La tasa “Robin Hood” para financiar los esfuerzos climáticos podría entrar en vigor en mayo

La conocida como tasa “Robin Hood” es un impuesto a las transacciones financieras (Financial Transaction Tax, FTT) defendido por Francia y Alemania que persigue recaudar miles de millones para financiar iniciativas dirigidas a fomentar la lucha contra el cambio climático, la ayuda al desarrollo y la eliminación de la pobreza.

«Queremos cerrar un acuerdo sobre las transacciones financieras antes de que tengan lugar las elecciones europeas», ha anunciado recientemente el presidente de Francia, François Hollande, durante una conferencia de prensa mantenida junto a su homóloga alemana, Angela Merkel.

En la actualidad, 11 Estados comunitarios apoyan esta iniciativa. Cada uno de ellos decidirá de manera autónoma cómo asignar el dinero, mientras que el Gobierno del Reino Unido se ha negado a participar.

Cabe subrayar que los países desarrollados se han comprometido a entregar 100 000 millones de dólares de ayuda a luchar contra el cambio climático de cara al año 2020. Muchos confían en que una tasa cubierta por algunos de los grandes centros financieros del mundo contribuirá de alguna forma a lograr dicho objetivo.

En 2010, un panel de las Naciones Unidas apoyado por el inversor multimillonario George Soros y Larry Summers, por entonces director del Consejo Económico Nacional del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió que las tasas a las transacciones financieras internacionales podrían generar del orden de 27 000 millones de dólares al año.

Por su parte, Hollande ha afirmado que quiere que el 15 % de los impuestos recaudados por la tasa se destine a acciones para frenar el cambio climático y a impulsar el desarrollo.

Mientras, David Hillman, integrante de la campaña a favor de la tasa “Robin Hood”, que ha estado en conversaciones con el ministro de Desarrollo de Francia, Pascal Canfin, ha asegurado que es «muy probable» elevar dicho porcentaje «hasta el 20 %».

Parte de esto podría ser canalizado a través del Fondo Verde del Clima (Green Climate Fund, GCF) que será lanzado a finales de 2014. El encuentro de tres días que el Consejo del GCF celebró en Bali (Indonesia) la semana pasada abordó, entre otros asuntos, cómo se podría formular la operatividad de esta propuesta.

«Creemos que hay una gran probabilidad de beneficios adicionales si se logra operar a través del Fondo Verde para el Clima», aseguró Hillman.

Otro de los defensores de la nueva tasa es el actor Bill Nighy, que escribió recientemente en The Guardian que los fondos adicionales podrían contribuir a «proteger a la gente desde Berkshire hasta Bangladesh contra los efectos extremos que está provocando el clima».

 

 

Fuente: Robin Hood PetitionRTCC

 

Deja un comentario