La verdadera belleza de los bosques

Los técnicos de la National Forests Foundation de Estados Unidos han elaborado una infografía en la que explican de forma muy clara algunas de las principales funciones de los bosques: el suministro de aire y agua limpia, así como de alimento y cobijo para numerosas especies. Para ello, se valen de datos a escala nacional (EE. UU.) que sirven de referencia para conocer la enorme importancia de las masas forestales como garantes de nuestro bienestar.

 

Hasta un 90 % de los animales terrestres viven en o cerca de los hábitats forestales, de los que dependen para alimentarse y cobijarse. Del orden de 10 000 especies vegetales y otras 3000 animales reciben el sustento necesario para su vida de la red de bosques nacionales de Estados Unidos. Los árboles ayudan a limpiar el aire, de hecho, filtran las partículas contaminantes del aire atrapándolas en sus hojas y corteza. A continuación, la lluvia las lava y desplaza hasta el suelo, donde son filtradas por el suelo. En el transcurso de un año, un árbol maduro es capaz de absorber 4,5 kilos de partículas contaminantes del aire, una cantidad similar a la emitida por un cortacésped medio que funciona con gasolina.

Los bosques compensan el cambio climático

En un año, un acre (unos 4046 m2) de árboles maduros y sanos pueden almacenar seis toneladas de CO2 y liberar cuatro toneladas de oxígeno. Esto es suficiente para cubrir las necesidades de 18 personas.

Asimismo, la misma cantidad de árboles es capaz de absorber en un año las emisiones de CO2 producidas por un vehículo al conducir a lo largo de 41 842 km. Esto equivale a recorrer la distancia que separa Los Ángeles de Washington cinco veces.

Los árboles almacenan dióxido de carbono (CO2), el gas de efecto invernadero más común, y liberan oxígeno (O2). A través de la fotosíntesis, transforman el CO2 en azúcares que son utilizados como material energético y depósito de materiales para fabricar celulosa y lignito, los principales componentes de la madera.

Los árboles ayudan al suministro de agua limpia

Las hojas, tallos y corteza de los árboles maduros reducen la velocidad del agua de escorrentía que fluye por el tronco hasta el suelo, donde es filtrada por este. Esto evita que las aguas pluviales lleven contaminantes a los arroyos, ríos y océanos.

Unos 100 árboles maduros interceptan alrededor de 946 350 litros de agua de lluvia al año.

Las raíces de los árboles obligan al suelo a reducir la erosión y contribuyen a prevenir la entrada de sedimentos y contaminantes en las aguas pluviales.

Los árboles contribuyen al suministro de agua limpia para123 millones de estadounidenses. Algunas de las ciudades que reciben un porcentaje muy significativo de su aprovisionamiento de agua limpia de los bosques son Atlanta, Portland, Denver y Los Ángeles.

Los bosques son fuente de alimento y hábitat para la vida salvaje

Las masas forestales aportan lugares de anidamiento y cobertura segura a numerosas especies de aves y otros animales, que dependen de ellos para alimentarse (frutas, frutos secos, hojas, corteza y raíces). Además, los bosques protegen el hábitat de los peces mediante la prevención de la erosión, el filtrado de contaminantes, así como el aporte de sombra y enfriamiento del agua.

Hasta un 90 % de los animales terrestres viven en o cerca de los hábitats forestales, de los que dependen para alimentarse y cobijarse. Del orden de 10 000 especies vegetales y otras 3000 animales reciben el sustento necesario para su vida de la red de bosques nacionales de Estados Unidos.

Haz clic en la imagen para ver completa esta didáctica infografía que nos llega de la mano de la National Forest Foundation.

 

En un año, un acre (unos 4046 m2) de árboles maduros y sanos pueden almacenar seis toneladas de CO2 y liberar cuatro toneladas de oxígeno. Esto es suficiente para cubrir las necesidades de 18 personas.

Fuente: National Forest Foundation.

Deja un comentario