costes asociados al capital natural fueran internalizados a través de mecanismos de mercado, reglamentación o impuestos. La escasez de agua, por ejemplo, tendría un impacto catastrófico en un 40 % en las compañías que integran la lista Fortune 100.

El capital natural reúne las dimensiones ambientales del clima, el agua, la energía, la biodiversidad y los residuos en un enfoque estratégico uniforme. Si es adoptado a escala, el Protocolo del Capital Natural tiene el poder de revolucionar la forma en que las empresas evalúan sus operaciones y toman decisiones, lo que se traduce en la reducción de la contaminación, la protección de la biodiversidad y la limitación de los efectos del cambio climático, mientras que produce simultáneamente resultados positivos para los negocios, salvaguarda las operaciones y apoya los esfuerzos para crear un mundo más sostenible.

El Protocolo es el resultado de un proceso de consulta y prueba integral. Organizaciones y profesionales de los cinco continentes han aportado más de 3200 comentarios durante la consulta, y más de 50 empresas líderes han participado en la fase de prueba del Protocolo, entre las que se cuentan Dow, Shell, Coca-Cola, Kering, Hugo Boss, Yorkshire Water, Nestlé, Interface, Olam y Nespresso, con muchos otras en espera de aplicar el Protocolo una vez que este se ponga en marcha.

En palabras de Mark Gough, director ejecutivo de la Natural Capital Coalition: «El Protocolo del Capital Natural permitirá a todas las empresas del mundo darse cuenta de los beneficios derivados de incluir la naturaleza en su toma de decisiones. Ha sido extraordinario comprobar cómo una comunidad ha sido capaz de unirse en tiempos de necesidad y colaborar para generar un producto para el bien común. Ya disponemos de un marco estandarizado, es el momento de la acción».

Por su parte, Peter Bakker, presidente y CEO del World Business Council for Sustainable Development, WBCSD —Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible), defiende que «los días de definir el éxito de los negocios solo mediante el uso de indicadores financieros se ha terminado. A medida que avanzamos para cumplir el Acuerdo de París y lograr los ODS, las empresas tendrán que tener una visión holística y empezar a incluir la información sobre el capital natural y social en la definición del rendimiento. El Protocolo del Capital Natural ayudará a las compañías a tomar mejores decisiones y más informadas. Estoy muy orgulloso de que el WBCSD haya tenido el honor de dirigir el desarrollo del Protocolo en nombre de la Coalición».

Inger Andersen, directora general de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), explica que, «para que las empresas contribuyan plenamente al desarrollo sostenible global, tienen que ser capaces de valorar y medir sus activos naturales. El Protocolo del Capital Natural es un elemento potencial de cambio en el modo que las empresas operan. Esperamos poder introducirlo en el Congreso Mundial de la UICN del próximo septiembre en Hawai, donde los sectores de los negocios, las finanzas, la comunidad de la conservación y los gobiernos exploren cómo puede el Protocolo contribuir a mejorar los resultados en materia de conservación».

Michael Izza, director general del Institute of Chartered Accountants in England and Wales (ICAEW —Instituto de Contables Públicos de Inglaterra y Gales—), subraya que «ha sido estupendo para ICAEW estar tan estrechamente involucrados en la Natural Capital Coalition. Cómo preservamos el capital social de la naturaleza es la cuestión más importante que enfrentamos hoy en día; sin la naturaleza no hay nada. La profesión del contable tiene un papel importante que desempeñar en esta empresa. Sin una información clara sobre los impactos y dependencias de la naturaleza, es muy difícil que las empresas adoptar medidas efectivas. El Protocolo del Capital Natural proporcionará esta información, y acelerará el cambio hacia un futuro más sostenible».

Por su lado, Peter Seligmann, presidente, CEO y cofundador de Conservation International, hace hincapié en que «la urgencia de hacer frente al cambio climático requiere innovaciones en todos los sectores de la sociedad. Esta es la razón por la que Conservation International apoya firmemente las innovaciones del Protocolo del Capital Natural. Su metodología avanzada proporciona a las empresas las herramientas necesarias para entender sus dependencias de la naturaleza y sus impactos sobre ella. Esto es esencial si se quiere alcanzar la sostenibilidad. Se trata de un reto que los líderes empresariales conscientes deben abordar tanto por su cuenta de resultados, como por el interés de la humanidad y la preservación de los beneficios que todos recibimos de la naturaleza: aire fresco, agua limpia y alimentos».

Testimonios de las empresas participantes en la fase de prueba

Responsables de las compañías que han participado en la fase de prueba del Protocolo han manifestado que «es cada vez más evidente que las prácticas de contabilidad financiera tradicionales no reconocen todos los impactos y riesgos relevantes de las empresas. El Protocolo del Capital Natural es la primera estructura y marco común estandarizado basado en el mundo real para evaluar el capital natural», según Liz Barber, directora de Finanzas y Regulación de Yorkshire Water (Kelda Group).

Chris Brown, vicepresidente de Responsabilidad Corporativa y Sostenibilidad de Olam International en Reino Unido, considera que «las empresas y el comercio deberían utilizar el Protocolo del Capital Natural para integrar el necesario proceso de toma de decisiones no solo para gestionar el riesgo, sino lo que es más importante, para facilitar el cambio de la cultura corporativa».

De acuerdo con un informe de 2013 encargado por la Natural Capital Coalition, la mitad de todos los beneficios empresariales estarían en riesgo si los costes asociados al capital natural fueran internalizados a través de mecanismos de mercado, reglamentación o impuestos. La escasez de agua, por ejemplo, tendría un impacto catastrófico en un 40 % en las compañías que integran la lista Fortune 100.

Para Connie Hensler, directora de Programas Corporativos de Análisis del Ciclo de Vida de Interface, reconoce que «[mediante la evaluación del capital natural], aprendimos cuáles son [nuestros] principales impactos y vulnerabilidades, lo que nos proporcionó un claro enfoque para dirigir las mejoras en los impactos de la compañía».

Fuente: Natural Capital Coalition.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.