La OMM propone una reducción urgente de CO2 mientras desde Europa se esperan cambios en la política estadounidense

En un momento en el que la Organización Meteorológica Mundial (OMM) propone una reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero urgente, Europa está expectante para ver cómo cambia la política de los EEUU sobre el Cambio Climático.

A pesar de que en las últimas elecciones de EE.UU. el cambio climático apenas tuvo repercusión, Obama planteó algunas expectativas en su discurso de la noche de la victoria, señalando su deseo de proteger a las generaciones futuras “del poder destructivo del calentamiento del planeta”. En EEUU Obama se enfrenta a una Cámara dominada por los republicanos que ha impedido constantemente los movimientos a favor del clima. A pesar de ello, el hecho de haber elegido a John Kerry, cuya carrera política ha pasado por intentos de poner en marcha proyectos para el establecimiento de un mercado de carbono “cap and trade” en EEUU como jefe de asuntos extranjeros denota un cambio a una política más activa en este sentido.

Existen indicadores que sugieren que está en marcha un cambio radical en el pensamiento estadonidense, y que para el Departamento de Estado y los militares de EE.UU. el cambio climático se ha convertido en un asunto de seguridad nacional.

Think tanks republicanos también han comenzado recientemente a abogar por un impuesto sobre el carbono , aunque sean  para  compensar los recortes de impuestos realizados para las rentas altas.  A pesar de ello en las negociaciones internacionales, Washington continúa presionando para un cambio “flexible” en el Protocolo de Kyoto, al establecer como  ” inviables ” los enfoques basados en la reducción de emisiones vinculantes de los países históricamente más responsables. EE.UU. propone permitir a todas las naciones establecer compromisos voluntarios para un objetivo acordado – tales como el mantenimiento de concentraciones de CO2  por debajo de 450 partes por millón (ppm). Actualmente se encuentran en 391 ppm, con un aumento de 3 ppm casi un año.  Desde Europa se plantea la necesidad de comenzar conversaciones serias con EEUU y las economías emergentes para acelerar la toma de decisiones previas a un acuerdo en 2015.

Mientras desde la UE se espera este cambio, desde la OMM se señala que hay que actuar rápidamente contra el cambio climático de dos maneras: la primera reduciendo lo más rápido posible las emisiones de gases de efecto invernadero, y la segunda adaptándose a este cambio.  Sobre la primera ya conocemos las medidas y acuerdo que se viene adoptando. Pero sobre el segundo punto es necesario desarrollar estudios sobre las condiciones ambientales de aspectos como la energía, la agricultura, etc.

El secretario de la OMM Michel Jarraud, defiende que la colaboración entre todos los servicios de información meteorológica del mundo es fundamental para la elaboración de estudios que sean usados para la toma de decisiones de los países.

Fuentes: Euroactiv y Efeverde

Deja un comentario