La solución económica a la crisis climática pasa por la apuesta por una economía más verde, baja en carbono, basada en procesos renovables y capaz de poner en el centro a las personas

Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, tuvo lugar en Barcelona el taller internacional “Desinvierte en fósiles, invierte en negocios verdes” que os avanzamos a principios de la semana pasada, organizado por Ecopreneur.eu y 350.org en el Impact Hub Barcelona. En él, se concluyó que la solución económica a la profunda crisis climática que vive el planeta pasa por la apuesta por una economía más verde, baja en carbono, basada en procesos renovables y capaz de poner en el centro a las personas, de manera que se garantice una mayor cohesión social.

Foto de grupo. Imagen: Greenbiz.

Al taller de Barcelona asistieron representantes de startups y pymes ecológicas, que compartieron sus respectivos casos sobre cómo transitar de manera exitosa hacia una economía más sostenible desde el punto de vista social, medioambiental y económico.

Al evento, en el que se presentó la campaña global Divestment liderada por 350.org y durante el que se impulsó su conexión con la financiación disponible para proyectos ligados a la economía verde, asistieron representantes de startups y pymes ecológicas, que compartieron sus respectivos casos sobre cómo transitar de manera exitosa hacia una economía más sostenible desde el punto de vista social, medioambiental y económico.

Así, los responsables de 350BCN, grupo local en Barcelona de 350.org, expusieron los detalles e hitos más emblemáticos alcanzados por la campaña Divestment, lanzada en 2012 y ya presente en 188 países, que persigue la desinversión en iniciativas con un elevado nivel de emisiones de carbono y la apuesta por proyectos descarbonizados.

Por su parte, representantes de Triodos Bank y GLS Bank, principales entidades de banca ética y responsable en España y Alemania, respectivamente, conocieron de primera mano distintas alternativas de negocio responsables expuestas por varios emprendedores de la Red Ecopreneur.

Como representantes del colectivo emprendedor español integrado en Greenbiz, desde IWOP revelaron los enormes beneficios de su apuesta tecnológica: una bombilla reparable y de larga duración. Además, Growinpallet y EcoHortum compartieron sus propuestas para facilitar la creación de huertos urbanos, y Moves to Slow Fashion explicó en qué consiste su concepto de moda sostenible.

Por su lado, la red de emprendimiento verde alemana UnternehmensGrün trajo hasta Barcelona el caso de Blyss Chocolate, una empresa chocolatera con más de cien años de historia que apuesta por el tratamiento artesanal y el control de la sostenibilidad desde el cultivo del cacao hasta el producto final.

En nombre de la red de economía verde austriaca Grüne WirtschaftWohnwagon propuso a los asistentes una alternativa de vida basada en el concepto slow, que consiste en tener por vivienda una carabana de madera de diseño muy original construida con materiales provenientes de una gestión sostenible. Asimismo, African Clean Energy, empresa que vino desde Holanda como miembro de la red De Groene Zaak, mostró cómo sus cocinas que funcionan con biomasa están diseñadas especialmente para mejorar las condiciones de vida en África.

Los últimos emprendedores en poner en común su iniciativa fueros los responsables de Pur Projet y Treez, de la red francesa Entreprendre Vert, que impulsan un proyecto de reforestación y otro de brazaletes ecológicos y cultivables, respectivamente.

Tras la exposición de las variadas, creativas y exitosas experiencias de los participantes en el taller, se realizó debate con todos los asistentes para identificar las principales necesidades de financiación de las pequeñas y medianas empresas que trabajan en el ámbito de la economía verde, lo que permitió esbozar estrategias comunes sobre las que trabajar para avanzar hacia una economía europea reverdecida.

En este sentido, se concluyó que la solución económica a la profunda crisis climática que vive el planeta pasa por la apuesta por una economía más verde, baja en carbono, basada en procesos renovables y capaz de poner en el centro a las personas, de manera que se garantice una mayor cohesión social.

Otra de las máximas destacables de la jornada es que, para lograr ir en la dirección de un desarrollo económico sostenible, se deben aplicar una «mirada holística y una perspectiva compleja, en las que confluya el entramado de relaciones sociales y medioambientales que caracterizan al mundo contemporáneo».

Fuente: Greenbiz.

Deja un comentario