La UE, a favor de la prohibición casi total de los pesticidas neonicotoides por el bien de las abejas y la seguridad alimentaria

Los Estados miembros de la Unión Europea han votado recientemente a favor de una propuesta de la Comisión Europea que aboga por la prohibición casi total del uso de tres pesticidas neonicotinoides en todo el marco comunitario, cuyo empleo libre representa un grave daño para las abejas, según la evidencia científica.

 

Los estudios científicos han vinculado durante mucho tiempo el uso de pesticidas neonicotoides a la disminución de las abejas melíferas, las abejas silvestres y otros polinizadores, pero una reciente investigación de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha servido para hacer saltar las alarmas, actualizar la información disponible y poner sobre la mesa los graves riesgos que la clotianidina, el imidacloprid y el tiametoxam representan no solo para la supervivencia de las especies mencionadas, sino para la seguridad alimentaria. Los estudios científicos han vinculado durante mucho tiempo el uso de pesticidas neonicotoides a la disminución de las abejas melíferas, las abejas silvestres y otros polinizadores, pero una reciente investigación de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha servido para saltar las alarmas, actualizar la información disponible y poner sobre la mesa los graves riesgos que la clotianidina, el imidacloprid y el tiametoxam representan no solo para la supervivencia de las especies mencionadas, sino para la seguridad alimentaria.

Las restricciones acordadas, con el voto favorable de España, entre otros países miembros, van más allá de las medidas ya vigentes desde 2013 para los tres pesticidas neonicotoides. En este sentido, todo el uso al aire libre de las tres sustancias será prohibido y su empleo solo se permitirá en invernaderos permanentes donde no el contacto con las abejas no se da.

La decisión adoptada supone un respaldo importantísimo para las poblaciones de polinizadores, de las que depende cada vez más la producción agrícola mundial. En concreto, esta dependencia se ha cuadruplicado desde 1961 y un gran porcentaje está relacionada con los polinizadores silvestres como las abejas melíferas y silvestres.

La propia Comisión Europea impulsó a principios de año una consulta pública medidas para frenar la desaparición de las abejas y otros polinizadores como las mariposas, los escarabajos y las moscas, puesto que su desaparición supone una amenaza de proporciones muy serias para garantizar la seguridad alimentaria.

Se estima que más de un 16 % de los polinizadores vertebrados están bajo amenaza de extinción, un 9 % de las especies de abejas y mariposas silvestres se enfrentan a su extinción local y la Lista Roja de Especies en Peligro recoge que hasta un 50 % de las especies de abejas evaluadas están amenazadas a escala nacional.

 

 

Fuente: Comisión Europea.

 

Deja un comentario