La vulnerabilidad de los pueblos de montaña a la inseguridad alimentaria

 

Los especialistas de la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO) han evaluado la vulnerabilidad de los pueblos de montaña a la inseguridad alimentaria, datos que se derivan del informe Mapping the Vulnerability of Mountain Peoples to Food Insecurity (Mapeo de la vulnerabilidad de los pueblos de montaña a la inseguridad alimentaria) y cuyo resumen han recogido en una infografía.

 

A pesar de que las cifras del hambre a escala mundial disminuyeron entre 2000 y 2012, el número de personas que sufre inseguridad alimentaria en las zonas de montaña creció un 30 %.

El documento gráfico refleja la paradoja de que, a pesar de que las cifras del hambre a escala mundial disminuyeron entre 2000 y 2012, el número de personas que sufren inseguridad alimentaria en las zonas de montaña creció un 30 %.

En concreto, el informe destaca que el número de personas con inseguridad alimentaria que vive en las regiones de montaña en los países en desarrollo se elevó a casi 329 millones en 2012, frente a los 253 millones contabilizados en el año 2000, a pesar de que la población total de las zonas de montaña del mundo se incrementó tan solo un 16 % durante ese mismo período.

Esta evolución significa que uno de cada tres habitantes de las montañas —tanto urbanos como rurales—en los países en desarrollo se enfrenta al hambre y la malnutrición, en comparación con una de cada nueve personas a escala global.

Si nos centramos únicamente en las poblaciones rurales de montaña —que dependen de recursos naturales como la tierra, el agua y los bosques para su sustento—, las cifras son aún más dramáticas: casi la mitad de ellos sufren inseguridad alimentaria.

Así las cosas, desde la FAO realizan una llamada urgente a la acción «a los responsables políticos y asociados que aportan recursos. No podemos dejar de lado a los pueblos de montaña. Hacen falta inversiones, políticas específicas, programas de capacitación y más investigación para sacar a los pueblos de montaña del hambre y la pobreza».

Cabe subrayar que el primer Objetivo del Desarrollo Sostenible establecido en la Agenda 2030 de la ONU es precisamente «erradicar la pobreza en todas sus formas en todo el mundo». A este respecto, Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, declaró recientemente que «el hambre es mucho más que la falta de alimentos, es una terrible injusticia».

Asimismo, recordó que se han logrado progresos importantes en la pasada década, y la proporción de personas subalimentadas ha disminuido a casi la mitad. «No obstante, alrededor de un tercio de los alimentos producidos se desperdician o se pierden y casi 800 millones de personas siguen padeciendo hambre, a pesar de producirse lo suficiente para alimentar a toda la población mundial». Ante esta situación, Ban Ki-moon resaltó que poner fin al hambre «es responsabilidad de todos».

Al pinchar sobre la imagen, podrás ver la infografía con mejor detalle y definición.

 

El primer Objetivo del Desarrollo Sostenible establecido en la Agenda 2030 de la ONU es precisamente «erradicar la pobreza en todas sus formas en todo el mundo»

 

 

 

Fuente: FAO, ONU.

Deja un comentario