La producción ecológica en el marco de la nueva PAC

Este miércoles la Fundación Foro Agrario organizó una jornada en el marco del Observatorio de Seguridad Alimentaria y Análisis de la Cadena de Valor sobre «La producción ecológica, qué sabemos y qué deberíamos saber», en la que se realizó un análisis profundo sobre la situación de este sector productivo en el marco de la nueva Política Agraria Común (PAC).

La superficie ecológica de España es la mayor del todo el contexto europeo y la quinta a escala mundial. Sin embargo, en cuanto a consumo ocupamos el puesto 16 de ranking global.Durante el encuentro, en el que participamos distintos agentes involucrados en el impulso del mundo rural, se trataron numerosos temas que no siempre encontraron consenso entre los asistentes, pero que sí supusieron un interesante debate. Esta diversidad de opiniones y aspectos tratados nos ofreció una idea del potencial que tiene la agricultura ecológica, de las dificultades a las que se enfrenta y de los distintos enfoques acerca de cómo abordarlas.

La primera ponencia del taller corrió a cargo de Clemente Mata, subdirector general de Calidad Diferenciada y Agricultura Ecológica, que introdujo la producción ecológica en el contexto de la PAC.

Mata subrayó los numerosos cambios legislativos a los que está sujeta la producción ecológica, regulada tanto a escala comunitaria como desde el punto de vista nacional. Este modelo productivo cuenta con muchísimo apoyo en el marco europeo, destacó el subdirector general, lo que queda reflejado en una normativa comunitaria específica y en su inclusión en el contexto del comercio de la UE.

La agricultura ecológica en la PAC tiene un importante desarrollo, ya sea como identidad propia o a través de otros reglamentos, como por ejemplo los reconocimientos específicos para los pagos directos asociados al greening o pago verde.

Otro aspecto fundamental que debe ser considerado es el carácter integral de la producción ecológica, que tiene en cuenta no solo la producción, sino la comercialización y la distribución. Por desgracia, se lamentó Mata, la UE no quiere abordar los listados de insumos autorizados u elaborados comerciales. Es un déficit que es necesario resolver, pero que aún no tiene solución, subrayó.

¿Hacia dónde debe avanzar la nueva reglamentación de la producción ecológica? Hay que tener presente que el mercado mundial se ha cuadruplicado en los últimos años y que el europeo se ha multiplicado por dos. Como consecuencia de este crecimiento, los productores locales pierden oportunidades por las limitaciones de expansión existentes.

La reglamentación es extremadamente compleja y ha habido fraudes que debilitan la confianza del consumidor y una competencia injusta que amenaza al mercado interior, ya que existen demasiadas excepciones y diferentes normativas aplicadas a las exportaciones que no son recíprocas.

Eso implica que no tenemos las mismas oportunidades para productos de países terceros, subrayó el experto. Por tanto, la política ecológica y el marco legal no proporcionan la base apropiada para el desarrollo de la producción ecológica, incidió Mata.

Otro aspecto fundamental que debe ser considerado es el carácter integral de la producción ecológica, que tiene en cuenta no solo la producción, sino la comercialización y la distribución. Producción ecológica en España y perfil del consumidor

En términos de mercado, la superficie ecológica de España es la mayor del todo el contexto europeo y la quinta a escala mundial. Sin embargo, en cuanto a consumo ocupamos el puesto 16 de ranking global.

Desde la perspectiva del reparto territorial, Andalucía representa el 50 % de la producción, seguida de Castilla-La Mancha, con el 18 %, cuyo uso más significativo del terreno va destinado a pastos, prados y cultivos permanentes. Esto está permitiendo valorizar agroecosistemas y sistemas productivos tradicionales rápidamente.

La superficie dedicada a la producción ecológica es de 1,61 millones de hectáreas, con un valor de mercado de 1000 millones de euros, puntualizó Clemente Mata.

Se trata de un sector que ha crecido en época de crisis, aun cuando, paradójicamente, ha estado muy afectado por la crisis.

El 98 % del consumo de productos ecológicos proviene de los hogares, y solo el 2 % del canal Horeca (Hostelería, Restauración y Catering).

A ojos de Mata, hay que apostar bien por un modelo de comercialización de este tipo de productos para desarrollar en otros canales.

La producción ecológica es un sector netamente exportador. ¿Cuál es el tipo de consumidor de estos productos? Fundamentalmente, personas ecologistas, preocupados por el medioambiente y por la salud.

¿Cómo se divulga la información sobre la agricultura ecológica?

Teresa Briz de Felipe, profesora de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid (ETSIA-UPM) impartió la segunda ponencia sobre «Conocimiento y su difusión: el Proyecto Europeo sobre Enseñanza de la Producción Ecológica».

Toda la información sobre la agricultura ecológica, ¿cómo se divulga? ¿cómo se estructura la enseñanza de la producción ecológica en Europa? Se preguntaba la académica.

Según Briz, el punto de partida es completamente distinto según los países, puesto que algunos cuentan con titulaciones específicas sobre esta materia y otros, como España, en los que solo existen algunas asignaturas opcionales relacionadas.

El proyecto Europeo sobre Enseñanza de la Producción Ecológica se basa en detectar cuáles son las necesidades del sector e identificar si hay cabida para la implantación de nuevos métodos y grados en esta materia.

Al hilo de las interesantes reflexiones compartidas, nos surgió la siguiente pregunta ¿se cuantifica la mejora ambiental de la producción ecológica?

Otras reflexiones

En el debate quedó claro que la alimentación ha pasado de entenderse como una mera necesidad biológica a convertirse en un elemento de identidad social, de necesidad intelectual.

Así, las nuevas estrategias de constitución social están alimentadas por el culto al consumo sostenible. Ante esta realidad, el mundo agrario debe contextualizar esto como motor de su desarrollo y analizar las oportunidades y amenazas que esta tendencia puede suponer tanto para su modelo como para el resto del mundo rural.

Otra de las ideas compartidas fue el hecho de que el deseo de una alimentación sostenible ha sido adoptado en Europa como una nueva forma de vida, que ha movido cambios fundamentales, con movimientos como la permacultura. Pasar de la concepción filosófica a satisfacer una demanda como la actual no es un asunto sencillo. Para lograr una transición adecuada, se hacen necesarias la experimentación, la investigación, la puesta en práctica de distintas experiencias para el desarrollo de la agricultura ecológica sostenible, un sector cada día más importante y mejor desarrollado.

¿Hacia dónde debe avanzar la nueva reglamentación de la producción ecológica? ¿Qué sabemos y qué debemos saber sobre esta oferta de productos para poder seguir satisfaciendo su creciente demanda? ¿Cómo encajarla en un enfoque integrado y sostenible de forma compatible con el principio promulgado por la PAC de “hacer más por menos”? Estas fueron algunas de las cuestiones lanzadas a la sala con el fin de compartir nuestras reflexiones.

Una vía para alcanzar los objetivos deseados es desarrollar una red de conocimientos compartidos que establezca los nodos de desarrollo para la producción ecológica y todas las prácticas asociadas necesarias. A esto, hay que sumar la apuesta por una producción ecológica con los conocimientos del siglo XXI y no con los del IX.

El ciclo puesto en marcha por el Foro Agrario se completará con otras cinco jornadas en las que se tratarán aspectos tan importantes como la tecnología, la lucha biológica, tendencias de producción y la comercialización y certificación de productos ecológicos. El punto de partida para una red de conocimientos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.