La UNESCO proclama el periodo 2021-2030 el Decenio de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible

Los océanos cubren un 70 % de la superficie terrestre y su papel como suministradores de recursos y servicios básicos y claves para el mantenimiento de nuestro bienestar y el de incontables especies está fuera de toda duda. Las Naciones Unidas acaban de proclamar el periodo 2021-2030 el «Decenio de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible». Esta decisión busca reunir a las partes interesadas (comunidad científica, políticos, empresas y sociedad civil) de todo el mundo en torno a un marco común que garantice que las ciencias de los océanos puedan apoyar plenamente a los países en el logro del Objetivo del Desarrollo Sostenible n.º 14: «Vida marina».

 

Los objetivos que se persigue alcanzar durante el Decenio de las Ciencias Oceánicas son, entre otros, establecer una nueva generación de oceanógrafos y técnicos mediante la creación de nuevas redes de investigación y una nueva generación de sistemas de observación mejorados, instalaciones e infraestructura, que ayudarán a los países a alcanzar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Según lo acordado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Comisión Oceanográfica Intergubernamental (COI) de la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) coordinará el proceso preparatorio del Decenio y será la encargada de invitar a la comunidad oceánica mundial a planificar los próximos 10 años dedicados a la ciencia y tecnología oceánicas para lograr juntos el océano que necesitamos para el futuro que queremos.

Los océanos, su temperatura, composición química, corrientes y vida son el motor de sistemas globales que hacen que la Tierra sea un lugar habitable para los seres humanos. La manera en que los gestionamos es determinante para la humanidad y para contrarrestar los efectos del cambio climático.

Algunos datos clave:

– Los medios de vida de más de 3000 millones de personas dependen de la biodiversidad marina y costera, pero un 30 % de las poblaciones de peces del mundo está sobreexplotado y alcanza un nivel muy por debajo del necesario para producir un rendimiento sostenible.

– Los océanos absorben del orde un un 30 % del dióxido de carbono antropogénico y la acidificación de sus aguas se ha elevado un 26 % desde la revolución industrial.

– La contaminación marina, proveniente en su mayor parte de fuentes terrestres, ha alcanzado niveles alarmantes: por cada kilómetros cuadrado de océano, hay un promedio de 13 000 trozos de desechos plásticos.

Objetivos del Decenio de las Ciencias Oceánicas

Los objetivos que se persigue alcanzar durante el Decenio de las Ciencias Oceánicas son, entre otros, establecer una nueva generación de oceanógrafos y técnicos mediante la creación de nuevas redes de investigación y una nueva generación de sistemas de observación mejorados, instalaciones e infraestructura, que ayudarán a los países a alcanzar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

El Decenio también aumentará los niveles de interés y participación sin precedentes de los jóvenes, el público en general y los responsables de la toma de decisiones en todo el mundo.

Entre las metas preliminares, se cuentan mejorar el uso sostenible de los recursos oceánicos y marinos, incluido un enfoque en la realización de un inventario de los recursos y los servicios de los ecosistemas marinos; y comprender y cuantificar las zonas biogeográficas y el papel potencial de las áreas marinas protegidas;

También se persigue ampliar el uso del conocimiento sobre las condiciones oceánicas, incluida la gestión de datos, la recopilación de datos, el modelado, la previsión de la productividad de los alimentos oceánicos y la evaluación de su capacidad para satisfacer las crecientes demandas.

Apoyar el desarrollo de la economía oceánica, incluidos los análisis de los beneficios económicos y sociales del uso sostenible de los recursos marinos y la gestión basada en la ciencia también se encuentra en el listado de hitos por alcanzar.

Otros objetivos son lograr una gestión sostenible de los ecosistemas costeros, incluida la resiliencia de los ecosistemas y la planificación espacial marina, para minimizar los efectos del aumento del nivel del mar, los fenómenos meteorológicos extremos, las inundaciones y la erosión, las mejoras de las condiciones ambientales y las percepciones del público, y aumentar el conocimiento científico sobre los impactos de factores estresantes que interactúan acumulados, como el calentamiento, la acidificación y la destrucción del hábitat.

Una de las prioridades durante la década dedicada a los océanos será «reforzar y diversificar las fuentes de financiación». En la actualidad, los países dedican a las ciencias oceánicas entre un0,04 % y un 4 % del dinero invertido en investigación y desarrollo (I+D). Sin embargo, el sostenimiento de los océanos es vital para miles de millones de personas que dependen de su biodiversidad marina y costera para subsistir.

Pese a su importancia, la ciencia no ha conseguido evaluar los efectos acumulativos de las actividades humanas en los océanos y sus consecuencias en términos de contaminación, de calentamiento o de acidificación. Por ese motivo es tan importante aunar esfuerzos a todas las escalas para cerrar las lagunas de conocimiento existentes.

Fuente: UNESCO.

Deja un comentario