La ONU adopta la Agenda 2030 que encaminará al mundo hacia una prosperidad sostenible, justa, equitativa y respetuosa con la naturaleza

Desde el viernes pasado hasta ayer, el cuartel general de las Naciones Unidas de Nueva York se iluminó con los colores y mensajes de los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) con motivo de la adopción de la Agenda 2030 por parte de la Asamblea General, que celebró su 70.º sesión. Dicha Agenda marcará el camino por el que la humanidad avanzará en los próximos años para lograr la prosperidad sostenible, justa, equitativa y respetuosa con los recursos naturales de nuestro planeta.

 

La Agenda 2030 marcará el camino por el que la humanidad avanzará en los próximos años para lograr la prosperidad sostenible, justa, equitativa y respetuosa con los recursos naturales de nuestro planeta.La resolución consensuada por unanimidad recoge en la introducción de la declaración: «En nombre de los pueblos a los que servimos, hemos adoptado una decisión histórica sobre un amplio conjunto de Objetivos y metas universales y transformativos de gran alcance y centrados en las personas. Nos comprometemos a trabajar sin descanso a fin de conseguir la plena implementación de esta Agenda para 2030. Reconocemos que la erradicación de la pobreza en todas sus formas y dimensiones, incluida la pobreza extrema, es el mayor desafío a que se enfrenta el mundo y constituye un requisito indispensable para el desarrollo sostenible. Nos comprometemos a lograr el desarrollo sostenible en sus tres dimensiones —económica, social y ambiental—, de forma equilibrada e integrada. También aprovecharemos los logros de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y procuraremos abordar los asuntos pendientes».

El anexo de la resolución incluye el documento titulado Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que aclara que los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y las 169 metas entrarán en vigor el próximo 1 de enero de 2016 y regirán los programas de desarrollo mundiales durante los próximos 15 años.

Entre los acuerdos ratificados, los países firmantes de la resolución contemplan «un mundo en el que cada país disfrute de un crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible y de trabajo decente para todos; un mundo donde sean sostenibles las modalidades de consumo y producción y la utilización de todos los recursos naturales, desde el aire hasta las tierras, desde los ríos, los lagos y los acuíferos hasta los océanos y los mares; un mundo en que la democracia, la buena gobernanza y el estado de derecho, junto con un entorno nacional e internacional propicio, sean los elementos esenciales del des arrollo sostenible, incluido el crecimiento económico sostenido e inclusivo, el desarrollo social, la protección del medioambiente y la erradicación de la pobreza y el hambre; un mundo en que el desarrollo y la aplicación de las tecnologías respeten el clima y la biodiversidad y sean resilientes; un mundo donde la humanidad viva en armonía con la naturaleza y se protejan la flora y fauna silvestres y otras especies de seres vivos», reza el punto n.º 9 de la declaración, relativo a «Nuestra visión de futuro».

La Agenda 2030 y la COP21, signos de esperanza»

Uno de los discursos más esperados y ovacionados fue el que pronunció el papa Francisco durante la inauguración del acto. Sus palabras han sido calificadas de «valientes» e «históricas» desde distintas instancias internacionales y es que, como acostumbra el pontífice, fue directo al grano en sus mensajes.

En este sentido, aseguró que la «adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo es una importante señal de esperanza» y se mostró confiado en que la Conferencia de París sobre el Cambio Climático «logre acuerdos fundamentales y eficaces».

Asimismo, recordó que «el mundo reclama de todos los gobernantes una voluntad efectiva, práctica, constante, de pasos concretos y medidas inmediatas, para preservar y mejorar el ambiente natural y vencer cuanto antes el fenómeno de la exclusión social y económica».

E incidió en la importancia de la educación como «base para realizar la Agenda 2030 y para recuperar el ambiente». Según el papa, para que los millones de habitantes del planeta que sufren pobreza extrema puedan escapar de ella –el primero de los Objetivos del Desarrollo Sostenible–, «hay que permitirles ser dignos actores de su propio destino. El desarrollo humano integral y el pleno ejercicio de la dignidad humana no pueden ser impuestos. Deben ser edificados y desplegados por cada uno, por cada familia, en comunión con los demás hombres y en una justa relación con todos los círculos en los que se desarrolla la socialidad humana –amigos, comunidades, aldeas y municipios, escuelas, empresas y sindicatos, provincias, naciones–. Esto supone y exige el derecho a la educación –también para las niñas, excluidas en algunas partes–, derecho a la educación que se asegura en primer lugar respetando y reforzando el derecho primario de las familias a educar y el derecho de las iglesias y de las agrupaciones sociales a sostener y colaborar con las familias en la formación de sus hijas e hijos».

Al adoptarla la Agenda 2030, los Estados se comprometen a movilizar los medios necesarios para su implementación mediante alianzas centradas especialmente en las necesidades de los más pobres y vulnerables.

«La Agenda implica un compromiso común y universal, no obstante, puesto que cada país enfrenta retos específicos en su búsqueda del desarrollo sostenible, los Estados tienen soberanía plena sobre su riqueza, recursos y actividad económica, y cada uno fijará sus propias metas nacionales, apegándose a los ODS», subraya el texto aprobado por la Asamblea General.

Los ODS que están más directamente relacionados con los recursos naturales son:

6.º «Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos».

7.º «Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos».

8.º «Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible».

9.º «Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación».

11.º «Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles».

12.º «Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles».

13.º «Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos».

14.º «Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible».

15.º «Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar los bosques de forma sostenible de los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de la diversidad biológica».

Cabe recordar que los 17 Objetivos de la Agenda se elaboraron en más de dos años de consultas públicas, interacción con la sociedad civil y negociaciones entre los países.

A continuación, os dejamos un vídeo elaborado por la Agencia Española para la Cooperación y el Desarrollo (AECID) que explica resumidamente en qué consisten los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible.

 

 

Fuente: ONU, AECID.

Un comentario en “La ONU adopta la Agenda 2030 que encaminará al mundo hacia una prosperidad sostenible, justa, equitativa y respetuosa con la naturaleza

  1. Creo que la agenda para el 2030 es parte del cambio ineludible. Está en juego la biodiversidad de la vida en el Planeta incluidos, claro está los humanos. De todas formas hay Límites Planetarios que ya hemos sobrepasado y no hay posibilidad de recuperación.
    Ahora bien existen mu fuertes intereses económicos y políticos en contra de tan loables propósitos. Hay cientos de negocios que se hacen exterminando la naturaleza, contaminando el aire, agua, tierra, talando árboles, monocultivos, uso indiscriminado de agrotóxicos. Entonces el trabajo no es solo sensibilizar por el cambio, hacen falta normas de obligado cumplimiento a nivel internacional.Hace falta compromiso, justicia, conciencia política de los votantes, como también terminar con la violencia en todas sus formas incluidas las guerras.Esta es la parte complicada a la cual nos vamos a enfrentar todas las organizaciones y personas que trabajmos por la convivencia, sana, pacífica, armoniosa, en la cual los negocios tienen su importante lugar pero orientados a la mejora social.
    Hoy nos asombramos cuando en países en crisis, aumenta la pobreza y también los millonarios, entonces algo está mal y nos indica que debemos trabajar unidos contra la injusticia defendiendo el progreso social. Tenemos mucho trabajo por emprender, por mi pare ADELANTE !!!unidos con los objetivos comunes que las Naciones Unidas han marcado.
    Andrés Senlle
    Experto Europeo certificado en Responsabilidad Social y Desarrollo Sostenible. Autor de “Un cambio ineludible”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.